la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 15 de enero de 2015

¿Qué haces tú? / por Rafael Comino Delgado



Pues bien, creo que ha llegado el momento de empezar la lucha para salvar la Fiesta y poder seguir disfrutando de ese arte inconmensurable que es el Toreo, sin permitir que cualquier día llegue un político intelectualmente muy mediocre, disfrazo de animalista con pocos escrúpulos, al que solo le interesan los votos, el poder y el enriquecimiento rápido, con mente liberticida, totalitaria (una cosa así como eran Stalin, Lenin y Hitler, quienes ostentan el honor de haber sido los tres más grandes criminales de la Historia, curiosamente animalistas destacados) y lo prohíba.

¿Qué haces tú?


Rafael Comino Delgado
Que la Fiesta de los Toros está seriamente amenazada, que los políticos lo que quieren es la foto en el callejón con el torero de turno, del que han recibido un brindis, pero de apoyar nada, que los profesionales están desunidos, que los enemigos están dentro, etc. Estos comentarios los oímos y los hacemos a diario todos, y a renglón seguido, también todos, hablamos de formulas mágicas que lo arreglarían en 24 horas, pero me pregunto a mi mismo y a todos los taurinos, que somos los que tenemos el problema, ¿qué haces tu realmente para resolverlo? Detente unos minutos y contéstame con sinceridad lo que has hecho y sigues haciendo en apoyo del Toreo. 
Muy probablemente la mayoría de las respuestas serán: nada o casi nada. Algunos dirán, hombre yo voy a los toros siempre que puedo, que son un par de veces en las fiestas del lugar, también veo, por Canal plus, dos o tres corridas de San Isidro en casa de un amigo o en un bar cercano. ¡Ah! y también fui cuando la reaparición de José Tomás. 
Otros tal vez digan, yo tengo el Canal plus en casa, pero es pirata porque un amigo, experto en estas cosas, me lo ha puesto; algún otro podría decir que va a cuatro o cinco corridas cada año, invitado al palco de Canal plus (donde de camino le hacen publicidad gratis de su nuevo disco o proyecto de película, aunque luego ante sus fans dice que es anti-taurino).

Pues bien, creo que ha llegado el momento de empezar la lucha para salvar la Fiesta y poder seguir disfrutando de ese arte inconmensurable que es el Toreo, sin permitir que cualquier día llegue un político intelectualmente muy mediocre, disfrazo de animalista con pocos escrúpulos, al que solo le interesan los votos, el poder y el enriquecimiento rápido, con mente liberticida, totalitaria (una cosa así como eran Stalin, Lenin y Hitler, quienes ostentan el honor de haber sido los tres más grandes criminales de la Historia, curiosamente animalistas destacados) y lo prohíba.

¡Menos decir que todo está muy mal y más arrimar el hombro! porque, insisto, el problema lo tenemos los taurinos y nosotros hemos de resolverlo. ¿Como?: Pues miren yo pienso que “ante cualquier adversidad buscar disculpas y lamentarse no vale para nada, lo que vales es actuar y lograr, siempre con verdad y honestidad” y desde luego “no hay adversidad imposible de superar con una irreductible voluntad de triunfar”. Por tanto manos a la obra. Los problemas se resuelven trabajando.

Los profesionales dando verdad y calidad a precios asequibles, para lo cual todos deben apretarse el cinturón porque el pastel es ahora más pequeño; caben a menos. Si alguno quiere llevarse más de lo que le corresponde puede que hoy coma más pero mañana, con seguridad, no comerá. Las propiedades de las plazas (ayuntamientos, diputaciones, etc.) que hagan unos pliegos sensatos, por personas expertas; ya esta bien de que un concejal, profano en estos temas, confeccione pliegos disparatados.

Todos, profesionales y aficionados, tenemos la obligación de enseñar, difundir, apoyar y defender la Fiesta y sus valores, empezando por nuestro círculo de familiares y amigos. Impulsar y acudir a cuantos actos culturales taurinos podamos, aunque ello signifique un esfuerzo. Acudir a las plazas de toros cuantas veces nos sea posible, aunque suponga un esfuerzo. Si hay que salir a manifestarse a favor de la Fiesta se sale, porque los enemigos son muy activos. Ante los ataques, vengan de donde vengan, responder con máxima energía, siempre dentro de la ley.

A nuestro favor tenemos: la razón es nuestra, somos más y mejores, perseverancia inasequible al desaliento y estar unidos sin fisuras (esto es difícil pero hay que conseguirlo, nos mucho en ello).