la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 12 de abril de 2017

¿Por qué la BBC es un problema para el Madrid y la MSN no lo es para el Barça? / por Juan Manuel Rodríguez




Cuando digo que el Real Madrid ha perdido por goleada la batalla de la comunicación es por cosas como ésta: cada vez que el Madrid hace un mal partido se produce un ensañamiento público de uno, dos o los tres cracks de la BBC. Unas veces le toca a Bale, otras a Benzema y otras a Cristiano, pero siempre que el Real pierde o deja malas sensaciones es bien porque no se puede jugar de ningún modo con un 4-3-3..

  • En el fondo sólo subyace una intención clara, la de hacerle el mayor daño posible al Real Madrid por tierra, mar y aire; o sea por Bale, Benzema y Cristiano.


¿Por qué la BBC es un problema para el Madrid y la MSN no lo es para el Barça?

Cuando digo que el Real Madrid ha perdido por goleada la batalla de la comunicación es por cosas como ésta: cada vez que el Madrid hace un mal partido se produce un ensañamiento público de uno, dos o los tres cracks de la BBC. Unas veces le toca a Bale, otras a Benzema y otras a Cristiano, pero siempre que el Real pierde o deja malas sensaciones es bien porque no se puede jugar de ningún modo con un 4-3-3, porque los de arriba no están enchufados o simplemente porque no son solidarios y no bajan a defender, como sí hacen el resto de sus compañeros. Fruto de ese señalamiento individual, cuando resulta que el fútbol es un deporte colectivo, se produce inevitablemente una reflexión: ¿Por qué juegan Bale, Benzema y Cristiano al mismo tiempo si su alineación provoca todos estos males en el juego del equipo? ¿A santo de qué insisten todos y cada uno de sus entrenadores en colocarlos si salta a la vista que el Madrid juega mejor sin uno de ellos o, si me apuran, incluso sin dos?... ¡Ya está!... La BBC juega porque lo manda el presidente.

La MSN, sin embargo, goza de absoluta impunidad. No leí u oí a nadie que la alineación al mismo tiempo de Messi, Neymar y Suárez fuera el orígen del cataclismo de París, el del 4-0 que más tarde arreglaría Aytekin. A La Rosaleda llegaba el Barça con la posibilidad de empatar a puntos con el Madrid, que venía de empatar con el Atleti; Luis Enrique puso a Messi, Neymar y Suárez y el Barça se estrelló literalmente con el Málaga, que ganó el partido por 2-0 pudiendo hacerlo incluso por 3 de diferencia. ¿Alguien habló del 4-3-3? ¿Se dijo que con la MSN sobre el campo se partía el equipo? ¿Se sugirió acaso que la insistencia del entrenador en poner al mismo tiempo al argentino, el uruguayo y el brasileño era fruto de las insoportables presiones recibidas por parte de Bartomeu?... Nada de nada. Es más, cuando el Barça cae con estrépito siempre se buscan otros responsables: un día Mascherano, otro Umtiti, otro Rakitic y, preferiblemente, Gomes. La MSN siempre sale indemne, limpia de polvo y paja.

¿Por qué ocurre eso?... Está claro que habrá quien crea de corazón que Messi, Suárez y Neymar son de largo, tanto individual como colectivamente hablando, los tres mejores delanteros del mundo, muchos peldaños por encima de Bale, Benzema y Cristiano, pero recelo de que esa idea sea mayoritaria. La MSN es muy buena, buenísima, pero la BBC también lo es. ¿Entonces? ¿Por qué se culpabiliza a unos de las derrotas mientras que no existe ningún debate sobre los otros? ¿Por qué, tras el nuevo repaso de ayer, nadie sale diciendo que a lo mejor deberían sentar a Suárez o a Neymar para ganar un jugador en el centro del campo?... Pues simple y llanamente porque el Barça ha ganado la batalla de la comunicación y mientras que la simple idea de dejar a Neymar en el banquillo suena a herejía, la de hacerlo con Bale está bien vista y es, incluso, aplaudida entre ciertos sectores del periodismo deportivo guay, el aparentemente ilustrado. En el fondo sólo subyace una intención clara, la de hacerle el mayor daño posible al Real Madrid por tierra, mar y aire; o sea por Bale, Benzema y Cristiano.