la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 31 de octubre de 2011

Venezuela: José María Manzanares se cae de San Cristóbal / Rubén Darío Villafraz

"....que me quedo por acá"
**********************

José María Manzanares se cae de San Cristóbal

En un escueto Twitter, el empresario tovareño Ricardo Ramírez confirma, sin dar explicación alguna concreta, la no venida para la Feria de San Sebastian 2012, siendo la segunda vez consecutiva que anuncien en el abono al alicantino espada, y deje en ascuas a la afición tachirense.

Manzanares, de nuevo ausente de San Cristóbal, con la posible confirmación dos tardes de “El Fandi” en el abono en honor a San Sebastian, en enero próximo.

"...Sin duda alguna representa este hecho otro lamentable suceso, de los tantos, que acongoja nuestra denostada, maltratada, vilipendiada y a menos fiesta brava en Venezuela, tras las mismas figuras no respetar ni siquiera la palabra empeñada en hoja tinta, la que incluso era “santo y seña” de responsabilidad..."
RUBÉN DARÍO VILLAFRAZ

Se intuía que el haber anunciado que de nuevo José María Manzanares se operara la mano izquierda, la misma que el año pasado le llevó por la “calle de la amargura” en el invierno pasado, haría que sus fechas en la temporada americana estuviesen supeditadas de acuerdo a la evolución de su intervención quirúrgica. La sorpresa es que desde ya haya suspendido y dejado sin efecto el contrato que precisamente en febrero pasado el mismo empresario, Ricardo Ramírez, le había firmado para la versión 2012.

Así tenemos que este pasado jueves se confirmase la caída del abono sancristobalense, del coleta en mención, mediante comunicado fechado en la ciudad de Salamanca el 27 del mes en curso, y con la rubrica de su persona de confianza, D. Antonio García Jiménez, dejando entrever el hecho del buen trato por parte del ente que representa el también ganadero de bravo, Ricardo Ramírez, sin dejar en concreto razón a su ausencia a falta de casi tres meses de llevarse a cabo dicho contrato.

Sin duda alguna representa este hecho otro lamentable suceso, de los tantos, que acongoja nuestra denostada, maltratada, vilipendiada y a menos fiesta brava en Venezuela, tras las mismas figuras no respetar ni siquiera la palabra empeñada en hoja tinta, la que incluso era “santo y seña” de responsabilidad.

Bien valdría la pena que se tomarán, por respeto del aficionado que se abona a las principales citas taurinas del país, correctivos, pues no es menos cierto que precedentes como estos ya se están haciendo comunes, a razón de tampoco y pese haberlo en “tinta muerta” sanciones o procedimientos legales por parte de las Comisiones Taurinas para aquellos toreros que valiéndose de intereses ocultos irrespetan al taurino, publico y espectador, confiando en la buena palabra tanto de toreros, apoderados y empresarios.