la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 30 de diciembre de 2010

Que sigamos igual de mal / Por Ricardo Díaz-Manresa

 ¿Quo vadis...COPE?
==============

""..Gravísimo -por lo que significa- la desaparición del programa "El Albero" de la Cope. Sólo fútbol. La Cope se futboliza...La gente va a las plazas, pero no le interesa la información taurina. ¿Porque no les interesa en sí o porque está mal hecha...?..""
 
Que sigamos igual de mal 

Ricardo Díaz-Manresa

Que sigamos igual de mal en el 2011, lo que significa el grito positivo de que no empeoremos. Que sigamos con problemas, pero hemos sobrevivido… Seguir igual de mal es lo mismo que “Dios mío, que me quede como estoy…” tan tradicional y repetido.

¿Es que no se puede pedir más? Naturalmente lo que pido es resolver los problemas, avanzar y estar mucho mejor pero no veo ni a los políticos ni a los taurinos, ni a la sociedad, con cara de mejoras.

Que nos acechen tantas barbaridades, pero aquí, sobreviviendo. La última ha sido la desaparición del programa taurino “El Albero”, de la Cadena Cope, una de las cuatro grandes emisoras nacionales españolas de radio. En el momento preciso en que esta Cope se futboliza con el equipo de la Ser y una inversión mareante de muchísimos millones de euros guillotina la información de toros.

¿No interesa? Desgraciadamente, así es. Creo que es un crimen por parte de la Cope y nada tiene que ver con la actuación de Rafael Cabrera. Si no les gustaba, con poner a otro, como así ha sido siempre, asunto arreglado. Pero es mucho más profundo el tema. Tampoco es cuestión de acordarse de anteriores, que qué bien estaban fuera pese a algunos llantos incomprensibles que han surgido ahora. Y también unos palos tremendos al tal Cabrera que habrían sido más propios hace muchos meses.

La Cadena Cope se lo juega todo al fútbol, más que a la información deportiva, y se echa la soga al cuello otra vez, como se la echó hace meses al cambiar completamente de estilo y aceptar el fracaso cantado. No se pueden dar esos bandazos. Echar radicalmente a lo que tenía éxito y, por otra parte, traer a los micros de la Santa Madre Iglesia a los que jalearon y movieron la noche de día de reflexión electoral, tras lo del 11 M, para que rodearan, asustaran y, si fuera preciso, varearan las sedes del PP con los acojonados Aznar (que era el Presidente, no lo olvidemos, y su discípulo Rajoy, candidato).

La Santa Madre Iglesia no deja de meter la pata en esto de la información. Dejó seguir en sus programas a Federico Jiménez Losantos y a César Vidal haciendo publicidad de la nueva emisora que iban a fundar. Hasta publicitar su dial en la FM.

No hablemos ya cuando tenía un magnífico periódico , el Ya, con una cadena estupenda y rentable de periódicos de provincias, la conocida como la Editorial Católica, a la que sometieron a los mismos bandazos que ahora a la Cope y acabó desapareciendo, que es lo que les puede volver a pasar, consecuencia de una política equivocadísima e incoherente.
Tampoco era muy lógico antes, tener a un agnóstico y a un no católico como figuras de la programación de una supuesta línea católica, aunque les fuera muy bien.

Pero lo grave es que los deportes –fútbol sobre todo, sí interesa- y los toros, no. Fútbol con programa diario y el empacho y hartazgo los fines de semana, en la Cope y en todas las demás, mientras que un programa semanal taurino susbiste entre algodones en dos emisoras nacionales, sólo dos.

Fútbol a todas horas, en radio y televisión, donde ofrecen todos los partidos mientras que el programa taurino semanal está relegado, menos en RNE, a horarios nocturnísimos, señal de que no interesan a nadie y huérfanos de publicidad. ¡Pero si hasta en Navidad que no hay fútbol no paran de hablar de fútbol!

Hace unos años, por ejemplo cuando yo estaba, RNE emitía dos programas taurinos, sábado y domingo de una hora en Radio Uno y otro más los domingo en Radio Cinco. Y todos los días el Clarín diario tronara, lloviera o soleara…salvo cuando había fútbol u Olimpiada. Ahora sólo queda uno en la 5, una clara muestra en las grandes emisoras de la decadencia taurina.

Pasó en los grandes periódicos nacionales, como El País y el ABC con actuaciones incomprensibles de los dirigentes que señalaban que les importaba un pito el tema taurino. O sea, en prensa, radio y televisión a la baja.

Puede que el público vaya a las plazas, y va, sigue yendo, pero no les interesa la información taurina. ¿Porque no les interesa en sí o porque está mal hecha y apenas les atrae?...

No es lógico que una Cope, que sabe los millones de espectadores que tiene el espectáculo taurino, desprecie así a esa masa de posibles oyentes y, sobre todo, se ponga en contra de los potenciales oyentes taurinos que puede ser clientes de sus programas generalistas diarios… O despechados darles la espalda…

Esto de la Cope –que no sabe por dónde se anda- es gravísimo y muy sintomático para el futuro del espectáculo. Si no hay información, nada que hacer. Lo que no se conoce, no atrae.

Así que no más disgustos…Que sigamos igual de mal y no recibamos más puñalás. Ahí tienen de presidente de la Generalidad al liberticida y taurocida, míster Más, al que apuñaló el espectáculo en Cataluña, aliado ahora con su enemigo Montilla…Los pujolitos hacen lo de siempre y el electorado que vota y que no (calificarlos no hace falta…) les da el poder y la daga, la del 3 ó el 33 por ciento, a los mismos y el toricida se atreve a decir que Dios no quiera que gane el PP por mayoría sin pensar los que pueden pedirle a Dios que haga que desaparezca de la política para siempre.

En fin, el mal no descansa. Total, Más y Montilla, más M.

Y la Tele-5, en lugar de dar toros, suprime la CNN y la convierte en 24 horas de Gran Hermano. La degradación absoluta mientras la marquesa agrietada se baña gustosa en el lodo como una vieja pestosa de la picaresca de nuestra literatura.

Por eso digo, que sigamos igual de mal y no empeoremos. La raza de víboras acecha.