la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 30 de agosto de 2014

Del Bosque se hace el sueco / por Juan Manuel Rodríguez



"...Si en Brasil todo fue miel sobre hojuelas, ¿a santo de qué "cortar" ahora de repente a ocho mundialistas? ¿Y por qué han tenido que ser Xavi y Xabi quienes dieran el primer paso anunciando su retirada de la selección? ¿Estaban bien en junio y en agosto están de repente mal?... "

Del Bosque se hace el sueco


29 de Agosto de 2014.- 
Vicente del Bosque sigue atrincherándose en la edad de algunos jugadores que acudieron al Mundial de Brasil para justificar su propio fracaso y continúa tomándonos a los demás por borregos. Yo, que no soy Nostradamus, ya anticipé aquí mismo lo que iba a suceder: convocatoria bienqueda y cobarde para Brasil (aún a sabiendas de que había llegado el momento de hacer cambios profundos) seguida de desastre deportivo y, al final, renovación en la primera lista posterior a la debacle. Y así ha sucedido. Que no, señor seleccionador, que no; que a mí, como a usted, me da igual los años que tenga este o aquel jugador; que nadie habló nunca de la edad sino del estado de forma. Usted no llevó a los que estaban mejor en aquel momento sino a los de siempre para no molestar, quiso homenajear a una generación gloriosa de futbolistas y utilizó el Mundial como agradecimiento por lo servicios prestados en el pasado.

Usted, Del Bosque, hizo lo fácil, lo menos traumático, lo sencillito, el pase en horizontal y sin arriesgar: si le salía bien la jugada se apuntaría el tanto y si, como desafortunadamente ha sido, nos estrellábamos apelaría a los galones conquistados en otros campeonatos: ventajismo puro y duro. Si en Brasil todo fue miel sobre hojuelas, ¿a santo de qué "cortar" ahora de repente a ocho mundialistas? ¿Y por qué han tenido que ser Xavi y Xabi quienes dieran el primer paso anunciando su retirada de la selección? ¿Estaban bien en junio y en agosto están de repente mal?... La lista que ha dado usted hoy se parece probablemente más a la que debió dar pensando en el Mundial, con la diferencia de que hoy tiene justificación en la debacle de Brasil para hacer la selección que no se atrevió a hacer entonces. No nos tome más el pelo, por favor. No insulte nuestra inteligencia.

Estoy empachado de falsa modestia, frases huecas y apelaciones a la paz en el mundo. Señor Del Bosque: si cree de verdad que hay entrenadores detrás que lo harían mucho mejor que usted, váyase, haga la maleta, déjeles paso. Si no, cállese, no diga nada. Vale, de acuerdo, no dimita, siga ahí como un empleado leal a Angel María Villar; siga ahí pero no se burle más de nosotros. Leo con cierta estupefacción los titulares de algunos medios acerca de la lista de Vicente del Bosque: ¿Revolución?... No puede haber revolución comandada por el causante del desastre brasileño. Ojalá le vayan bien las cosas a España con estos nuevos jugadores porque la actitud acomodaticia de Del Bosque ha colocado en un callejón sin salida a la selección nacional y al menor error, a la mínima incidencia, los mismos que ahora le masajean los pies estarán exigiendo su dimisión. Hágase usted el sueco mientras se lo permitan sus jefes pero no nos tome más el pelo.