la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 30 de octubre de 2012

UNA REFLEXIÓN / Antolín Castro


Fotografía la Loma

UNA REFLEXIÓN

Antolín Castro 
España 
Acabó la temporada que ahora decimos europea por la importancia que Francia ha adquirido en el devenir de la Fiesta. El caso es que ha acabado y se pueden sacar algunas conclusiones, aunque solo sea a vuela pluma.

A simple vista se puede observar que estamos en época de vacas flacas, cuesta abajo. El primero del escalafón, El Fandi, no supera los 75 festejos toreados, cuando hasta hace muy poco eran más de 100. No es que seamos amigos de la cantidad, nunca lo fuimos, pero ese más de 25% de descuento ya lo quisiéramos como consumidores en cualquier producto. Dicho de otra manera, la fiesta está de rebajas.

Muy curioso que el segundo en actuaciones, a escasa distancia, sea el que dos meses antes de acabar el pasado año se pensaba que no volvería a torear. Toda una alegría, por supuesto, pero también mueve al análisis. Antes no le firmaban tantos festejos por tener dos ojos o era por tener dos c……? en el país de los ciegos el tuerto es rey? Es curioso que en una temporada más larga para él que las precedentes no haya sufrido percance alguno, ¿tendrá algo que ver el diferente ganado lidiado?

Tras de Padilla aparecen Fandiño y Mora, únicos que superan los 50 festejos antes que aparezcan las figuras. Satisfacción por una parte y sospecha por otra. Sin haber llenado plaza alguna, los mentideros hablan de escasos honorarios, de ahí que hayan ocupado puestos que no han ocupado las figuras cotizadas. Son los que han subido en estos tiempos de crisis y alguna explicación. al margen de méritos, habrá que encontrarle.

Que Castella, El Cid, El Juli, Perera, Morante, Ponce o Manzanares no hayan llegado a esa cifra de 50 es la prueba de que las cosas no ruedan como debieran. Los festejos han descendido exageradamente y no hay dinero todos los días para quienes más lo exigen. Una reflexión muy seria hay que hacer porque, además, es sabido que incluso se han programado más festejos que los razonablemente adecuados en casi todas las ferias. Y es que de los 350 festejos aproximadamente celebrados en las plazas de mayor importancia, se podía prescindir fácilmente, dada la demanda, de un 25%, celebrándose unos 260, lo que dejaría más limitada todavía la actuación de los toreros.

Con este panorama, está claro que sobran corridas y toreros, aquí no hay tarta para tantos. Bajan los festejos y consecuentemente bajan las actuaciones de los toreros y sabemos que deberían bajar más, en un porcentaje obligado de otro 25%. Conclusión: el líder del escalafón debería sumar como mucho 56 festejos. De ese modo nos encontraríamos que los que han toreado 40 se quedarían en 30, los de 20 en 15 y así sucesivamente.

Dicho todo esto, de igual modo, las ganaderías tendrían que hacer lo propio y las cinco primeras en toros lidiados, Juan Pedro, Cuvillo, Garcigrande, Zalduendo y Alcurrucén empezar a vender para carne, en lugar de abastecer al por mayor el mercado. Una forma de limitar el negocio y también la sensación de aburridas colaboraciones, casi firmadas, de los toros con los toreros.

De esta reflexión, como digo a vuela pluma, podemos sacar enseñanzas positivas. No es posible vivir por más tiempo de espaldas a la realidad, hay que actuar. Hay que interesar a nuevos aficionados y si este tipo de ganado no aumenta la cuota de asistencia es que no interesa, no vende. Y si otros toreros y otros encastes han puesto de acuerdo a muchos aficionados, Castaño, Robleño, Urdiales, Victorino, Escolar, Miura… entre los hitos más destacados de la temporada, casi todo en Francia, urge que la reflexión se materialice en cambios.

Decíamos que la verdad vende y en esa dirección habrá que hacer las apuestas. Tenemos una base: Sabemos que el binomio figuras y toros de 'J.P.cugarzal' no valen para esa apuesta, no cotizan en bolsa como se necesita. Valen sus acciones para salir del paso, pero no nos llevan donde es debido. Urge tomar medidas a modo de rescate. ¿Y quién las toma? Aquí no hay elecciones. Me temo que nos espera más de lo mismo.
***
Opinión y toros