la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 31 de agosto de 2015

Linares: Magisterio de Ponce sin espada.




"...El toreo en la tarde llevó la firma de Enrique Ponce. El maestro de Chiva realizó una exhibición de sapiencia, inteligencia y el más puro sentido de la estética ante un toro, el cuarto, al que fue haciendo poco a poco, consintiéndolo y obligándolo, toreando siempre a su aire, y con el que, de repente, surgió la magia..."

  • Enrique Ponce hizo una faena maestra al cuarto toro, pero pinchó y perdió un triunfo clamoroso. Cortó una oreja, al igual que Alejandro Talavante.
  • Morante de la Puebla sorteó dos toros que apenas le dieron opciones para desarrollar su tauromaquia.

Magisterio de Ponce sin espada en Linares
Ideal
El diestro Enrique Ponce fue el gran protagonista de la corrida de toros celebrada este domingo en Linares (Jáen), donde cortó una oreja, al igual que Alejandro Talavante, y firmó una faena sublime al cuarto toro de la tarde, en el que perdió los trofeos por culpa de la espada.

El toreo en la tarde llevó la firma de Enrique Ponce. El maestro de Chiva realizó una exhibición de sapiencia, inteligencia y el más puro sentido de la estética ante un toro, el cuarto, al que fue haciendo poco a poco, consintiéndolo y obligándolo, toreando siempre a su aire, y con el que, de repente, surgió la magia.

El toro, totalmente afianzado, empezó a embestir y Ponce lo cuajó de cabo a rabo en una faena de mucha belleza. El trazo de los muletazos, auténticas pinceladas; y los tendidos linarenses, un clamor, que se entregaron más todavía en las poncinas finales. Tenía la Puerta Grande en su mano, pero su espada, su mala espada, se la acabaría cerrando, dejando todo en una clamorosa vuelta al ruedo.

La oreja la cortó Ponce en el que abrió plaza, por una faena también de enfermero y pasajes, asimismo, plásticos y bonitos.

FICHA DEL FESTEJO

Toros de Zalduendo, pobres de presentación, terciados, muy bajos de raza y faltos también de fortaleza, de juego, en general, muy deslucido.

Enrique Ponce, oreja y vuelta al ruedo tras aviso.
José Antonio "Morante de la Puebla", ovación tras aviso y ovación.
Alejandro Talavante, oreja tras aviso y ovación.
La plaza registró tres cuartos de entrada en los tendidos.

Talavante fue el otro torero en "tocar pelo" hoy en Linares, por San Agustín. Lo hizo frente al tercero de corrida, un animal muy soso y apagado, al que se impuso a base de intentarlo insistentemente por los dos pitones, extrayendo muletazos de muy buena expresión. La rotundidad con la espada fue clave para la concesión del trofeo.

Y algo muy parecido con el sexto. Otro toro sin fondo ni recorrido, con el que estuvo firme y esforzado. Esta vez no le funcionó tan bien la espada y perdió el triunfo.

Morante de la Puebla sorteó dos toros que apenas le dieron opciones para desarrollar su tauromaquia. Estuvo digno en los dos, alternando pasajes sueltos de extraordinaria belleza, dentro de dos faenas sin unidad por la nula continuidad que tuvieron en sus embestidas los dos "zalduendo".