la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 31 de marzo de 2014

Tendría que estar prohibido pitar a Cristiano / Juan Manuel Rodríguez


"...De la esquizofrenia que sufre un sector (no me atrevo a decir si importante o no) de madridistas puede dar una idea más o menos aproximada el hecho de que ayer Cristiano fuera pitado tras abusar de la suerte del regate y no pasarle el balón a Morata..."

Tendría que estar prohibido pitar a Cristiano

30 de Marzo de 2014  
El último gilidebate consiste en dilucidar quién tiene galones para tal cosa y quien para tal otra. Como en el cole. Me produce especial satisfacción comprobar cómo hoy se le otorgan al fin a Cristiano los galones de Teniente General que le fueron negados nada más aterrizar en España. Como les sucedió antes a Figo, Beckham, Zidane o Ronaldo, por poner sólo los ejemplos más recientes, también Cristiano tuvo que sufrir en carne propia los rigores del virus del mal llamado "fichaje galáctico" del Madrid. A todos sin excepción se les faltó gravemente al respeto, de todos se dijo que no valían e incluso de uno de ellos se afirmó que llegaba al Real para vender camisetas cuando había sido cien veces internacional con Inglaterra, país que algo debe saber de esto. Hoy, cuando ya ha transcurrido un lustro desde su presentación, a Cristiano se le reconocen sus méritos, que son casi todos, para liderar a este equipo tanto dentro como fuera del campo, pero como hubo quienes se tiraron tres años negándole el pan y la sal parece como si pretendieran pagar de repente todas sus culpas pasándose de uno de los extremos al otro y ahora resulte que Bale, que es al jugador al que se le enfrenta falsariamente, deba pedirle permiso incluso para hacer aguas menores.

De la esquizofrenia que sufre un sector (no me atrevo a decir si importante o no) de madridistas puede dar una idea más o menos aproximada el hecho de que ayer Cristiano fuera pitado tras abusar de la suerte del regate y no pasarle el balón a Morata. Pitarle a Cristiano en el estadio Santiago Bernabéu debería estar prohibido por los estatutos del club. Lo digo en serio. Pitarle una vez, mil euros de multa; dos, tres mil; tres, retirada del carné. Así como suena. Hay cientos de miles de aficionados madridistas que estarían encantados de aplaudir a rabiar a Cristiano cuando falla (porque hacerlo cuando acierta está al alcance de cualquiera) pero no pueden porque el cupo de abonados está cerrado. El lamentable aburguesamiento de la afición madridista fue otro de los asuntos espinosos que pretendió acometer en su día el ambicioso José Mourinho pero incluso él acabó desistiendo de tan ingrata e impopular tarea. Mou quiso convertir el Bernabéu en un infierno para el rival pero cada vez que osó sugerir que uno de los problemas del club podía consistir en el estado de adormecimiento y sopor con el que muchos aficionados acudían al campo se encontraba con uno o varios miembros de la Oficina de Información Diplomática que cortaban de raíz sus expectativas respondiéndole eso de que "el público siempre tiene razón". Pues no, no siempre la tiene, cuando pita a Cristiano no.

Por lo demás no hubo nada nuevo bajo el sol en los partidos disputados ayer por los tres equipos que siguen luchando por la Liga: el Atlético sacó adelante un encuentro dificilísimo en San Mamés y el Barcelona se impuso al Espanyol en Cornellá-El Prat gracias a un penalti cometido por claras manos de Javi López dentro del área pero precedido por otra mano también clara de Neymar. El equipo de Aguirre tuvo sus opciones de llevarse el partido hasta esa jugada pero luego se hundió. El Tata Martino y yo tenemos opiniones diferentes sobre qué es triste y qué no lo es. A él le parece triste que se hable de un arbitraje que volvió a favorecer a su equipo por enésima vez y a mí sin embargo me parece triste que el entrenador del Barcelona nos vacile con la agresión de Busquets sobre Pepe. Y más triste aún que eso es que el propio Busquets saliera anoche, mal y tarde, a contarnos el chiste malo de que nunca se le pasó por la cabeza pisar al defensa central del Real Madrid y que si lo hubiera hecho tendría la marca de un 45 de pie. Los valores, el seny y el fair play.