la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 17 de enero de 2015

VENEZUELA: TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA ESTUPIDEZ / por Fortunato González Cruz



"...pudiera ser que lo que nos pasa a los venezolanos es que mediante algún artilugio inventado en las “salas situacionales” que pudiera ser en el pajarito bembón del billete de 100 bolívares o en el cachicamo grandote del de 5, nos inocularon el virus ATCV-1, el virus de la estupidez, y ello explica que hayamos aguantado 15 años de estupideces e imbecilidades y sigamos en lo mismo. Es que no encuentro otra explicación racional...

TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA ESTUPIDEZ
  • En la prensa nacional y tomo nota del diario El Universal (jueves 27 de noviembre 2014) se publicó una nota bajo el título ¿Sabía que existe el virus de la estupidez? que informa sobre el inesperadamente hallazgo de ATCV-1 (clorovirus)

Fortunato González Cruz**
Entre mis lecturas favoritas están los libros del filósofo español José Antonio Marina que tiene un libro titulado “La inteligencia fracasada. Teoría y práctica de la estupidez” Dice el autor que existen fracasos de la inteligencia individual, sujetos incapaces de solucionar sus problemas vitales, que se perjudican a sí mismos o a los demás, a pesar de no tener ninguna deficiencia ni patología mental grave. Pero también tenemos los fracasos de la inteligencia compartida. Las sociedades pueden ser inteligentes o estúpidas según sus modos de vida, los valores aceptados, las instituciones o las metas que se propongan. 

En la prensa nacional y tomo nota del diario El Universal (jueves 27 de noviembre 2014) se publicó una nota bajo el título ¿Sabía que existe el virus de la estupidez? que informa sobre el inesperadamente hallazgo de ATCV-1 (clorovirus) que se asocia con una disminución modesta, pero medible, en el funcionamiento cognitivo de las personas. El estudio de científicos de las universidades estadounidenses Johns Hopkins y Nebraska midieron las capacidades cognitivas de individuos. Según los resultados, las personas que portaban el virus mostraban un coeficiente intelectual más bajo que el de los participantes libres de este agente. Además, presentaban alteraciones en su capacidad de discernimiento, menor conciencia espacial y problemas de atención. Con el fin de corroborar los resultados, los científicos hicieron el experimento de inocular el clorovirus en el tracto intestinal de ratones de 9 a 11 semanas de edad. Concluyeron que los animales que habían sido infectados tuvieron menos habilidades cognitivas, memoria de reconocimiento y capacidad motriz, que los demás.

Entonces, pudiera ser que lo que nos pasa a los venezolanos es que mediante algún artilugio inventado en las “salas situacionales” que pudiera ser en el pajarito bembón del billete de 100 bolívares o en el cachicamo grandote del de 5, nos inocularon el virus ATCV-1, el virus de la estupidez, y ello explica que hayamos aguantado 15 años de estupideces e imbecilidades y sigamos en lo mismo. Es que no encuentro otra explicación racional.

**
**Fortunato González, es Catedratico de la U.L.A. de Mérida-Venezuela / Miembro de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales / Fundador y Director de la Cátedra de Tauromaquia "G. Briceño Ferrigni" de la U.L.A.