la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 28 de septiembre de 2009

VALENCIA-VENEZUELA: MORENITO DE MARACAY / ENRIQUE BARRIOS


(Las Ventas 2 de Agosto de 1987)

CHARLA TAURINAS EN EL CÍCULO BIENVENIDA DE VALENCIA-VENEZUELA

NOTA DE TOROS DE ENRIQUE BARRIOS, PRESIDENTE
(Valencia 26/09/2009.-Diario NOTITARDE )

"MORENITO DE MARACAY"

PRESENTACION DEL TORERO.-

Con una concurrencia más allá de lo esperado, el pasado jueves 10 de Septiembre de 2009, en un espacio de la Hermandad Gallega de Valencia, previamente decorado con los símbolos distintivos del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida y del toque artístico de un cuadro taurino del famoso pintor López Canito, se realizó la reunión convocada por dicho Círculo como medio de promover y difundir la Fiesta Brava, para escuchar la disertación del torero aragüeño José Eleazar Nelo Almicidiana –Morenito de Maracay-, acerca de su actuación profesional en los ruedos taurinos del mundo. Después de un sentido homenaje al aficionado desaparecido Mario Alberto “Gato”Guerra, da comienzo al acto el joven y entusiasta aficionado César Sánchez Roig, quien recuerda que Morenito de Maracay tomó la Alternativa un 24 de Septiembre de 1978, en la ciudad española de Barcelona y que la confirmación de la misma ocurre dos años después, en la plaza de toros Las Ventas de Madrid.
Afirma luego que el matador despachó más de doscientas corridas de toros en España, constituyéndose por tanto, en el diestro venezolano con mayor número de actuaciones en los ruedos ibéricos y cosos taurinos del mundo.

ACTIVIDAD TAURINA DEL MAESTRO.- Interviene Morenito de Maracay mostrándose complacido ante la asistencia de tantos aficionados que le han dado la bienvenida, comentando diversas anécdotas de su vida torera, que inicia como becerrista y actúa por primera vez como novillero en su ciudad natal de Maracay, el 31 de Marzo de 1974 al lado de Fredy Girón y Alfonso Galán. Dos años después, viaja a España donde torea sesenta novilladas aproximadamente, antes de recibir la alternativa en la fecha y ciudad arriba señaladas.

En Venezuela se estrena como matador de toros precisamente aquí en Valencia, alternando con Paquirri y Niño de la Capea y en Caracas lo hace un 12 de Octubre de 1979, en cartel integrado además por el Mito y Bernardo Valencia. El triunfo más importante de su carrera, lo obtiene en Madrid el 2 de agosto de 1987 cuando abre la puerta grande de Las Ventas, acontecimiento que motivó al cronista Joaquín Vidal para afirmar, que Morenito “interpretó el toreo con arreglo a los más puros cánones de la tauromaquia”. También da cuenta de sus intervenciones en Francia, Portugal, México, Colombia, Ecuador y Perú.

BROCHE FINAL.- Concluido el coloquio, los asistentes pudieron disfrutar las bondades de un caldo caroreño de Bodegas Pomar, junto a las delicias gastronómicas de múltiples pasapalos especialmente confeccionados para la ocasión, por el veterano y destacado chef Zapata de la Hermandad Gallega valenciana. El dichoso final, en gran parte se debe a la participación eficiente de Herminda Martínez, Presidenta de la Peña Taurina del nombrado Club Social.
=============================================================
HEMEROTECA:
Diario "El País".- Lunes 3 de Agosto de 1987
Joaquín Vidal
LAS VENTAS
La tarde torera de Morenito de Maracay
Ficha del Festejo:
S. Cobaleda/ Nimeño II, J.A. Esplá, Morenito de Maracay.
Cinco toros de Manuel Sánchez Cobaleda y quinto, sobrero de Terrubias: con trapío, manejables, flojos.
Nimeño II tres pinchazos bajos, otro en el brazuelo y estocada trasera baja (silencio); estocada corta baja (silencio).
Juan Antonio Esplá: estocada corta y dos descabellos (algunas palmas); pinchazo y estocada ladeada (silencio).
Morenito de Maracay: buena estocada (oreja); estoconazo (oreja y petición de otra).
Salió a hombros por la puerta grande. Plaza de las Ventas, 2 de agosto.
Desde que se abrió de capa en el tercer Cobaleda de la tarde estuvo torerísimo Morenito de Maracay y fue una sopresa gratísima, pues de este diestro, ya muy conocido de la afición madrileña, podían esperarse alardes de diversa índole, pero torería, menos. No había precedentes terminates para ello.
El precedente terminante, sin embargo, a partir de ahora, será ayer, su tarde torera, la mejor que haya cuajado el ruedo de Las Ventas.
El capote de Morenito fue un aleteo continuo de arte, principalmente en las chicuelinas ceñidas, garbosas, suaves que instrumentó a sus dos toros; en las revoleras, en las largas, en las medias verónicas.
La media verónica rodilla en tierra que dio al sexto tuvo usía: parecía reproducción de las estampas de principio de siglo, y aún mejoró el clasicismo del bello daguerrotipo pues, recogido el capote una mano, prendió en sus bambas al toro, lo corrió templándolo por el diámetro del ruedo y lo dejó en suerte frente al caballo.

El público de Madrid se puso en pie entonces y ovacionó al torero con la misma fuerza y la misma emoción que en pasados fastos a maestros consumados. Pues el público de Madrid no tiene prejuicios, ni guían paisanajes, y lo mismo le canta glorias a un veterano del foro que a un venezolano de color, si interpretan el toreo con arreglo a los más puros cánones de la tauromaquia.

Torería
Qué transfusión de torería le haya hecho últimamente a Morenito de Maracay su apoderado, Luis Álvarez, constituye un misterio. El hecho cierto es que Morenito la llevaba ayer en la masa de la sangre y le rezumaba en los lances dichos, pero también en la brega, en la lidia perfecta que dio a sus toros. Por supuesto también en los pares de banderillas, de los cuales dos al quiebro fueron sencillamente sensacionales. Y en el toreo de muleta, mucho más cuando ejecutaba el natural que el redondo; mucho más aún en los pases de pecho, en los cambios de mano, en las trincherillas, en los desplantes.
Alguna nubecilla debía tener la luminosa tarde torera de Morenito de Maracay -nada es perfecto-, y fue la escasa construcción de sus faenas, consecuencia de un barroquismo innato en el diestro, que moderará en cuanto su apoderado le haga la segunda transfusión. Se trata de su propensión a torear sin unidad, por todo el ruedo; a ponerse retador en mitad de las tandas, apabullando al toro brazos en alto, como si fuera el coco. Al verle así de farruco, los toros se llevan unos sustos de muerte.
De cualquier forma Morenito iba ayer a por todas, incluída la hora de la verdad o suerte suprema, y la consumó manejando brillantemente la bella tizona de acero toledano, con la que fulminó a los Cobaleda por el hoyo de las agujas, marcando limpia, pausada, honradamente los tiempos del volapie.

Los Cobaleda fueron una preciosidad, paradigma del toro de lidia, que no requiere arrobas, sino el trapío inconfundible del ejemplar serio y bien rematado, empezando por las bien desarrolladas y astifinas defensas. Casi todos se dejaron torear.

Juan Antonio Esplá, que se alivió en banderillas y prendió bajísimos los pares, con la muleta marcó algún apunte de su buena clase pero no se decidió a fajarse con los toros.
Otro tanto le ocurrió a Nimeño Il (más seguro en banderillas, en cambio) sólo que ni siquiera marcó apuntes de buena clase.
El ejemplo de Morenito no les valió tampoco. Es una pena, pero parecían de la cuadrilla: tan poca ambición demostraron Esplá y Nimeño, tan seguro, artista y torero estuvo el diestro venezolano de color.