la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 31 de agosto de 2012

LO QUE ESTÁ PASANDO EN SAN SEBASTIAN (I) / Lázaro Echegaray

Paseíllo en la plaza de Illumbe de la última corrida de la Semana Grande de San Sebastián, el pasado viernes. EFE / JAVIER ETXEZARRETA

"...A día de hoy todas las fuerzas del ayuntamiento se han opuesto a la decisión del alcalde y todas han reivindicado la libertad de la ciudadanía. El asunto debe ser llevado a pleno. Todo está aún por decidir, si bien seguimos sabiendo que las cosas no pintan bien ni para los aficionados ni para la sociedad gipuzkoana en general que en cualquier momento puede verse impedida de ejercer su libertad como ciudadanos, en cualquier campo, en función de los gustos de un equipo de gobierno..." 


LO QUE ESTÁ PASANDO EN SAN SEBASTIAN (I)

Lázaro Echegaray 

España

Que la situación taurina de la ciudad de San Sebastián no es muy halagüeña es algo que a día de hoy todo el mundo sabe. Los medios de comunicación han lanzado al mundo no ya una voz de alarma sino un toque a muerto por la fiesta en la Bella Easo. Quizás nada sea tan grave como se pinta y en algunos casos las noticias se han exagerado. Por ahora, sabemos con certeza que el alcalde de la ciudad no es partidario de utilizar el coso taurino para la celebración de espectáculos de este tipo y que una vez transcurridos los quince años desde que se inaugurara la plaza tampoco proyecta convocar un concurso para su explotación. También sabemos que esta decisión surge únicamente del equipo de gobierno de Bildu, que no ha sido todavía sometida en pleno y que ninguno de los grupos con representación municipal la apoyan. De ahí a sentenciar la muerte taurina de la ciudad, hay un buen trecho. 

La situación de la plaza de toros de San Sebastián es algo que viene de lejos. El proyecto comenzó con una irregularidad en la contratación de la gestión ya que sin un concurso previo el ayuntamiento de San Sebastián, entonces dirigido por Odon Elorza, otorgó setenta y cinco años de explotación a la familia Chopera. Pasados muchos años desde que esto sucediera, alguien denunció el asunto. La casa Chopera perdió entonces el contrato de explotación permanente conformándose con la renovación del mismo año a año y sabiendo que llegado el cumplimiento de los quince años el destino de la plaza de toros quedaría en duda, igual que lo sabíamos todos los gipuzkoanos. Tanto el equipo de gobierno saliente como el entrante eran contrarios a la celebración de espectáculos taurinos. No obstante, la casa Chopera, en vida de Don Manuel, había vendido abonos por quince años a cerca de mil aficionados. Eran estos abonos los que frenaban cualquier ejecución en contra de los toros desde el consistorio ya que éste, tras la sentencia de adjudicación, había gastado mucho dinero indemnizando a la empresa por lucro cesante. Con el final de la pasada feria expiraba el plazo de tales abonos. 

El Equipo de Gobierno de la ciudad no ha querido perder tiempo en posicionarse, otra vez, sobre los toros. Pasados dos días desde el final de la feria el alcalde Izagirre se posicionaba; anunciaba la decisión de no convocar concurso para gestionar la plaza; desmentía la idea de que los toros fueran eje vertebral de las fiestas de la ciudad; alegaba que no se puede mantener un inmueble para dar seis espectáculos al año y se mostraba profundo defensor de los animales al decir que el sufrimiento de un animal no debe ser un espectáculo. 

Respecto a estas declaraciones hay que puntualizar: 1) la idea de la convocatoria del concurso de explotación del coso no corresponde únicamente al alcalde. A día de hoy todas las fuerzas políticas de la ciudad se han mostrado contrarías a su posición y el tema debe ser sometido al pleno. 2) Nadie ha dicho que los toros sean eje vertebral de las fiestas de la ciudad, son, simplemente, un atractivo más y un añadido a la oferta, atraen gente a la ciudad y por el momento no parece que ejerzan un efecto contrario en aquellas personas que no son aficionadas. 3) El mantenimiento del inmueble no se hace para dar seis días de toros al año sino para que tenga cancha y pabellón el equipo local de baloncesto. El ayuntamiento no aporta ningún dinero a la fiesta taurina y cobra cada temporada por el alquiler del coso en los días de feria. 4) Sobre este punto habría muchas cosas que comentar, muchas comparaciones por hacer. Sin ir más lejos nuestro Deporte Rural Vasco tiene pruebas en las que los bueyes experimentan situaciones muy similares a las del toro en la plaza. 

A día de hoy todas las fuerzas del ayuntamiento se han opuesto a la decisión del alcalde y todas han reivindicado la libertad de la ciudadanía. El asunto debe ser llevado a pleno. Todo está aún por decidir, si bien seguimos sabiendo que las cosas no pintan bien ni para los aficionados ni para la sociedad gipuzkoana en general que en cualquier momento puede verse impedida de ejercer su libertad como ciudadanos, en cualquier campo, en función de los gustos de un equipo de gobierno.

Sabiendo que las cosas no están bien en San Sebastián, es importante hacer desde aquí un llamamiento a la prensa nacional. Las portadas que determinados periódicos, como La Razón o ABC, ha publicado durante y después de la Semana Grande, no ayudan en absoluto al fortalecimiento de la fiesta y la destruyen en Donosti. Son portadas, además de faltas de todo rigor y veracidad, tendenciosas que terminan asociando al aficionado taurino con la derecha y en última estancia reduciéndolos al ámbito de España. Comprendemos la escasez de noticias del mes de agosto, comprendemos su afán por posicionarse contra determinados equipos de gobierno –elegidos por el pueblo, no lo olvidemos- y su experiencia en hacer de ciertos temas un mecanismo de venta de ejemplares, algo tan difícil en estos tiempos digitales. Guarden ahora su demagogia, por favor. No nos hace bien. Desde aquí rogamos a los críticos taurinos de esos diarios, algunos de gran renombre y prestigio, decanos del periodismo taurino, vigilen y controlen en la medida de lo posible los contenidos de sus portadas. Nos jugamos el toreo y el derecho de un pueblo a ejercer su libertad. 

Sobre los acontecimientos concretos del tema, y la situación taurina gipuzkoana, hablaremos la próxima semana.
***
Opinión y toros