la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 29 de diciembre de 2013

Gracias, Rajoy: "¡Los nuestros a la calle, los vuestros al hoyo!" (ETA a sus víctimas)





"Los nuestros a la calle, los vuestros en el hoyo". Así recibieron los proetarras a las víctimas en Éibar, poco antes de conocer el comunicado | AVT

SIN ARREPENTIMIENTO NI ENTREGA DE ARMAS
Se mofan de las víctimas con las excarcelaciones que exige ETA
  • ETA busca que continúe la suelta de etarras. En la calle, los suyos insultan a las víctimas: "¡Los nuestros a la calle, los vuestros al hoyo!".
Luis F. Quintero
2013-12-29.- Pese al optimismo con el que algunos han recibido el comunicado emitido este sábado por la banda terrorista ETA -El País habla directamente de que "los presos de ETA se rinden a la ley-", las palabras de los asesinos no se apartan, ni un milímetro, de sus tradicionales exigencias. Incluso emplean su habitual retórica para equiparar a víctimas y asesinos, denunciar torturas, acusar a los estados español y francés de acosarles con el sistema carcelario o vulnerar los derechos humanos.

La particular 'hoja de ruta de ETA', mantenida durante tanto tiempo, tiene en la salida de los terroristas en prisión a la calle una de sus principales reivindicaciones. La llamada vía
Nanclares, el caso Bolinaga y el reciente boquete abierto por la derogación de la doctrina Parot -una auténtica amnistía encubierta-, avanza en ese compromiso exigido por los asesinos al Gobierno. Una exigencia que llegó al buzón de Moncloa cuando Zapatero negociaba con la banda y que parece seguir a pies juntillas el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con su cumplimiento a contrarreloj de la excarcelación de decenas de presos de ETA merced a una sentencia, la del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que dice no compartir pero que se siente obligado a ejecutar en tiempo récord, pese a que los propios expertos legales advierten de que España no está obligada a ejecutar la sentencia, y menos en tan corto espacio de tiempo.


El pacto de la vergüenza