la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 29 de junio de 2010

El indulto, la suerte de varas y la prensa / Por Carlos Crivell

Miguel Ángel Perera y el indulto del cuvillo


"...Los públicos incultos (en materia taurina) piden los indultos y se conceden con el argumento de que quien paga debe ser siempre contentado en sus peticiones. Esta afirmación es otra falacia. El que paga no tiene el derecho de tergiversar o manipular el espectáculo..."

El indulto, la suerte de varas y la prensa

Carlos Crivel
Sevillatoro.com
El indulto de un toro de Núñez del Cuvillo en Algeciras vuelve a poner sobre el tapete ese asunto tan controvertido del perdón de la vida de los astados. El llamado Lanudo fue noble y duró mucho. Sin embargo, puedo afirmar que el animal no se picó. Se pueden ver las fotos. Hay una divisa, las banderillas (colocadas de forma muy deficiente) y no se aprecia puyazo en ninguna parte. El toro duró mucho porque, además de buena casta, no se picó porque el picador marró de forma voluntaria y Perera se llevó el toro al tiempo que solicitaba el cambio. Si un toro no cumple con unos mínimos en el tercio de varas no puede ser indultado.

Si se admiten este tipo de indultos, estamos en puertas de la desaparición de la suerte de varas. No creo que haya ningún aficionado de verdad que esté de acuerdo con abolirla. El indulto debe llegar como consecuencia de la bravura medida en todos tercios de la lidia. Ese concepto de que la bravura es la lucha permanente hasta el final es una de las muchas falacias que han propagado los ganaderos y taurinos en general. Nadie debe sorprenderse. El propio Álvaro Núñez del Cuvillo, en declaraciones posteriores, minimizó la importancia del caballo.

¿Y por qué se indultan estos toros que son tan buenos colaboradores de los toreros por su bondad y duración? Hay una evidente confabulación entre los ganaderos y los toreros, pero también es cierto que los públicos lo solicitan de forma enfervorizada. Son estos públicos modernos cuyos conocimientos taurinos son exiguos y que tampoco son capaces de realizar un examen de la lidia desde el prisma de buenos aficionados. Quiero salvar a un presidente tan malo como el de Algeciras, ya que negarse a la petición de la masa sólo puede acarrear problemas personales a quienes ocupan los palcos.

Los públicos incultos (en materia taurina) piden los indultos y se conceden con el argumento de que quien paga debe ser siempre contentado en sus peticiones. Esta afirmación es otra falacia. El que paga no tiene el derecho de tergiversar o manipular el espectáculo. No ocurre en ningún otro tipo de actividad. Por otra parte, los que gritan pidiendo arbitrariedades deberían ser contrarrestados por los que entienden de la materia.

Y este momento llega el papel de la prensa. Se supone que debería tener algún grado de influencia en la buena educación de los públicos. Sin embargo, cuando se lee o se escucha que el toro Lanudo fue una maravilla, que el indulto se veía venir desde que salió y cosas parecidas, se llega a la conclusión de que quienes deberían ser el motor para la formación de los públicos de toros tienen unos criterios erróneos, que posiblemente están amparados en razones más profundas que merecerían otro artículo más detallado.
En definitiva, quienes asisten a las plazas están logrando que la suerte de varas sea un trámite, lo que conviene a ganaderos y toreros. Estos indultos son una lacra grave para el futuro de la Fiesta. Y de nuevo conviene recordar que el que paga no siempre tiene razón. La mejor información taurina en http://www.sevillatoro.com/