la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 15 de enero de 2015

El circo de la ouija: ¿hay alguna neurona viva por ahí? / Juan Manuel Rodríguez




"...supongo habrán asistido al circo entre indignados y perplejos, ha decidido organizar el diario As: "¿Hay alguien ahí?"... "Sí"... "¿Eres Juanito?"... "Sí"... "¿Remontaremos ante el Atleti?... "Sí"... "¿Te atreves a dar un resultado?"... "Tres a cero"..."


El circo de la ouija: ¿hay alguna neurona viva por ahí?  

15 de Enero de 2015 
El otro día se puso en contacto conmigo Lolino para saber dónde podía mandarme su libroJuanito, sus 141 días como entrenador. La verdad es que me hizo mucha ilusión que se acordara de mí porque no nos conocemos personalmente, y estuvimos charlando sobre Juan vía redes sociales. El testimonio de Lolino sobre el Juanito entrenador es fundamental puesto que fue su preparador físico en el Mérida; también lo es su opinión sobre el Juanito persona ya que le conoció y sabe mucho mejor que otros que no lo hicieron o lo hicieron de refilón cómo era y qué pensaba aquel ilustre fuengiroleño. Le dije a Lolino que cuando yo era un chaval llevaba la carpeta forrada con fotos de Juanito, hasta el punto que me decían si estaba enamorado de él; y me emocionó que me dijera que yo tenía algo de Juanito, aunque no sea cierto y no le llegue por supuesto ni a la suela de los zapatos.

De la peculiaridad de Juan habla mejor que cualquier otra cosa el hecho de que, transcurridos más de veinte años desde su muerte, la afición del estadio Santiago Bernabéu aún siga coreando su nombre en el minuto 7 de cada partido: "¡Illa, illa, illa, Juanito maravilla!"... Viene todo esto a colación porque hoy me he dado de bruces (y es literal puesto que nada más levantarme de la cama tenía el teléfono móvil lleno de mensajes y de whatsapps) con el desafortunado show que, a expensas de Juanito, que lleva tiempo muerto, y también de sus hijos, que supongo habrán asistido al circo entre indignados y perplejos, ha decidido organizar el diario As: "¿Hay alguien ahí?"... "Sí"... "¿Eres Juanito?"... "Sí"... "¿Remontaremos ante el Atleti?... "Sí"... "¿Te atreves a dar un resultado?"... "Tres a cero"...

Y yo me pregunto: ¿Hay alguna neurona ahí? Y, de ser cierto que efectivamente hay alguna, ¿se puede saber a quién pertenece exactamente? ¿Y por qué dicha neurona no levantó la mano y exigió respeto hacia la figura de uno de los futbolistas más importantes a lo largo de la historia del Real Madrid?... ¿Sesión de espiritismo? ¿Euforia tras escucharle? ¿Si Juanito lo dice es que va a ser así? ¿Juanito les aseguró que ganarán por 3-0?... En serio, ¿hasta dónde piensa llegar el periodismo deportivo en este país?... Dejad en paz de una puñetera vez a Juan Gómez. Estoy convencido de que, si él pudiera, os estamparía la güija en la cabeza. Y únicamente enfocado este bochornoso asunto desde la infinita bondad y la generosidad de corazón que les supongo a los tres puede interpretarse que Juan David, Roberto o Jennifer, sus hijos, no lo hayan hecho ya a estas horas de la tarde. De la nada, en fin, hemos llegado a la más absoluta de las miserias. Más bajo no se puede caer. O a lo mejor sí.