la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 30 de agosto de 2016

A los toros de Bilbao ya no va ni Marijaia / por Ricardo Díaz-Manresa


                                                                                                Pero el problema peliagudo es que cada vez va menos gente a la plaza y el balance es tan penoso como desolador. A este paso y lamentablemente la tendremos que poner en cuarentena y quitarla del pódium de las grandes.  
                          
A los toros de Bilbao ya no va ni Marijaia
Todo esto de Bilbao lo escribo con mucha pena porque, Madrid aparte y a distancia, la primera e indiscutible, está con Sevilla, Pamplona y Albacete entre mis ferias preferidas como he escrito ya muchas veces. Este año lo del público ha ido a peor y además se ha enrarecido el ambiente por algunas decisiones de la Junta Administrativa y por la actuación presidencial del popular Matías, más catastrófico que el año pasado y en plena decadencia.

Pero el problema peliagudo es que cada vez va menos gente a la plaza y el balance es tan penoso como desolador. A este paso y lamentablemente la tendremos que poner en cuarentena y quitarla del pódium de las grandes. A Sevilla, también si no vuelve el abono. Mientras tanto miren a Madrid, Pamplona y Albacete y disfruten. Y los de la Aste Nagusia que le den la vuelta a la tortilla y regresen a los tiempos triunfales. Es imprescindible. Si no, todo se ve cada vez negro. Y encima como pájaro todavía más negro las elecciones del 25 de septiembre y que no ganen los antitaurinos… O los pasotas o dañinos o incomprensibles como Psoe y Pnv que votarán con ellos…

Este año los del Canal, Más o Menos, los de Toros–Movistar y los de Toros-TV, o como se llamen, hicieron lo de San Isidro. Decirnos con números lo que había en la plaza, suma imposible de calcular porque no hay tornos. En Madrid la cuenta que hacían era la siguiente: todos los abonados, más las entradas vendidas en taquilla cada día, más todas las tarjetas de viejos y jóvenes, más todos los pases de favor de políticos, medios informativos, regalos de empresa etc. Algo aproximado, sin más.

Supongo que en Bilbao hizo lo propio la primera pareja. Todas las tardes lo repetían y hasta se jactaban de tan buenas entradas…cuando no había ni media. Pero al llegar a los micros la segunda pareja, ni pío. Pensarían que mejor ni remover esto con entradas lamentables.

Bilbao cada vez peor en número de espectadores va por muy mal camino. Y los carteles son casi todos aparentemente buenos para la masa y los toros de ganaderías de prestigio, y el ambiente estupendo, la ciudad muy cómoda…O sea con la situación ideal de que todo salga bien. Pero no. Alarmante lo de 2016 (y de años anteriores, que esto viene de lejos). Tan alarmante como Sevilla en los tres últimos años, con los dos primeros con el justificante de la deserción masiva de las figuras.

Los abonos de las empresas se fueron para no volver y me cuentan que Altos Hornos, en los tiempos de oro, tenía 6000 (casi media plaza). Aunque fueran menos, resultaba vital.

Será por algo, que dice mi hijo mayor siempre ante cualquier caso de la vida, bueno o malo. ¿Y cuál es aquí el algo? Todo el mundo se aferra a los precios pero estos vienen de lejos. Será la labor sorda de los partidos políticos antis. Será el calor que manda a la gente a la playa para aprovechar los días de baños que no serán muchos. Será la coincidencia del fútbol cada feria algún día. Será porque la afición baja y les importa un pito que triunfen toreros porque no va nadie más, incluso menos, cuando repiten incluso aunque les hayan regalado ellos mismos puertas grandes en colaboración con el enloquecido palco. (Casos Urdiales y Garrido de este año).

Un experto, estudioso y escritor taurino y abonado de la plaza de toros de Vista Alegre, Domingo Delgado de la Cámara, tiene su teoría muy a tener en cuenta : los toros no están de moda y los pijos se quedan en la playa de Sopelana. Ahora lo progre es ser anti.
Las figuras –añade- están muy vistas y por eso ya no llenan ni Ponce ni el Juli juntos.
Y pide que cambie la Junta Administrativa que lleva muchos años y lo hace mal y que se programe de forma racional : que hagan cuatro carteles rematados de figuras para que vuelva parte de los pijos y otros cuatro de menos cartel pero con toros. P.ej. Padilla, Adame y del Álamo con los del Puerto de San Lorenzo no dicen nada pero sí con cebaditas, miuras, aguirres, adolfos etc. Tampoco los jandillas para Urdiales, Fandiño y David Mora.
E insiste en lo que decimos y pedimos toros : las entradas son muy caras, más que en Sevilla, con lo que sus precios son los más altos de España.
Y nunca acortarla porque sería una buena coartada para los antitaurinos. Significaría probablemente el fin.

Este año el que compraba un abono de abajo le regalaban uno de arriba, pero ni por esas. Ni Ponce y Juli, los dos toreros preferidos de Bilbao, junto con la novedad de la temporada, López Simón, sólo consiguieron lo que se dice genéricamente “una buena entrada”. Algo más que el día siguiente Morante, con la ayuda de Urdiales, porque Ginés Marín no decía nada. Todas las demás, medias, algo menos de media o algo más, pero nada que se pudiera admitir como normal. Esto hay que arreglarlo. Se le cae uno el alma a los pies de ver este edificio taurino ejemplar y atractivo, como era antes, derrumbándose.
Cuando felicité a mi amigo Paco Romera por sus 72 y le dije que tenía más afición que nunca, me replicó : Pues no se ve en lo que escribes…Querido Paco : me encanta alabar y lo hago, pero los periodistas somos oposición responsable y crítica constructiva y escribimos para señalar defectos y solucionar problemas. Especialmente los que no le debemos nada a nadie. Nada.

Todas estas cosas que escribo son continuación de un artículo del año anterior “Bilbao : si no te veo no te creo” sobre lo que estaba pasando allí, pero me hubiese gustado estar contigo en julio en la presentación de las Generales 2016 alabando Bilbao y pidiendo                                                                                                                                                      
Pero no pensaba que iba a ocurrir esto. No esperaba que se repitiera. Ya hasta Marijaia ha dejado de ir. Personaje popular bilbaíno al que antes llevaban a la plaza.


lunes, 29 de agosto de 2016

Simeone: ¿Un mentalista desmotivado?



"...Así que una de las incógnitas de esta temporada consistirá en saber si el Cholo, que es una especie de Patrick Jane, una suerte de mentalista, es capaz de convencer de nuevo a su plantilla para que se levante de la lona después de haber sido derribada dos veces de un modo tan absolutamente brutal..."

Simeone: ¿Un mentalista desmotivado?

Juan Manuel Rodríguez
La única posibilidad que tiene de pasar a la historia un equipo que no juega especialmente bien al fútbol es ganando títulos. Lo ideal es jugar muy bien y que, como fruto de ese buen juego, acaben cosechándose los títulos, pero, aún perdiendo, la gente siempre te recordará si jugaste muy bien... y acabaste perdiendo. Uno de los ejemplos más claros de esto último que digo es la selección brasileña que disputó el Mundial de España, la de los Zico, Sócrates o Falcao, que, pese a haber sido apeada en la segunda fase del campeonato, impactó tanto con su juego que aún hoy, 34 años más tarde, es recordada con viva emoción. El campeonato acabó ganándolo Italia, sí, pero casi se habla más de Brasil que de la selección que conquistó el Mundial. El Atlético de Madrid de Simeone tiene muchos aspectos positivos, muchos; posiblemente el mayor haya sido el de haberse "incrustado" a codazos entre Real Madrid y Barcelona hasta el punto de ser considerado como un serio candidato a todos los títulos, pero el equipo del Cholo sólo puede trascender a través de sus triunfos porque su fútbol, que es solidario y muy bravo, está ausente demasiadas veces.

Nada más perder la segunda final de la Champions en tres años, y ante el mismo rival, que para más inri no fue otro que el Real Madrid, Simeone, aún con la mirada vidriosa y la mandíbula desencajada tras el batacazo, dijo que tenía que pensar. Muchos días después (pero muchos, puede que demasiados) el técnico colchonero desveló que sus declaraciones no tenían nada que ver con su futuro profesional inmediato sino con otras cuestiones. Yo creo que el asunto fundamental que condujo a Simeone a decir que tenía que pensar no era sino cómo convencer a su equipo de que, después de dos golpes tan duros, tenía que levantarse de nuevo y, con las mismas ideas, con idéntico método de trabajo y con el mismo cuerpo técnico, volver a competir para tratar de pasar a la historia del fútbol ganando el título por excelencia, que no es otro que la Copa de Europa que tanto se le resiste.

Así que una de las incógnitas de esta temporada consistirá en saber si el Cholo, que es una especie de Patrick Jane, una suerte de mentalista, es capaz de convencer de nuevo a su plantilla para que se levante de la lona después de haber sido derribada dos veces de un modo tan absolutamente brutal. Y, aunque aún es demasiado pronto, las primeras señales que lanzan los jugadores colchoneros es que, después de que en mayo se lo pensará el entrenador, en agosto se lo están pensando ellos. Simeone, que llegó al banquillo rojiblanco a finales de 2011, ha ganado una Liga, una Copa, una Supercopa española, otra europea y una Europa League, cinco títulos en menos de cinco años; y ha tocado con la yema de los dedos la Copa de Europa, que es el Santo Grial del fútbol mundial. Las dos derrotas ante el Madrid han desdibujado los otros títulos, que están ahí, sí, pero que ahora, después de tener tan cerca la Champions, quedan inevitablemente oscurecidos. Por lo demás, el Atleti carece ahora del factor sorpresa, todo el mundo lo conoce y sabe perfectamente cómo y a qué juega. Con su mejor equipo, pero a 4 puntos de Real y Barça en la Liga y en sólo dos jornadas, el técnico tiene que volver a empezar otra vez, de nuevo, un año más. Para saber si será capaz de motivar de nuevo a sus futbolistas o si, por el contrario, el proyecto simplemente se agotó con aquel penalti de Cristiano, habrá que esperar un pelín más. No hay peor cosa que un mentalista desmotivado.

69 AÑOS SIN "MANOLETE" Y 25 AÑOS CON "LA MONTERA" / por Antonio Portillo



"...que La Tertulia Taurina "LA MONTERA" haya cumplido hoy 25 años haciéndole a "Manolete" la "Ofrenda Floral", créame querido lector tiene un mérito extraordinario. Y desde este humilde artículo quiero expresar mi reconocimiento en mi nombre y en el de los aficionados que nos encontramos cada año ante el solemne mausoleo del buen escultor valenciano, afincado y muerto en Cordoba Amadeo Ruiz Olmo..."


69 AÑOS SIN "MANOLETE" Y 25 AÑOS CON "LA MONTERA"

Antonio Portillo
Llevamos 69 años huérfanos del torero con mas personalidad de la historia del toreo. Verlo en persona provocaba un irresistible atractivo, de forma que con su sola presencia cuando se abría la puerta de cuadrillas de cualquier plaza de toros todas las miradas de las miles de personas que habitualmente llenaban su aforo se dirigían hacia el grandioso torero cordobés.
En una ocasión su compañero y pretendido rival Luis Miguel Dominguín manifestó que el cordobés "creaba arte sin estar el toro en el ruedo".

En otro momento tendré oportunidad de analizar y valorar la tauromaquia de "Manolete", en cualquier caso determinante para el desarrollo posterior de la forma de torear.

Hoy me interesa destacar además otro hecho, que para un cordobés como yo, aficionado a los toros e investigador taurino, no debe pasar inadvertido.

Córdoba tuvo un desencuentro con "Manolete", que hizo que no volviera a torear en el antiguo coso de "Los Tejares" desde el festival de Artillería celebrado el 3/12/1944, última actuación del torero ante sus paisanos. Diversas circunstancias ajenas a él, provocaron este hecho, muy criticado por una pequeña parte de aficionados que pesó injustamente en la actitud hostil que le mostraron en Linares.

Me contaba mi padre como tuvo mas que palabras con un conocido empresario de transportes taurinos codobés, cuando lo invitó a ir a "pitarle" a "Manolete" a Linares.

Este pequeño grupo de aficionados que pretendían crear opinión en Córdoba y visitaban al torero en la habitación del hotel la mañana del dia de la corrida en los años iniciales, se "equivocaron" de puerta cuando al pasar por el pasillo al cuarto de baño de la planta principal del Hotel Cervantes aquella calurosa mañana del 28 de agosto, "Manolete" los vió dentro de la habitación de Luis Miguel, dado que la puerta estaba abierta. ¿Habían cambiado de torero...?

Salieron de estampida y cuando salió del baño, estaba solo Luis Miguel que lo invitó a entrar. Lo confortó al percatarse de la contrariadad sufrida por su compañero y mantuvieron una interesante conversación, que dejo para otra ocasión.

A los cordobeses nos cuesta una vida reconocer los méritos de los nuestros. Y eso pasó antes del 28/08/1947, y después del entierro, porque con éste se volcó la ciudad -muy propio, muy español y sobre todo muy cordobés-. Después "...si te he visto no me acuerdo...", ha imperado e impera la "desidia cordobesa". Ya casi nadie recuerda a "Manolete", a no ser que alguien o un medio de comunicación de fuera hable del torero, entonces lo hacemos nuestro y nos orgullecemos.

Por ello, que La Tertulia Taurina "LA MONTERA" haya cumplido hoy 25 años haciéndole a "Manolete" la "Ofrenda Floral", créame querido lector tiene un mérito extraordinario. Y desde este humilde artículo quiero expresar mi reconocimiento en mi nombre y en el de los aficionados que nos encontramos cada año ante el solemne mausoleo del buen escultor valenciano, afincado y muerto en Cordoba Amadeo Ruiz Olmo.

Es su presidente, excelente fotógrafo y aficionado Ladislao Rodriguez "Ladis", quien acumula el mérito de esta noble acción, al que deseo que tenga larga vida para que lo siga haciendo, como gloria de buen cordobés y buen amigo.

Y por cierto me alegraría que algún año se contara con la presencia de algún miembro heredero de la extensa familia del "Monstruo", como lo calificó su amigo "Kaito".


‘OCHO APELLIDOS VASCOS’ EN TAURINO / por Antolín Castro


Curro en Bilbao fue el Curro que conocemos, 
no un marciano que aterrizó por allá

"...Cuando muchos, que lo veíamos por la televisión, pensábamos que le iban a pedir la oreja dada la eficacia de la estocada y los buenos y bellos pasajes de su, aunque corta, faena, nos vimos sorprendidos con los pitos desde los tendidos. Los pocos aplausos fueron ahogados por los pitos mientras el torero en su deseo de no hacer declaraciones, se limitaba a decir que a veces se le queda a uno cara de tonto..."


‘OCHO APELLIDOS VASCOS’ EN TAURINO

La famosa película 'Ocho apellidos vascos' ha tenido continuidad en lo taurino en esta pasada semana. Como muchos saben, y a quien no lo sepa se lo resumimos, en dicho film se ponía de manifiesto las diferencias entre vascos y andaluces, siempre desde la perspectiva de la parodia, del humor.

Cada cual con su forma de pensar, enfrentando sus culturas, terminan por impedir que una pareja de jóvenes celebren su matrimonio, dando a entender que no es posible tener una forma común de vivir la vida o simplemente de entenderla.

Y eso ha pasado esta semana en la que ha terminado la feria de Bilbao. Plaza de primera y de prestigio por el toro que se lidia, o lidiaba, y una forma de comportarse de sus aficionados. Nada parecía que eso se pudiera poner en cuestión, pero sí se puede poner… ha surgido la discrepancia.

El caso en cuestión se produjo con el paseíllo hecho por el torero linarense, Curro Díaz. Tras diecinueve años de alternativa nunca había pisado esa arena negra que distingue el ruedo de la plaza de Vista Alegre bilbaína. Llegó por la vía de la sustitución de Escribano para matar la corrida de Victorino mano a mano con Ureña. Hasta ahí todo normal, nada hacía presagiar que su actuación pudiera producir controversia.

Los toros de Victorino resultaron un tostón, apáticos, sosos, totalmente deslucidos y ante ellos los dos espadas mostraron cada uno sus armas, finas maneras del linarense y aguerrida disposición del lorquino. El resultado final fue el mismo para ambos, cosechando solamente una ovación cada uno en sus primeros oponentes.

Curro no se puso de rodillas, no hizo un quite por gaoneras, no se dio arrimón alguno, ni hizo guiños al tendido con circulares al derecho o al revés, por la espalda ni uno… vamos, sin salirse de su tauromaquia, comportándose como viene haciéndolo, con éxito, en cualquiera de los ruedos donde actúa.

Es más, en el primero mostró un buen toreo con la izquierda y en su tercero con la mano diestra, en una faena corta pero bien construida. Siempre desde la naturalidad y la estética que imprime a su toreo. Pero cuando cogió la espada de verdad, ante las pocas posibilidades que ya ofrecía el astado, a la gente no le pareció bien, como si en lugar de comprender la condición gastada del toro pensaran que la decisión se correspondiera con la de un ‘señorito andaluz’ con pocas ganas de trabajar más. Aquí es donde se puso de manifiesto el argumento de ‘Ocho apellidos vascos’ donde a los andaluces se les concede el dudoso honor de ser poco dados a la seriedad y la constancia y sí mucho a la pereza, desgana o gracieta sin contenido. 

Cuando muchos, que lo veíamos por la televisión, pensábamos que le iban a pedir la oreja dada la eficacia de la estocada y los buenos y bellos pasajes de su, aunque corta, faena, nos vimos sorprendidos con los pitos desde los tendidos. Los pocos aplausos fueron ahogados por los pitos mientras el torero en su deseo de no hacer declaraciones, se limitaba a decir que a veces se le queda a uno cara de tonto.

Dos días después, el mismo torero en Almería, con la misma ganadería, y las mismas formas de torear, abría la puerta grande. Ayer mismo en su tierra también abrió la puerta tras cortar tres orejas. Y es que debe ser que esa forma de torear, que también se entiende en Madrid por poner un ejemplo claro, se entiende ‘allí abajo’ mientras no ha gustado casi nada ‘allá arriba’. Una pena que tras tantos años para actuar en Bilbao se haya saldado con tal controversia. ¿Será verdad que los españoles, de un lado u otro, discrepamos tanto ante la personal forma de interpretar el toreo de Curro Díaz? Yo no entendí lo de Bilbao.

9ª y última de las Corridas Generales en Bilbao. Adiós al Bocho con tres de Jandilla por encima de la terna / por J.A. del Moral



"...El poquísimo público que asistió al último festejo de la feria fue premonitorio. La mayor parte de los espectadores estuvieron compuestos por los acérrimos partidarios de Diego Urdiales y de Iván Fandiño. En Bilbao ambos gozan de bula como José Tomás en todas partes. Se les jalea todo, sea como sea..."

Adiós al Bocho con tres de Jandilla 
por encima de la terna.

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. Domingo 28 de agosto de 2016. Tarde nublada, fresca y a ratos ventosa con lluvia al final. Menos de media entrada.
Siete toros de Jandilla, incluido el sobrero que reemplazó al tercero, devuelto por excesivamente flojo. Bien presentados y de juego desigual con tres muy nobles y otros tantos asimismo nobles aunque excesivamente débiles por lo que embistieron deslucidamente al echar las manos por delante y la cara arriba en sus viajes. El de menor envergadura que salió en segundo lugar fue con mucho el mejor del envío. Le siguieron en calidad el segundo y el sexto.

Diego Urdiales (añil y oro): Estocada trasera y descabello, saludos. Estocada baja atravesada que hizo guardia y buena estocada, saludos.
Iván Fandiño (esmeralda y oro): Estocada corta trasera y descabello, petición insuficiente y vuelta al ruedo. Bajonazo, saludos.
David Mora (rosa y oro): Cuatro pinchazos y estocada trasera, palmas. Pinchazo y estocada, ovación.
En varas, destacó José Bernal. Y en banderillas, Iván García, Diego Ramos y Ángel Otero.


El poquísimo público que asistió al último festejo de la feria fue premonitorio. La mayor parte de los espectadores estuvieron compuestos por los acérrimos partidarios de Diego Urdiales y de Iván Fandiño. En Bilbao ambos gozan de bula como José Tomás en todas partes. Se les jalea todo, sea como sea. Da lo mismo que templen o que no templen. Da lo mismo que peguen muletazos completos que incompletos. Cuando los dan limpios y más despaciosos que ambos suelen intercalar entre otros acelerados, aunque sean pocos, se arma en las gradas la marimorena… Pues qué bien se deben sentir los dos en la Vista Alegre bilbaína. Pero eso es una cosa y otra los hechos que es lo que cuenta de verdad. Los hechos en función de las condiciones que presentan las reses es lo que vale para juzgarles por encima de lo que digan sus impenitentes adoradores. Y ayer, a ambos privilegiados en el tratamiento del público, les correspondieron dos toros para poder triunfar sin discusión posible.
A Fandiño le sonrió la suerte en su primer toro. Madre mía, ¡qué maravilla de animal por ambos pitones¡ Oyendo los muchos oles que jalonaron la faena sin atender demasiado a como fueron los muletazos, pareció que la cosa iba a terminar en apoteosis. Hubo momentos muy buenos, otros regulares y algunos sucio. Al final, hasta el hincó de rodillas para cerrar con manoletinas de recurso emocional… Pero lo fastidió con la espada y el entusiasmo perdió decibelios a la vez que pañuelos para que la oreja fuera concedida. Quizá se la hubiera dado don Matías si hubiera matado pronto y bien al primer envite. Pero había sido un toro de dos. Vamos, como para que Fandiño se salvara de la decadencia que le aqueja sin remedio. Perdió la oportunidad. Y luego con el quinto, que fue peor que el segundo, se eternizó en vulgaridades baldías hasta el hartazgo de la parroquia. Qué penita y qué dolor.


A Diego Urdiales por su parte, la suerte le sonrió abiertamente con el cuarto toro. Con el que abrió plaza, que tuvo embestidas ramplonas anduvo a la par con su oponente. Pero con este cuarto tan noble aunque flojo, el temple era absolutamente fundamental para haberlo podido torear como mereció el animal. Diego lo toreo un tanto aceleradillo y en demasiadas ocasiones dejando que los pitones le engancharan el engaño. A cada enganchón el animal fue empeorando. Cada vez que un toro engancha el capote o la muleta, lo que le ocurre es que le duele. ¿Qué quiere este tío de mí?, parecen protestar. Pues eso…Total, que se le fue el asunto y al matar tan alevosamente se le fue del todo.


Digamos finalmente sobre ambos favoritos en Bilbao que el año que viene no lo serán. A lo mejor a Fandiño hasta le dejan en la única que podría torear. Yo no le contrataría para ninguna porque hay un ramillete de excelentes nuevos toreros que no hace falta para nada. Y a Urdiales, desde luego que a dos no volverá. Por lo mismo. Y es que una cosa es tener la suerte de espaldas y ni un solo pitón propicio, y otra desperdiciar un toro de éxito. Y oigan, es que a Urdiales le tocó la banda de música mientras duró su segunda faena un “Cielo Andaluz” como para que resucitaran los muertos de un cementerio grande. ¡Qué enormidad de interpretación del pasodoble que se ha hecho imprescindible en la Maestranza de Sevilla cada vez Manzanares está en vena. Olé, olé y olé por la banda de música de Bilbao. Me pusisteis los vellos de punta… y con las lágrimas a punto de ser derramadas.


David Mora no tuvo suerte con el sobrero que sustituyó al inválido tercer toro. También fue noble. Pero empezó pronto a tardear y se hizo cada vez más imposible ligar los muletazos. Además, la espada se le atascó en varias agresiones.


Pero el sexto fue otro de los mejores. Toro de gran triunfo como los del Vistalegre de Carabanchel en su reaparición y el de Las Ventas en el pasado San Isidro. David sacó a relucir su proverbial empaque porque eso no hay nada ni nadie que pueda quitárselo. Pero en su faena pecó de recetar los muletazos excesivamente por las afueras y, por consiguiente, demasiado separado del animal. Una lástima. Y que conste que me duele mucho decírselo. Pero fue así. Cualquier atisbo de triunfar se lo llevó un pinchazo previo a una buena estocada. ¡Qué le vamos a hacer…¡

Homenaje a Manolete de Diego Ramos



TARDE DE MIURAS.
D.RAMOS 2016.
Homenaje a la memoria de Manuel Rodriguez MANOLETE.
69 Años de la trágica tarde de Linares



domingo, 28 de agosto de 2016

Collado Mediano (Madrid). El efecto Colombo con las "albaserradas" de José Escolar.


Apoteósis de Jesús Enrique Colombo

Juan Lamarca
Redación 'Del toro al infinito'
Madrid, 28 Agosto 2016 / Fotografía La Loma
Ya han pasado veinticuatro horas de la actuación de Jesús Enrique Colombo y no solo permanece el eco del impactante efecto causado entre el público sino que su recuerdo nos conduce a un regusto inusitado.




Pues así fue y así lo vimos, sin sorpresa pero con emoción, de que modo el joven tachirense mostraba una versión de ilustre veterano ofreciendo una lección magistral frente a los novillos de la temible ganadería de José Escolar. Andaba preocupado Jesús Enrique Colombo, como joven responsable que es y consciente de lo que se trae entre manos en esto de los toros, por lo que le iban a echar por los chiqueros de la plaza portátil del precioso pueblo de la sierra madrileña de Collado Mediano. Eran los "grises" de Escolar, eran los albaserradas hermanos de los victorinos, ante un público entendido entre bullangueras peñas y charangas y gente formalita, pero todos reaccionado ante lo bueno que más bien brotó de las manos de Colombo, sin que sus compañeros de terna, Juan Miguel y Pablo Mora, de amplia y destacada trayectoria novilleril fueran capaces de superar las difíciles condiciones que trae este "rabioso" encaste, a pesar de la entrega y entusiasmo que desplegaron en todo momento. Por ello contrasta aun más la difícil facilidad con que Colombo resolvió su papeleta. 



Su primer burel, más terciado y cómodo de cabeza, ya mostró de salida su falta de raza y de codicia ante la capa maestra del excelente del peón de brega Marco Galán, hombre de confianza de Jesús Enrique, dentro y fuera de la plaza, cuya eficacia de lidia a las reses es el mejor banco de prueba para su estudioso jefe de filas, un portentoso Colombo que le sacó al novillo con el percal y la franela, lo que tenía...y lo que no traía. Una lidia perfecta acorde a las condiciones de este cardenito oscuro, con serie de lances de recibo, banderillas, y muleta. Novillo tardo y a menos y que le costaba humillar que obligaba a Colombo a una perfecta colocación en el cite, el toque poderoso con la bamba de la muleta al hocico del animal y tirar de él con suavidad y trazo largo en redondo y al natural. Y así, con tranquilidad, pauta y a compás, fue desgranando una faena perfecta quizás en parte incomprendida por el público por la falta de transmisión del burel. El contundente estoconazo llevó a sus manos una oreja. Escaso premio por la importancia de una labor para el toreo del bueno. Faena para aficionados cabales y profesionales.


Mejor suerte tuvo Jesús Enrique con el segundo de su lote, un cárdeno claro de nombre cazador y herrado con el número 10. Solía decir Luis Miguel Dominguín, con natural altanería, cuando sus compañeros en el patio de cuadrillas le deseaban suerte que: "La suerte es para quien la necesita..."
Claro que el pequeño de los dominguines pensaba en él mismo y sus excepcionales condiciones. Y aunque tener buen bajío es fundamental en el toreo también es cierto que toreros como Colombo, al igual que Luis Miguel en su tiempo, no dependen del albur del juego del toro para demostrar sus excepcionales condiciones. Al toro malo lo hacen normalito, a uno de estos lo convierten en bueno...y con el bueno de verdad lo bordan. Pues eso pasó ayer con Cazador, que lo premiaron con la vuelta al ruedo gracias a un prodigio de torero de nombre Colombo.




Este quinto albaserrada de Escolar fue, junto con el sexto, de una superior presentación, quizás excesiva para la modesta plaza donde se lidiaba, con cuajo hondura y agresivas defensas de las que sobresalía destellante el pitón izquierdo como una auténtica guadaña. La embestida franca y codiciosa del animal fue entendida desde el primer momento por Colombo, con pocas probaturas y al grano para perfilarse y endilgarle la cárdeno una serie de verónicas de dentro a fuera rematada con una media de cartel.. Dura pelea de Cazador en el peto bajo el atento control del tachirense, muy pendiente y estudiosos de todos sus movimientos. 

Juan José Guerrero y Orlando Faroh

Muy aplaudido en banderillas, tomó los trastos y montera en mano se dirigió a brindar a sus paisanos taurinos venezolanos Juan José Guerrero y Orlando Faroh, y muy decidido le plantó cara a su oponente asaltillado. Y para suerte... la de este Cazador de Escolar, -que sí la necesitó- para que le tocara un novillero de la talla de Jesús Enrique y someterse gustoso a su dominio, temple y valor para dibujara el toreo auténtico especialmente al natural pasándose la guadaña por la barriga las veces que quiso sin inmutarse. La faena fue tomando altos vuelos en intensidad y hondura; fue la ciencia de torear para una sublime creación artística de Colombo. Pues sí señor, qué buena suerte acompañó a Cazador, y cierto que la tuvo hasta el final, con una muerte digna en buena lid, de toro bravo ante un torero más bravo aún. Además Cazador no murió de pulmonía a causa de la la moda actual con ese vistoso toreo ventoso de percales y franelas ondeando p'arriba más que p'abajo, o p'atrás más que p'alante, uno por acá y otro por acullá..,por el contrario el trato que recibió el de la guadaña fue de buenas formas, con pureza y formalidad, sin una concesión a la galería y recibiendo una estocada a ley del mejor estoqueador del escalafón novilleril. Y premio para los dos, vuelta para Cazador y sus dos orejas para Colombo.


No importa que el escenario impactado por el efecto Colombo sea una modesta plaza de pueblo, y que no ocupe portadas de medios importantes. Lo primero es la orgullosa satisfacción del venezolano al comprobar de qué forma ha resuelto el reto que tuvo ante sí, y segundo que cuando se está bien y de la forma que estuvo Colombo, la noticia corre entre profesionales y aficionados. Ahora se entera todo el que se tiene que enterar, y pronto llegará el momento en que llegue a todo el mundo. 

Precisamente entre el público entusiasta los hubo procedentes del abono de Madrid que acudieron a reclamo del TORO de Escolar y se encontraron con un novillero que les causó admiración, Jesús Enrique Colombo, de Táriba, San Cristóbal, Estado del Táchira, Venezuela, ahí es nada...


  • Reseña del festejo
Plaza de toros de Collado Mediano.- Madrid. Novillos de José Escolar para Juan Miguel, Jesús Enrique Colombo y Pablo Mora.

Juan Miguel, aplausos y silencio
Jesús Enrique Colombo, oreja y dos orejas
Pablo Mora, silencio y silencio