la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 9 de mayo de 2017

Real Madrid. Ni un céntimo más por Theo / por Juan Manuel Rodríguez



Lo que no entendería es que se pagase por el jugador ni un céntimo más de lo que vale. Si su claúsula es de 24 millones de euros, 24 millones de euros escurridos, ni uno más. Lejos de facilitar el desembarco de Theo en el Madrid, el Atleti ha vuelto a mostrarse muy hostil y, representante mediante, ha puesto al chico en suerte para que lo fichara el Barça, todo con tal de que no acabara en el equipo blanco.

Ni un céntimo más por Theo

Futre decía anoche que no entendía que el Real Madrid rompiese su pacto con el Atleti por un niño que acaba de debutar en Primera. Y es cierto que Theo, que es el niño al que se refiere Futre, tiene una corta trayectoria en el fútbol de élite, pero del enorme potencial del lateral zurdo cedido en el Alavés puede dar quizás buena cuenta la resistencia, fronteriza con el ridículo puro y duro, que tanto el club colchonero como su propio representante, García Quilón, y el Barça han puesto hasta el último momento para que el chico cumpliera con la palabra dada (y adelantada, por cierto, por el diario Marca) y acabara recalando en el Madrid, tal y como era su deseo desde el primer momento. Si Theo pasó ayer reconocimiento médico fue porque puso los puntos sobre las íes y le dijo a su representante, que igual deja de serlo en breve, que no marease la perdiz con el Barça y acelerara su fichaje.


Me llama la atención, eso sí, que un club sin director deportivo y sin un plan de trabajo claro le pegue a otro que sí los tiene dos hachazos tan descomunales en menos de 48 horas: uno es Theo y el otro Vinicius, la nueva perla brasileña. De Theo no se entiende desde la acera colchonera que Florentino esté dispuesto a incomodarse con Cerezo y Gil por un crío que acaba de debutar en Primera. Y desde un sector del periodismo deportivo, ése que trata al Real Madrid como si fuera un equipo moscovita, tampoco se comprende el momento escogido para que el futbolista pase su reconocimiento médico, a dos días del partido de vuelta en el estadio Vicente Calderón. Normalidad total y absoluta: del Madrid no gustan el otoño en otoño, la primavera en primavera, el verano veraniego ni el invierno durante el frío invierno... pero Theo jugará pese a todo en el Madrid.

Lo que no entendería es que se pagase por el jugador ni un céntimo más de lo que vale. Si su claúsula es de 24 millones de euros, 24 millones de euros escurridos, ni uno más. Lejos de facilitar el desembarco de Theo en el Madrid, el Atleti ha vuelto a mostrarse muy hostil y, representante mediante, ha puesto al chico en suerte para que lo fichara el Barça, todo con tal de que no acabara en el equipo blanco. Ni Gil ni Cerezo ni nadie pueden venir ahora exigiendo un céntimo más del precio que ellos mismos acordaron, y mucho menos seis millones de euros más. Los caballeros del Atleti le pusieron una cláusula al caballero Theo y los caballeros del Real Madrid van a pasar religiosamente por taquilla. Nada ni nadie, tampoco ese plus de seis millones, va a mejorar las relaciones entre dos clubes vecinos, rivales y que, al menos ahora, compiten por idénticos objetivos.