la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 9 de diciembre de 2011

César Faraco: El último vuelo del Cóndor / por Juan Lamarca


César Faraco
El último vuelo del Cóndor
Juan Lamarca

Madrid, 09/12/2011 - Blog Dinastía Bienvenida
Don César, tiene usted un aire a Antonio Bienvenida que...
¿Y cómo no?....¡yo soy un Bienvenida!

Así fue la respuesta, tan sonriente como vehemente, de César Faraco, el Cóndor de los Andes. 

Ocurrió en los prolegómenos de la Feria de " San Sebastián" de 2008, en el transcurso de un acto celebrado en la venezolana San Cristóbal, capital del Táchira, en la presentación del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida en el que se le tributó a Don César Faraco Alarcón un entrañable homenaje en el seno de la Escuela Taurina que lleva su nombre y de la que era director, recibiendo el Diploma acreditativo de Otorgamiento de I Premio "Bienvenida a la Torería" en reconocimiento a su cualidades humanas y profesionales vinculadas a su relación histórica con la familia Bienvenida con la que convivió en España, habiendo recibido su alternativa, precisamente, de manos de Antonio Bienvenida en 1955 en la Monumental de Las Ventas de Madrid. 

En estos momentos de pesar, cuando al Cóndor se le quebraron las alas, satisface rememorar aquella jornada feliz rodeado Don César de amigos y admiradores españoles y velezolanos, con D. Manuel Ordóñez, presidente de la Escuela, con las emotivas palabras de D. Pablo Duque, gerente de la empresa "Monumental de San Cristóbal", la magistral intervención de D. Víctor Hugo Mora catedrático de la Universidad Católioca del Táchira y benefactor de la Escuela Taurina, la intervención del ex matador de toros D. Fernando Cepeda, apoderado de Miguel Ángel Perera, con la prestigiosa presencia de amigos del pionero Capítulo de Mérida encabezado por D. Fortunato González, o de D. Javier Morales, directivo de Madrid, y tantos otros que le demostraron al maestro su cariño y amistad.

El posterior almuerzo de hermandad nos dió la oportunidad de disfrutar de la locuacidad de Don César recordando sus tiempos y correrías por la Madre Patria, recalcando:

Don Manuel Mejías, El Papa Negro, fue como un padre, me trataba como a cualquiera de sus hijos, decía, y éstos me hicieron sentir su hermano. 
Yo no salía de la casa de General Mola, continuaba, aquello era un santuario, una universidad del toreo, y además un hogar al que me sentí vinculado toda mi vida. Todos unos caballeros, toreros de alto tronío, no vivían para otra cosa y, claro que sí, quedé marcado para toda la vida con aquel grandioso hierro de la casa Bienvenida que me acogió y protegió....¡Y que decir de Dña. Carmen! una gran señora, ejemplar esposa de torero y madre de toreros...¡inolvidable!

El vuelo dialéctico del Cóndor iba tomando altura según brotaba de sus labios las emotivas vivencias, recordando no solo la alternativa que le diera el caraqueño Don Antonio  en Las Ventas, sino que su presentación en esta plaza un año antes, la hizo con Juanito Bienvenida, logrando salir por la soñada puerta grande de la Monumental de Madrid.

Ser torero ha sido para mí un alto privilegio, así concluía, pero igualmente lo fue gozar de la amistad y altísima consideración que me ofreció el "Papa Negro" y la fraternidad de sus hijos.

El sentimiento de dolor es profundo en estos momentos de la muerte de un torero y una persona como Don César, pero también se siente orgullo y alegría por haber gozado de su amistad gracias a la proyección del espíritu Bienvenida en América a través del Círculo Taurino, que nos llevó al encuentro de un símbolo bienvenidista, su más férreo bastión en Venezuela como la ha sido este merideño coloso del toreo conocido como el Cóndor de los Andes, y que quedará en nuestra profunda estimación como un matador de toros  de  brillante trayectoria y de alta significación para el prestigio del toreo en Venezuela, cuya posterior labor fuera de los ruedos tanto ha contribuido al fomento y divulgación de los fundamentos de la Fiesta Brava, habiendo sido un hombre de grandes cualidades humanas y profesionales, por todos respetado y querido, y que bien supo transmitir a sus alumnos de la Escuela de Tauromaquia de San Cristóbal y a la afición venezolana.

Desde los Andes allá va el último vuelo del Cóndor, a donde solía, a los brazos de los Bienvenida en el gran ruedo de la Gloria del Señor.


San Cristóbal / Táchira / Venezuela


Feria de San Isidro de 1955
Antonio Bienvenida da la alternativa a César Faraco
Aula Taurina de Granada