la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 31 de enero de 2012

EL DIABLO HACIENDO HOSTIAS / Por Guillermo Vallejo López


EL DIABLO HACIENDO HOSTIAS 



Guillermo Vallejo López 

Cali, Enero/1012
Los taurinos, respetuosos que somos, aceptamos la invitación a un diálogo formulada por el alcalde de Bogotá, el ex guerrillero Gustavo Petro, frente a las corridas de toros. ¿Acaso él invitó a concertar cuando se armó hasta los dientes para tomarse el poder? La prohibición se politizó: Cataluña, impulsada por unos politiqueros que odian al resto de España; Quito no: Correa; y ahora, no Bogotá, él. Pura paja, como dijo María Isabel Rueda en el diario El Tiempo, sobre los primeros quince días de su gobierno. Que se cuiden los bogotanos especialmente los que legal y válidamente consiguieron lo que él aborrece: ser estrato seis. Serán cuatro años los que se les vienen encima. La salida en falso parece más una confusión entre lo que fue el holocausto del Palacio de Justicia ejecutado por su partido el entonces M-19 y la Santamaría. En su aspiración presidencial tiene en el presidente de Corsantamaría -que regenta los destinos de la plaza- Enrique Vargas, el caballito de batalla perfecto para emprenderla contra uno de sus contrincantes: su hermano el Ministro del Interior Germán Vargas Lleras a quien tampoco quiere. 

Petro no es tonto. En España dicen que el tonto no descansa. Acudir a las encuestas es otro absurdo en el que también caen los medios. Pretender que una minoría puntee en un sondeo es ridículo. Lo que no implica que haya que eliminar a los ricos porque son minoría, a los ateos porque son pocos o algunas lenguas indígenas porque las hablan contados aborígenes. ¿Se imaginan una encuesta que pregunte qué quieren los colombianos si la ópera, el regueton, el vallenato o la salsa? Petro dizque hablando de espectáculos no violentos. El diablo haciendo hostias. Las corridas de toros no son violentas. Y argumenta que la Santamaría se debería destinar a otros menesteres. Lo puede hacer los 357 días restantes del año diferentes a aquellos en los que se dan los festejos. 

No acostumbro confrontar con los antis, entre otras cosas, porque algunos, no todos, son guaches, violentos, mentirosos y agresivos. Atacan principios básicos de respeto como el libre albedrío y la libertad de expresión. Si no que lo digan las redes sociales. Y digo que no todos, porque muchos de mis mejores amigos no gustan del toreo pero son respetuosos, decentes, pulcros y ecuánimes. El ex guerrillero utiliza el tema de manera oportunista con discursos demagógicos, populacheros y veintejulieros. Lástima que trate de distraer a la capital con temas diferentes a la movilidad, la inseguridad, el desempleo o la falta de vivienda. Que se preparen y se tengan fino los bogotanos porque esto es apenas el comienzo. Qué ganas tiene de seguir girando en sentido contrario a las manecillas del reloj y parecerse más a Chávez y a Correa.
***