la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 31 de diciembre de 2014

El toreo ninguneado en Cali / Por Jorge Arturo Díaz Reyes



"...En esta edición 2014 se lo han asestado a Diego Ventura, el rejoneador, de los dos, que anduvo más “cumplidor”. Pero es evidente que lo han hecho, más que para lambonear al portugués, para ignorar a todos los demás matadores a pie y negárselo a su real ganador (por cuarta vez) Luis Bolívar. Quien lo mereció con tres grades faenas, una de ellas rematada, recibiendo, con la mejor estocada del ciclo..."

El toreo ninguneado en Cali


Por Jorge Arturo Díaz Reyes 
31 de diciembre del 2014
No conozco los jurados del trofeo Señor de los Cristales. Ni quiero conocerlos. No firman. No dan la cara. Serán seguramente “notables” aficionados, periodistas quizás, taurineros vocacionales, o todas las anteriores. Me importa un pito qué sean.

Pero lo que vienen haciendo los últimos años con la asignación del premio, que lleva el nombre de Jesucristo, y el emblema de la ciudad es blasfemo, ignominioso e insultante.

En esta edición 2014 se lo han asestado a Diego Ventura, el rejoneador, de los dos, que anduvo más “cumplidor”. Pero es evidente que lo han hecho, más que para lambonear al portugués, para ignorar a todos los demás matadores a pie y negárselo a su real ganador (por cuarta vez)Luis Bolívar. Quien lo mereció con tres grades faenas, una de ellas rematada, recibiendo, con la mejor estocada del ciclo.

El desacreditado galardón que manejan estos ocultos personajes como su real gana les dicta, cambiando cada año las condiciones del juego a conveniencia, lo han otorgado por mucho tiempo, indistintamente a la mejor faena y la mejor actuación de conjunto en la feria. Según les nazca

Casi siempre a matadores de a pie, la versión clásica, la de Ronda, la de la tauromaquia que no enfrenta toros desmochados, y que los mata cara a cara en condiciones de igualdad, uno contra uno. Para las otras categorías, también validas; novilleros, picadores, banderilleros y por supuesto rejoneadores, hay otros premios especiales.

Pero desde hace dos años cuando se lo endilgaron a Pablo Hermoso (para que volviera), usan el criterio de meterlos a todos en el mismo sombrero y seleccionar a gusto. Un exabrupto inmenso que desnuda la ignorancia del jurado, su maniobrerismo y desvergüenza. Cada triunfador debería ser premiado en su categoría. Lo contrario es como dar el balón de oro de la FIFA a un basquetbolista.

Esta inventada revoltura de peras con manzanas, en la que se basa la decisión absurda, no le agrega un ápice de gloría al extraordinario jinete, a quien, si necesitaban, le podrían haber asignado uno con la debida aclaración “mejor rejoneador”, pero sí ofende al espada despojado y a los otros ninguneados.

Según van las cosas, llegará el momento en que ganar el Señor de los Cristales será peor que no ganarlo. Como decía “El Gallo” refiriéndose a las orejas regaladas en una gran ciudad española (todavía), donde han prohibido la fiesta.