la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 30 de diciembre de 2011

CALI: Iván Fandiño salvó la de la tarde. Cuatro matadores se lucieron en la noche en el Festival


Panorama Taurino de Colombia
Enrique Avilán Acosta

Cali, diciembre 30 de 2011

**Dos festejos en el mismo día con resultados diferentes

**Encierro deficiente de Ambaló en la tarde – Muy bueno de Las Ventas en el Festival de la noche

**Iván Fandiño salvó la de la tarde. Cuatro matadores se lucieron en la noche en el Festival

**Media entrada en la tarde y tres cuartos en el Festival

**Una actividad que deja preocupaciones no solo para la empresa si no, para algunos toreros colombianos
**Fotos JULIAN VELASCO – Astauros

Iván Fandiño

**Los dos festejos realizados el 29 de diciembre, dejaron muchas cosas para analizar. Ante todo: la empresa programó un cartel con dos toreros colombianos que poco o nada le dicen al aficionado de esta región. Pepe Manrique con más de veinte años de alternativa y discretas actuaciones fuera de Bogotá, está más llamado al retiro que para encabezar un cartel. Ramsés Ruiz, lo hemos visto muchas veces bien en la Santamaría, pero en Cali, muy poco y tampoco le conoce la afición. La atracción del cartel era Iván Fandiño que justificó la importancia que ha adquirido luego de sus excelentes actuaciones en los ruedos hispanos y, en especial, por el mano a mano con David Mora en la reciente Feria de Otoño de Madrid.

Pero a lo anterior, agreguémosle la inclusión de la ganadería de Ambaló S.A. cuyos propietarios son amigos nuestros, los hermanos Armando Y José María Estela Garrido y el hijo de éste último, José María Estela, más conocido como “Pepito” y el más conocedor del proceso pero quien permanece trabajando en Ecuador con una multinacional. No podemos ignorar, que el nombre de Ambaló tampoco es que llame mucho la atención de los aficionados y sí, que despierta resistencias.

 Pepe Manrique

Ese era el cuadro para la cuarta corrida y quinto festejo del abono en una tarde terriblemente cálida y los aficionados respondieron con algo menos del medio aforo. Y era natural. Y el desarrollo del festejo, les dio la razón.

Los toros del encaste Domecq llegaron con pesos de 462 – 474 – 464 – 546 – 488 y 470. cuatro pitados en el arrastre, uno aplaudido y otro silenciado. Estos dos, los manejados por Iván Fandiño. Nos preguntábamos: ¿Sería que los dos de Fandiño fueron mejores o que a los otros cuatro les hizo falta toreros? O, por el contrario, el gran bagaje del hispano y los conocimientos de su andar en los toros, ¿permitió el lucimiento que no lograron los dos toreros nacionales?

Ramsés
El hecho es que pasamos una tarde muy acalorada. Como alguien decía “No hay nada más malo que una mala corrida”. Y la de este jueves 29, lo fue, a pesar de los buenos ratos que nos sacaron del marasmo las dos actuaciones de Iván Fandiño que cortó una oreja y bien pudo cortar la del último si no falla a espadas en su primer intento. La voluntad estéril de Ramsés y la porfía de Manrique que salió lesionado en las costillas por un fuerte varetazo que le propinó Acólito, no. 297 con 546 kilos.

No nos extendemos más, porque no dio el festejo para más. Fue, realmente, un triste epílogo para una corrida que no debió ser anunciada.

******* 
**El Festival nocturno tradicional, contó con una asistencia de tres cuartos del aforo, acorde con los nombres de los matadores que hacen el acostumbrado aporte a la Empresa toreando con traje corto a novillos toros. En esta ocasión, César Rincón envió seis bonitos ejemplares que pesaron: 484 – (sustituído por el 721 – 392 kilos) – 448 – 462 -480 – 440 y 440. El primero bis, homenajeado con la vuelta al ruedo. Los otros cinco, aplaudidos en el arrastre. Una diferencia diametral con lo acontecido en el festejo de la tarde.


Hechos a destacar: el gran resurgimiento de Ramiro Cadena quien volvió a mostrar su toreo armónico, cadencioso que lo hizo destacar como novillero y en sus dos primero año de alternativa de diciembre del 2000. Muy bien lo hizo y, lo mejor: mató de media lagartijera que le valió una oreja justa. El novillo toro, homenajeado con vuelta al anillo.


David Mora también mostró las grandes condiciones que tiene y que lo han destacado, al igual que a Fandiño, como las revelaciones de la temporada española. Encantó con su toreo de capa y muleta y recordaremos un trincherazo de cartel. Un desarme, la estocada un poco trasera y el toro amorcillado, impidieron que tocara pelo.


Luis Bolívar ratificó el momento grande que está viviendo al repetir la buena actuación de la primer tarde en la que indultó un toro y cortó dos orejas en faena marcada, hasta ahora, para el trofeo de la Feria. Fue otra estupenda faena que, desafortunadamente, se borró con una estocada que quedó “en guardia” por un brisco movimiento del ejemplar y luego, la estoca entera. Ovación grande.

Daniel Luque volvió a ser el torero genio que le hemos comparado con toreros como Paco Camino de mediados del siglo XX. Qué manera de torear y rematando con “las luquesinas” de su creación que fueron “la cereza en el postre” de una faena un poco larga por la insistencia del público en pedir indulto (que no cabía) y que le hizo pasar de faena. Ovación grande.

Hasta aquí llegó el festejo. Desafortunadamente, José Fernando Alzate con Mestizo, no 725 y 440 kilos y Juan Solanilla con Barquito, no. 702 y 440 kilos, no pudieron descifrar a sus dos adversarios, hicieron faena similares, sin fondo ni hilación y le hicieron perder el tono alto que traía el festejo hasta el cuarto de la noche. Es una pena que toreros a los que apreciamos tanto, no hubieran estado a la altura de sus cuatro predecesores para cerrar con broche de oro el festejo. Y, lo más triste, tuvieron toros con qué lucirse.

Nota final: No entendemos el por porqué, la oficina de prensa de la plaza, siempre bien atendida y que es visitada por periodistas nacionales y extranjeros, no tenga aire acondicionado y esté “refrescada” con un gran ventilador. Quedamos muy mal ante los ojos de los visitantes. La prensa siempre debe tener condiciones mínimas aceptables para trabajar.