la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 24 de enero de 2015

ASALTO AL PODER… DE NUEVO / por Antolín Castro



"...El pasado año, con un más selectivo grupo, se intentó un golpe de mano, en cuyo objetivo estaba Sevilla y su feria en primer plano. Un intento de cambiar las cosas de forma radical y que la empresa Pagés dejara de serlo. En el intento, del que nunca hubo una explicación ni clara ni convincente, se pretendía imponer a los maestrantes, dueños de la plaza, la llegada de una nueva empresa… mexicana para más señas..."


ASALTO AL PODER… DE NUEVO
  • tras de esas expectativas y declaraciones, es la seguridad de que se darán muchos ‘Festivales del Toreo’, como se hace con los de música por todo el mundo, donde se procure, y se desee, que los asistentes acudan solo con ganas de divertirse.

Ganar poder forma parte de la ambición humana en cualquiera de los campos en los que se quiera profundizar; nada nuevo evidentemente, pero en el mundo del toro se ha convertido en una constante reciente. Tuvimos un G10 que en su esencia quería controlar, asumir el poder del mundo del toro. Esa era la finalidad de la asociación que hizo agua inmediatamente, y por todos lados, debido a que en sus inicios los asociados lo cubrieron con varias capas de buenismo y, finalmente, se fue viendo que aquel voluntarismo inocente era la tapadera del asalto que se pretendía. Se sintieron engañados unos, frustrados otros por no lograr sus fines y se fue al carajo el invento.

El pasado año, con un más selectivo grupo, se intentó un golpe de mano, en cuyo objetivo estaba Sevilla y su feria en primer plano. Un intento de cambiar las cosas de forma radical y que la empresa Pagés dejara de serlo. En el intento, del que nunca hubo una explicación ni clara ni convincente, se pretendía imponer a los maestrantes, dueños de la plaza, la llegada de una nueva empresa… mexicana para más señas. Así eran los rumores y de ello nos hicimos eco en aquel enero de 2014 con un artículo llamado ‘Asalto al poder’.

Aquello no terminó de salir bien. Yo estoy convencido de que al no exponer con claridad los objetivos y los medios a utilizar, demasiados tapujos y falta de transparencia, se liaron los toreros que participaban en el asalto. Sobra cinismo exponiendo una serie de excusas y divagaciones sobre el verdadero interés que les mueve, de ahí que nada fructifique, porque está hecho desde el que parezca lo que de verdad no es. Vamos, como en el toreo se hace cuando se echa la pierna atrás y se torea con el pico. Los mismos trucos y las mismas ventajas en los asuntos y proyectos económicos y empresariales, ni tienen hondura ni profundidad. En resumen, como en el toreo, son la nada.

Ahora llega un nuevo asalto al poder. A diferencia de los anteriores, los toreros solo participan en la retaguardia. La recién creada FIT, Fusión Internacional Taurina, tiene mejor definida sus aspiraciones, aunque también lo encubran con romanticismo. Se unen para cobrar un pedazo de la tarta, una gran porción, que les permita mejorar la cuenta de resultados. Ahora sí hay cabezas acostumbradas y educadas en el negocio taurino, hay capital económico para soportar las mareas y tensiones, y están a cubierto todos los frentes que le dan vida al negocio del mundo del toro.

Empresarios, ganaderos, apoderados, plazas, toreros, dinero… un asalto al poder en toda regla. Con toda esa fuerza va a ser difícil que fracase el proyecto, su proyecto, ese que el poder les concede. La misma empresa mexicana que estaba en las apuestas del pasado año, está ahora en este ya definido. Un gran empresario, de múltiples actividades, no es un romántico por definición y tampoco juega a perdedor, ni da puntada sin hilo. Tener ese poder de medios, y colaboración en Europa, le permite ampliar el campo de las opciones de futuro que se puedan plantear.

La última noticia es que Alejandro Talavante, al que apoderan, forma parte del proyecto mexicano, una apuesta con una figura, a la que hay que añadir a Morante, cuya conexión con la empresa mexicana ya era un hecho. Simón Casas aportará los suyos y entre todos crearán ‘arte y'... para hacer viable un proyecto que les une por amor... a la parte de la Fiesta que deja dividendos, naturalmente.

No es censurable que las empresas generen proyectos y que éstos sean con beneficios, es mucho peor lo contrario, pero no se ve por ningún lado el altruismo puro y vocacional por defender la esencia de la Fiesta Brava. Para empezar, del toro se habla muy poco y lo que se habla de los aficionados es para intentar erradicar a los que por su integridad se muestren exigentes. Olvidan que Toro y Afición, siempre han sido y son los pilares de la Fiesta

Así que lo que queda, tras de esas expectativas y declaraciones, es la seguridad de que se darán muchos ‘Festivales del Toreo’, como se hace con los de música por todo el mundo, donde se procure, y se desee, que los asistentes acudan solo con ganas de divertirse. Sinceramente, nos parece un asalto al poder… de nuevo. 

***