la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 7 de mayo de 2017

Presidentes de la Maestranza cuestionados / Por Rafael Comino Delgado



 ...en nuestra opinión, en los dos primeros casos, Padilla y Fandi, la oreja debería haberse concedido y en los dos últimos, Morante y Ferrera, los respectivos presidentes obraron de acuerdo al Reglamento.


Presidentes de la Maestranza cuestionados

Rafael Comino Delgado
Se ha suscitado un importante debate en torno a la actuación de algunos presidentes durante la feria de Sevilla, concretamente los que presidieron los días 3 (Dª Ana Isabel Moreno), 4 (don Fernando Fernández-Figueroa) y 6 (don Gabriel Fernández Rey) de mayo actual, al negar orejas a los matadores Juan José Padilla y el Fandi (dia 3), Morante de la Puebla (día 4) y Antonio Ferrera (día 6), argumentando, en los casos de Padilla y Fandi, que las estocadas habían caído bajas. Morante manifestó después su descontento que: "El presidente debe ser muy mal aficionado y estará ahí por ser municipal de la Junta".

Concretamente el día 6, los comentaristas de las corridas por TV en canal Toros, se manifestaron claramente al respecto, calificando las respectivas actuaciones presidenciales como injustas.
Entendemos que, para pronunciarse sobre el tema, hemos de analizar dos aspectos que son: la actuación de los matadores y la petición de oreja en cada caso, pues el Reglamento es muy claro. Concretamente dice: "La concesión de la primera oreja se realizará por la Presidencia, a petición mayoritaria del público mediante la tradicional exhibición de pañuelos blancos o elementos similares". No exige unanimidad, sino mayoría, y nada habla de donde tiene que caer la espada.

He visto todos los festejos, unos in situ en la plaza y otros en TV, y sobre el primer aspecto opino que:

Juan José Padilla exhibió toda su tauromaquia, desde recibirlo a portagayola hasta tirarse a matar derecho y encima del morrillo, si bien la estocada cayó algo desprendida. El toro fue bueno y el torero estuvo muy bien.

El Fandi estuvo sensacional de principio a fin, con capote, banderillas y muleta, entregado hasta el punto de que en el primer muletazo, de rodillas en el centro del ruedo, recibió una cornada en el cuádriceps de la pierna derecha, pero ni se miró y siguió toreando muy bien, con muletazos antológicos, profundos, largos, hondos. Se tiró a matar recibiendo y dejó una estocada entera algo desprendida. Gran toro, con muchas teclas que tocar, y gran actuación del torero.

Morante del Puebla estuvo bien con un toro enrazado y encastado, y por tanto, exigente pero la faena tuvo altibajos, no fue sólida.

Antonio Ferrera tuvo un toro muy exigente, al que había que consentir mucho y él lo hizo; creo que técnicamente estuvo perfecto, arriesgó mucho y la faena fue de mucho mérito. La estocada también cayó ligeramente desprendida.

Sobre el segundo aspecto, creemos que en el toro de Padilla había mayoría de pañuelos en toda la plaza, bien es verdad que en los tendidos 1, 2 y 3 había algunos menos, pero mayoría. Por tanto se debería haber concedido la oreja en justicia.

En el caso del Fandi la mayoría de pañuelos fue total y absoluta en toda la plaza, por ello la concesión de la oreja no tenía duda, de acuerdo al Reglamento. Creo que fue una gran injusticia no concedérsela. Con menos pañuelos se han concedido orejas en la Maestranza este mismo año.

La petición de oreja para Morante y Ferrera, los días 4 y 5, fue mayoritaria, pero no muy mayoritaria. En toda la plaza menos en los tendidos 1, 2 y 3, en los que los pañuelos, a nuestro entender, no llegaban al 50 %.

Por todo ello, y en nuestra opinión, en los dos primeros casos la oreja debería haberse concedido y en los dos últimos los respectivos presidentes obraron de acuerdo al Reglamento