la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 30 de abril de 2013

AGUASCALIENTES: Sergio Flores triunfa a lo grande y Resurge el Payo / Por Jardinero de San Mateo


El Payo y Sergio Flores


¡HERMOSO SE DESPIDE EN SILENCIO, EL PAYO RESURGE Y SERGIO FLORES TRIUNFA EN GRANDE!

Jardinero de San Mateo

Aguascalientes, Ags. Causó polémica en los medios taurinos nacionales el hecho de que en la corrida del sábado pasado aparecieran dos figuras españolas y un mexicano. Esto debido a la falsa creencia de que la disposición en la capital de la República prevalece también en los Estados. No es así, sólo en la Ciudad de México no puede haber mayoría de extranjeros y nos parece que ese criterio imperante es equivocado, especialmente ahora, cuando ya no ruedan las temporadas como algunas pasadas en La México en que la baraja española era de primera y la nuestra tenía serias limitaciones y se basaba en dos, tres figuras que por repetidas cansaban y los demás no tenía lustre. Ahora, las circunstancias han cambiado, hay una generación de jóvenes hechos con el notable esfuerzo de TAUROMAGIA, la mayoría han ido escalansdo su sitio a base de valor, técnica y elaborado oficio con largas temporadas de aprendizaje en la península y que ahora pueden alternar orgullosamente con cualquiera y en cualquier lugar del mundo, llámense Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldivar, Diego Silveti, El Payo y empujando fuerte Sergio Flores y el propio Fermín Rivera. Su reto ahora es que sean incluidos en los grandes carteles en España (Madrid, Bilbao, Pamplona, Zaragoza) y Francia (Nimes). A Madrid irán algunos de ellos, incluido Joselito Adame, pero no en el número y en los carteles que les debiera corresponder en reciprocidad además a la eterna hospitalidad mexicana.
Ahora que tenemos la materia prima y felizmente en términos generosos y de alta calidad debemos impulsar a nuestros jóvenes, algunos de ellos apoderados por los propios españoles y vistos su arte y sus triunfos desde la barrera por los empresarios más poderosos de la península. Es tiempo entonces, al cerrar esta temporada, que nuestros jóvenes, unidos, hagan un frente para exigir más justicia en los carteles europeos y sudamericanos –espacio por ahora poco explorado- y poner freno también a ciertas figuras de dudosa procedencia que contrata la plaza México sólo por ser extranjeros, cerrando la puerta a los nuestros como sucedió con flagrante evidencia al no acartelar a Sergio Flores en este último invierno.

Pero vayamos a la 7ª de este serial que registró un lleno en sombra y más de media entrada en sol. Cerraba sus actuaciones en México, que sumaban 40, con 102 orejas y 10 rabos el estellés Pablo Hermoso de Mendoza. No fue ni remotamente una actuación notable. No sé si atribuible al cansancio de su espectáculo en tantos pueblos, a la sosería desigual de las dos reses de Bernaldo de Quirós o a su mala fortuna con el percal. ¿Acaso influyeron los generosos aplausos de sus presentaciones en Estados Unidos con un público bobo y desconocedor? (obviamente, objeto a quien mencionó que Estados Unidos tiene tradición taurina, como apareció en una publicación local), allí se dan charlotadas incruentas.

Con su 1°, “Shagal”, hubo esperanzas porque de salida mostró emotividad, el caballero se lució con “Gurú”, tanto por un cambio por los adentros como un par de poder a poder y con “Habanero” varias piruetas aplaudidas y banderillas a dos manos. Sin embargo, ya con “Pirata” falló con el rejón de muerte que dejó atrás y caído. Había aparecido también otro hermoso ejemplar de su cuadra, “Dalí”. Con el 4°, “Sorolla”, poco pudo lucir dado que la res acosaba poco y no respondía, salvo al último a los llamados de la grupa que valió le aplausos. Suerte desagradable fue el tomar los pitones del animal. Remató con un par a dos manos y volvió a pinchar, retirándose ante el silencio sepulcral de la concurrencia.

Octavio García “El Payo”, ahijado de Morante, se hizo del 2° “Consentido” de la vacada de El Junco, que como otros dos de sus hermanos fueron mulos muy complicados. Aquí se acostumbra dar refilonazos en vez de varas, así que salió libre de castigo, abúlico, hizo poco esfuerzo y como la res se aplomó procedió a la muerte primero con un bajonazo y luego con dos descabellos. Causó desconcierto esta primera parte de El Payo porque habíamos tenido la impresión, por su últimasactuaciónes en la México que se había sacudido de esos excesos que da el vapor del triunfo y llegaba a las plazas decidido a triunfar, como lo vimos indultando un toro en Morelia. Algo debió haber oído en el callejón porque con “Evangelista” salió más decidido, pese a que el toro era peligroso porque espiaba y era manso, pero decidió ponerle arrojo y quedarse quieto, mostrando una gran voluntad, torería y una evidente exposición que remató con dosantinas muy aplaudidas. Bejó la mano por la derecha, quieto y el público le respondió, advirtiendo que ya a estas horas el alcohol impregnaba alarmantemente los tendidos, los que clamaron por la famosa Pelea de Gallos” de la charanga. Dio manoletinas ajustadas y pinchó para luego cobrar una entera, tendida, que el generoso juez premió con una oreja.

Otra suerte corrió el de Tlaxcala, Sergio Flores, con su 1°, un novillín infumable, “BaayBaay”, con el que no pudo lucirse con la capa y recibió sólo un rayón, un descuido le provocó un trompicón que sólo le rompió la taleguilla del terno espuma de mar. Mostró su pundonor pero falló gravemente con el acero, dando cuatro pinchazos y matando al fin de una entera para aplausitos de los amigos. El 6°, “Mi Fer”, rascaba y atropellaba descompuesto pero el joven mostró sus avances, primero con unos doblones y otros pases por la derecha muy baja y de muy buen trazo, debidamente rematados. Mostró su torería- Era de esperarse la música y llegó, no sé si como interrupción o como alegría pero aquí se acostumbra, sin ton ni son. Remató con bernadinas y se perfiló en todo lo alto para lograr una magnífica estocada de efectos inmediatos. El del biombo exageró y concedió dos orejas y salió en hombro en el júbilo de los feriantes

Pues bien, el caballero navarro se despidió de la temporada americana mostrando sus formidables cabalgaduras y su alta escuela, pero sin abrochar el éxito ante un público casi indiferente. El Payo mostró sus dos caras, la que hay que olvidar y la del torero riñonudo y artista que busca hambriento el triunfo y Sergio Flores, el triunfador, mostró lo enterado y avanzado que está en el oficio y lo urgido que está por entrar en buenos carteles en donde el toro -toro sea corrido. Esperamos magníficos resultados en su campaña española.

Mañana repiten, como en Tlaxcala por primera vez, los que este escribidor ha bautizado “Los Tres Mosqueteros de Hoy”, Saldivar, Sánchez, Silveti.con la vacada estrella de Begoña. Debemos ver cosas grandes.!