la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 31 de julio de 2011

Los toros pasan a Cultura / Por Andrés Amorós


Los toros pasan a Cultura 


-El Ministerio de Sinde asume el fomento y la difusión de la Fiesta y Rubalcaba salva la cara-

-Lo conseguido es simbólico: ni subvenciones ni reducción del IVA ni Bien de Interés Cultural. Lo que sí puede y quiere hacer es ayudar al fomento y la difusión de la Fiesta-

-Se ha cumplido lo que siempre advirtió ABC: no puede tomar Cultura lo que está transferido a las Comunidades Autónomas, incluida la policía de espectáculos-

 Andrés Amorós
ABC.- 30/07/2011.-
El mismo día que Zapatero anuncia el adelanto electoral, el Ministerio de Cultura anuncia que asume las competencias en materia taurina. El refranero dice: «Nunca es tarde si la dicha es buena». Pero también habla del parto de los montes: después de tan larga espera... parió un ratoncillo. El candidato Rubalcaba salva la cara: se cumple lo que él se apresuró a prometer... porque sabía que tenía escasa trascendencia, salvo la simbólica.

Se ha cumplido lo que siempre advirtió ABC
: no puede tomar Cultura lo que está transferido a las Comunidades Autónomas, incluida la policía de espectáculos. Sí asume la promoción y el fomento (basados, lógicamente, en el estudio y análisis de la situación), y el registro de profesionales. Administrativamente, todo se reduce a asumir la Secretaría de la Comisión Consultiva Nacional. Sabía ABC que Cultura tenía este Real Decreto preparado hace tiempo. Si no lo ha aprobado antes ha sido por la falta de unidad del sector taurino: si los interesados no contestaban de modo unitario, ¿para qué se iba a dar prisa el Ministerio?

Pretensiones y hechos

Los profesionales taurinos pretendían la creación de una Agencia específica, dentro del Ministerio de Cultura, con el nivel de una Secretaría de Estado o una Dirección General. En la actual crisis económica, era utópico. En su defecto, proponían los taurinos su integración en el Inaem, algo que algunos, erróneamente, dieron por hecho y que tampoco permitiría su acceso a las líneas de ayuda del Ministerio: el Inaem no tiene líneas genéricas sino unidades de producción propias y una convocatoria pública de ayudas, en la que de ningún modo encajan los espectáculos taurinos. ¿Se imaginan una ayuda ministerial al empresario para organizar la Feria de Abril o San Isidro? Administrativamente, todo ha quedado en asumir la Secretaría de una Comisión: un funcionario con experiencia en ese sector, nada más.

En contra de lo que se dijo, tampoco estaba resuelta la reducción del IVA. El Ministerio de Cultura no puede, por sí solo, reducirlo, para la Tauromaquia. Sí podría solicitarlo al Ministerio de Hacienda, que tendría que conseguir, para ello, la correspondiente autorización europea. Opina el Ministerio que el IVA reducido es una reivindicación común a todos los sectores de la industria cultural y su prioridad se centra ahora en los contenidos culturales en la Red.

El Ministerio se ha mostrado contrario a la declaración de la Tauromaquia como Bien de Interés Cultural. Aduce que, para ellos, los toros son ya cultura ( si no, no recibirían la Medalla de Bellas Artes los taurinos) y que esa declaración no existe en los casos de la danza, la música, la escultura... Quizá influye, en el fondo, que ésa ha sido una propuesta del PP...

Lo conseguido es simbólico: ni subvenciones ni reducción del IVA ni Bien de Interés Cultural. Lo que sí puede y quiere hacer es ayudar al fomento y la difusión de la Fiesta: por ejemplo, organizando eventos culturales o campañas de comunicación, para que la sociedad comprenda mejor los valores culturales, económicos y ecológicos de la Fiesta... Algo es algo, diría un calvo (no me refiero a ningún candidato).

Conviene recordar otra cuestión: si los toros hubieran formado parte ya de Cultura, ¿se hubiera evitado la prohibición catalana? Respuesta tajante: no. Para eso, habrá que luchar —poco a poco, desde cada una de las Comunidades Autónomas y desde Hispanoamérica, Portugal y Francia— para conseguir que la Unesco reconozca a la Fiesta como Patrimonio Cultural: ésa sí que sería una auténtica coraza.
****
Enlace relacionado:
El Ministerio de Cultura asume competencias en materia taurina