la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 30 de enero de 2015

¡Un altísimo honor, Don Fernando! / por Rafael Comino Delgado



"...Sin embargo su Majestad el Emperador se equivoca al afirmar que “ningún Rey de España puede carecer de españolía, respeto y amor por nuestra Fiesta Nacional”, o tal vez al hacer tal afirmación está expresando su deseo más que la realidad..."

Enlaces relacionados:


¡Un altísimo honor, Don Fernando!


Rafael Comino Delgado
A decir verdad, cuando envié la carta a su Majestad el Rey Don Felipe VI, no esperaba yo que me contestase, aunque creo que él lo desearía, pero probablemente sus asesores le recomendarán que no lo haga. Menos aún esperaba que me contestara el gran Emperador Carlos I de España y V de Alemania, a pesar de que allá en ultratumba están ampliamente informados de cuanto acaece aquí en la Tierra, y más ahora que Internet llega a todas partes, incluso al más allá, donde pueden leer el Blog Deltoroalinfinito (lo que está ocurriendo en España seguro que le tiene bastante enojado). Pero hete aquí que mi colega y amigo el doctor Don Fernando Claramunt, me ha hecho el altísimo honor de ingeniosamente, por boca de gran emperador, contestar a dicha carta.

Querido amigo Don Fernando, como todo, los tiempos cambian y con ellos las personas; cambia la forma de ser y pensar, cambian los valores e incluso los conceptos, y no siempre lo hacen para bien, algunas veces lo hacen para mal, y otras pueden hacerlo para peor que mal.

Amigo mío, tú y yo sabemos que los valores que rigen y enaltecen el Toreo son verdad, dignidad, ética, seriedad y respeto, pero también sabemos que en la España actual estos valores cotizan muy a la baja, se desconocen o se ignoran, mientras que los valores contrapuestos están en auge. 

Como me dice el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, la Fiesta de los Toros es invento español, y yo digo que nació gracias a la genialidad, valentía, verdad y romanticismo de unos hombres españoles que decidieron ponerse delante de un toro bravo, jugándose la vida, para expresar su sentimiento torero, su arte. Arte del que ahora unos cuantos indocumentados, autodenominados progresistas, dicen avergonzarse y quieren prohibir.

Sin embargo su Majestad el Emperador se equivoca al afirmar que “ningún Rey de España puede carecer de españolía, respeto y amor por nuestra Fiesta Nacional”, o tal vez al hacer tal afirmación está expresando su deseo más que la realidad.

Comprendo que quiera tranquilizarme, como buen Emperador, afirmando que “no entiende mi preocupación por la falta de afición de nuestros Reyes a los Toros”, pero si realmente cree que no hay motivo para tal preocupación es que su información no está actualizada; quizás no sabe que Don Juan Carlos I ya abdicó.

Querido Don Fernando, tu calidad como persona, tu categoría intelectual, tu caballerosidad, tu amabilidad (virtudes estas tampoco muy valoradas en nuestros días) hacen que te agradezca y aprecie en lo que vale la carta que me envías; la conservaré como oro en paño.

Espero que la temporada taurina empiece en Valdemorillo con éxito para todos los participantes, y que con éxito continúe en toda España y orbe taurino en general. ¡Falta hace!

Cuando vaya por la Corte (Madrid) procuraré saludarte. Tal vez nos podamos ver por San Isidro en las Ventas.

Que Dios te guarde muchos años, disfrutando de la vida en general, y en particular de nuestra Fiesta Nacional.

Un abrazo amigo mío.