la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 30 de agosto de 2014

En la muerte de Arturo Beltrán / por J. A. del Moral



"...Su obra ahí queda, reflejada sobre todo en la cubrición de la plaza de La Misericordia en Zaragoza, su tierra natal, que llevó a cabo contra viento y marea e incluso bajo el fuego de muchas críticas por parte de esa prensa que se vende al mejor postor..."

En la muerte de Arturo Beltrán
  • Arturo también fue uno de los que más contribuyeron a construir la nueva gran plaza, también cubierta, de Vista Alegre en Carabanchel (Madrid).
No por esperada, nos ha dolido en el alma la muerte de Arturo Beltrán tras larga enfermedad. Arturo fue y seguirá siéndolo en el recuerdo un irrepetible romántico de La Fiesta y un amigo de los que yo llamo donantes universales. Su generosidad sin ninguna clase de límites, le llevó a ser un mecenas del toreo en todos los aspectos. Su obra ahí queda, reflejada sobre todo en la cubrición de la plaza de La Misericordia en Zaragoza, su tierra natal, que llevó a cabo contra viento y marea e incluso bajo el fuego de muchas críticas por parte de esa prensa que se vende al mejor postor. Todavía vive quien con más saña intentó impedir que se cubriera esa plaza. Cubierta que propició un espectacular subidón de la Feria de El Pilar porque, antes de que se protegiera la plaza de la adversa climatología que allí era tantas veces un más que serio impedimento para que la lidia de llevara a cabo sin los problemas que acarrean el viento, la lluvia y el frío, tales aspectos climatológicos fueron empobreciendo la calidad de los carteles porque la mayoría de las figuras se resistían en actuar en la última gran cumbre de la temporada. Arturo también fue uno de los que más contribuyeron a construir la nueva gran plaza, también cubierta, de Vista Alegre en Carabanchel (Madrid).

Pero en los aspectos más íntimamente personales, sus almuerzos en los bajos de su restaurante y de su vivienda en Zaragoza durante los Pilares, y los que posteriormente organizó en su palacete de la calle de Serrano en Madrid, nadie de los muchísimos que tuvimos la ocasión de ser invitados, jamás los olvidaremos.

Descanse en paz este señor de señores. Mi pésame más sentido a toda su familia y a todos sus amigos más íntimos.