la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 29 de noviembre de 2015

¿Mallorca antitaurina? ¡NO! / Por Rafael Comino Delgado



Señor alcalde, ¿quién es Vd. para prohibirles sus gustos, o para erigirse en portavoz de sus sentimientos? Usted, y los que le apoyan, por su forma de proceder son déspotas; puede que lo que hacen sea legal, pero no es lícito.

  • Señor Alcalde, ¿por qué no declaran Vds. a Mallorca ciudad anticorrupción de los políticos?

¿Mallorca antitaurina? ¡NO!

Continúan, como estaba previsto, las agresiones a la Fiesta de los Toros, y ahora ha sido el ayuntamiento de Palma de Mallorca, regido por el PSOE con los nacionalistas y los podemitas, quienes han declarado la ciudad como antitaurina. No tengan duda, vendrán más agresiones de este y otro tipo, por la sencilla razón de que hay muchos liberticidas en esta España nuestra, a los que la ley no se les aplica como debiera, precisamente porque esos políticos liberticidas prevarican, que es lo suyo.

Todos estos hechos que están ocurriendo en contra de la Fiesta sirven, no obstante, para poner en claro quiénes de verdad la apoyan y quiénes la atacan, lo cual ya es muy evidente, lo que en las próximas elecciones del 20 de diciembre ningún taurino, ninguna persona decente, de este país, debe olvidar.

Que nadie tenga la más mínima duda de que todos aquellos que prohíben, o quieren prohibir, los toros, no son demócratas, utilizan la democracia para estar en política, pulular y vivir del cuento, pero odian la democracia, e igual que prohíben los toros, si llegase un día en que tuvieran suficiente poder prohibirían a las personas, porque esa es su condición.

Cualquier verdadero demócrata se limitaría a dejar que la Fiesta evolucione por sus propios medios, y si ha de desaparecer que lo haga porque no tenga atractivo para los públicos.

Que no me vengan con el cuento animalista de que el Toreo es una actividad no ética. ¿Pero de que Ética me hablan? ¿Realmente saben lo que es la Ética? Para ellos las corridas no son éticas, pero si es ético agredir, física y verbalmente a personas, sólo porque no opinan como ellos. ¡Qué gente más peligrosa para la sociedad!

Mire, señor alcalde de Palma de Mallorca, su ciudad no es antitaurina, me consta que hay bastante afición, a pesar de todo lo que hacen Vds. en contra. Habrá gente a la que no le gusten los toros, pero también los habrá que si les gustan. ¿Quién es Vd. para prohibirles sus gustos, o para erigirse en portavoz de sus sentimientos? Usted, y los que le apoyan, por su forma de proceder son déspotas; puede que lo que hacen sea legal, pero no es lícito.

Señor Alcalde, ¿por qué no declaran Vds. a Mallorca ciudad anticorrupción de los políticos? Seguro que hay muchos más a favor de ello que de declararla antitaurina, y desde luego hay muchas más razones, pero esto Vds. no lo hacen, porque hoy por ti y mañana por mí.

Usted podrá ser alcalde de Mallorca, pero para ser un señor ecuánime, un señor respetable por cómo es y no por lo que es, le falta tanto que probablemente nunca llegará a serlo.