la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 28 de febrero de 2010

PACO CABRERA: UN HOMBRE DE HECHOS CUMPLIDOS / Por Rubén D. Villafraz

Paco Cabrera, brillante hombre, gran alcalde y extraordinario aficionado a la fiesta brava, quien se le debió el haber rescatado y llevado a instancias supremas la Feria Internacional de Valencia. Foto: Víctor José López



Victima de una larga enfermedad falleció el pasado viernes
PACO CABRERA: UN HOMBRE DE HECHOS CUMPLIDOS

Ruben Dario Villafraz
rubenvillafraz@yahoo.com
Especial para TOROS.COM
Hacía poco más de un año que sabía que estaba minado por una dolencia, el cual llevo con la gallardía que siempre caracterizo su vida. No en vano nunca hizo alarde de ella, y si más bien se abstrajo de la escena publica una vez que dejó el mando de lo que fue su fortín de grandes ideas y hechos como fue la Alcaldía de Valencia. A mediados del año pasado su estado agravó y fue allí cuando se tomó en serio la gravedad de su padecimiento.

Paco Cabrera fue un personaje tanto dentro como fuera de la escena política, donde le toco lidiar las embestidas de sus adversarios. Canario de nacimiento, hizo de esta tierra su patria de adopción y a ella se avoco a llevar mejora y calidad de vida a todos quienes le auparon en su gestión, que como pocas tuvo una larga y dilatada trayectoria, en su mayoría con aciertos.

Así mismo, no en vano, los taurinos consideremos a Cabrera como el elemento central para lo que fue, primero el rescate de la Plaza de Toros Monumental de Valencia, la misma que durante muchos años estuvo a la deriva su destino, bajo el monte y el vandalismo a tal punto de estar a poco de perderse, al verse incluida en un veto de toreros, por malos manejos en su gestiones empresariales que le precedieron. A todo eso hizo cara Paco y de nuevo, en poco más de dos años, llevo a la palestra internacional una obra de bella y modernista impresión, que hoy día es orgullo de todos los venezolanos.

Pero no todo quedo allí. En 1997 una vez recuperado el inmueble había que hacer de su feria un punto de referencia. Y así lo hizo. Como la espuma, la categoría de la plaza, su feria y en especial la cartelería que allí se presentaba le dieron a la magna cita valenciana un acontecimiento. Ponce, Rincón, José Tomas, Morante, El Juli, Finito, Jesulín, Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez, así como diestros venezolanos de la talla de Bernardo, Benítez, Vanegas, Orellana, Alexander Guillen, Leonardo Rivera, El Pino, Valenzuela y toda una larga lista de espadas nacionales fueron protagonista de un abono con la solera, caché y tronío que hizo de su presencia obligatoria para todo quien se considere aficionado taurino.

Esto en pocas palabras puede ser las referencias más importantes de un hombre, quien el destino el pasado viernes quiso llevárselo al descanso eterno. En Miami, buscándole la cura a un difícil cáncer de páncreas, dejo su última exhalación Francisco Cabrera Santos, para sus amigos simplemente Paco Cabrera, quien como pocos taurinos hizo y dejo para la posteridad un legado.

Por extraño que parezca no todo fue color de rosa en el curso de lo que fue el logro de consolidar una feria que a día de hoy parece tarea titánica, en los actuales momentos que se encuentra la fiesta brava venezolana. En su transitar tuvo que pechar con personajes a su alrededor que lejos de beneficiarle y mantenerle pulcra su hoja de servicio, poco o nada le sirvieron y sí se beneficiaron de tal envestidura. Son aquellas “aves de rapiña” que frecuentemente pululan en estos derroteros. Pero a sabiendas de ello, supo mantenerlas a raya.

Persona de poco verbo, pero hechos concretos y definidos, hizo de Valencia en su contexto general, un poco más organizada en tal maraña de conflictos que la aquejan. El Metro de Valencia fue una obra que impulsó y llevó a casi su culminación, venciendo la burocracia e intereses que ello desprendió su cristalización.

En fin, se ha ido un buen hombre, que amó e hizo de su patria de adopción un lugar de prosperidad. Que hizo así mismo del toreo un punto de referencia, bajo la premisa de la calidad, organización y eficiencia. Descanse en Paz.


Frecuente asistente a los espectáculo taurinos, compartía su afición en barrera,
junto a su señora esposa
En la grafica, junto al cronista taurino César Dao “Pepe Ventolera”
y este servidor, en la edición de 2007.
Foto: Gladys Castillo