la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 30 de junio de 2010

LA UNIVERSIDAD DE TODOS / Por Fermín González


La Universidad de todos


Polémica desatada por la decisión de la Universidad de Salamanca
que veta un curso de tauromaquia.

Por Fermín González

Resulta cuanto menos paradójico, y también frustrante que esta Universidad de siglos de historia, con una relevante categoría, y un prestigio bien reconocido en el mundo entero.

Salamanca si algo tiene a gala y puede presentar credenciales culturales es por su Universidad.
Por tanto creo que la negativa a que la tauromaquia, su historia, su cultura, sus conferenciantes, incluso esos cursos, últimos que los presidentes de algunas asociaciones han querido impartir en dicho centro, no tiene razón de ser. Y sus responsables se han equivocado, en su "Recto...R" y "Vicerrecto...R" proceder.

Señores académicos- la Universidad es patrimonio de todos- y, si en sus aulas debe impartirse con la mayor solemnidad, respeto, y atención una lección, no se le puede negar a nadie que lo solicite, aunque haya quien discrepe, de la misma o no le guste el tratado a impartirse, o tenga otros prejuicios; de los que legítimamente puede protestar cívicamente, o expresarse en los foros convenientes.-

Verán Ustedes-, hace unos cuantos años, servidor y otros muchos aficionados asistíamos a una charla que sobre toros iba a pronunciarse en la Universidad. El grupo Tendido Universitario, organizó el evento, que tuvo como ponente ni más ni menos, que, a Don Antonio Ordóñez Araujo. Fue ni más ni menos (repito), que en el aula de otro "aspirante"- permítanme la broma- Don Miguel de Unamuno, donde el viejo luchador, impartía sus clases. Yo la había visitado en otras ocasiones; pero les aseguro que ver a Ordóñez sentado a la mesa- (por cierto no era un orador aventajado), pronunciarse sobre su vida y milagros, sobre la estirpe familiar y torera que le rodeaba y del cómo y el porqué del toro y la fiesta.

Fue como digo; una sensación de grandeza, de poderío de la fiesta taurina, de la Salamanca ganadera y torera, de reconocimiento a la tauromaquia, a su historia, a su cultura y al valor de sus personajes, también queda en mi recuerdo, que pude cambiar unas palabras, y estrechar su mano.

Luego la misma Universidad nos dio la espalda con motivo de la Capitalidad Cultural junto a Brujas, era Rector Ignacio Verdugo, pero ni este, ni la alcaldía, ni aquellos nombrados comisionados para desarrollar y potenciar eventos culturales, nada quisieron saber de la cultura, de los programas, de la dehesa y del campo charro, ni tan siquiera se dieron cuenta que en el escudo de esta ciudad, lo forman el toro y la encina. Todos los estamentos y sus "paladines" fueron requeridos, con el fin de que la tauromaquia figurase en el programa de fastos… No hubo manera… aun presentando más de cinco mil firmas… Nos dieron la callada por respuesta…(Todos estos "paladines" acuden cada año a las barreras de la Glorieta)…

Por eso todo resulta tan paradójico, tan lamentable y tan trasnochado. Porqué además mucho antes que cualquier otra Universidad, esta de Salamanca, al frente de un profesor de apellido Ortega – no recuerdo ahora el nombre- quiso que se implantara la cátedra de tauromaquia en esta ciudad, pero ante el ánimo de muchos de conseguirlo, salieron aquellos "correveidiles", envidiosos, y cercenaron la idea, que después otros centros universitarios con buen acierto lo declararon posible.

Lo cierto es que la negativa a recoger estas últimas jornadas ha desatado mucha polémica, y no pocos pronunciamientos casi todos en contra de tal decisión; y no porque dichos cursos sirvan de mucho. He asistido a unos cuantos de ellos, y lo cierto es que pocos son los criterios que unen sobre todo a los presidentes de plazas, donde se puede comprobar cada tarde, y donde lo reglamentado y la defensa de los intereses, se ven vulnerados también cada tarde. Y donde muchas veces la autoridad, toma un camino exagerado y en otros no llega a la responsabilidad libremente contraída. Toda una contrapartida de exigencias, donde en primer lugar deben defender al aficionado, al que pasa por taquilla, y dentro de la plaza situarse a la cabeza del mejor aficionado.

Pero esto también puede y debe decirse en la Universidad patrimonio de Todos. Vale…
Fermín González comentarista Onda Cero Radio. Salamanca

Via: Mitaurored.com