la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 26 de junio de 2017

Ataques a la Religión / por Rafael Comino Delgado




¡Los políticos, casi en su totalidad, hasta donde yo sé, han silenciado los hechos! y para mí esto les hace, en cierto modo cómplices, muy especialmente el PP que gobierna en España. Muchos partidos de la oposición ya sabemos, de antemano, que siempre estarán al lado de los delincuentes y más si actúan contra la Iglesia. La conducta de los populares de Madrid y Granada, no puede ser más despreciable, al no haber condenado inmediatamente los hechos y exigido depurar responsabilidades. 


Ataques a la Religión

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
No se está prestando la suficiente atención a los innumerables ataques que sufre la Religión en España, por supuesto la católica y en general los cristianos. 

En los días pasados destacan dos: El intento de quemar la capilla de la Universidad autónoma de Madrid, al grito de "la única Iglesia que ilumina es la que arde"(Rita Maestre decía "arderéis como en el 36". Siempre tan aficionados al fuego), y el brutal puñetazo en la cara a una monja, al mismo tiempo que el agresor le decía, "eso por ser monja".

Analicemos ambos ataques desde la razón , la sensatez y la decencia de personas civilizadas, acorde al siglo XXI en un país del primer mundo.

Primera pregunta, ¿qué mal hace la capilla de la Autónoma ( ni siquiera es una institución estatal). Allí va solo el que quiere ir, no molesta a nadie, no se meten con nadie, no cuesta un céntimo a las arcas del estado. ¿Por qué se quiere quemar? ¿encuentran alguna explicación razonable que no sea la mala condición, el rencor, la maldad, y el saber que no les pasará nada por hacer este acto criminal?

Segunda pregunta, ¿qué mal ha hecho una monja, que venía de llevar niños (que cuidan en su congregación porque son desheredados de la vida) al colegio. ¡Es difícil imaginarse alguien más inofensivo que la monja agredida! El agresor sabia que aunque la monja hubiese sido inmensamente más fuerte que él no le hubiera hecho daño alguno, porque así se lo dicta su alma, su condición.

De ello se deduce que en ambos casos los agresores, naturalmente de izquierdas (seguro en el caso de la capilla), son gentes cerriles, salvajes y descerebradas, que solo conocen el mal, el crimen, el odio, lo más despreciable que imaginarse pueda. 

También se deduce que los agresores son seres cobardes, muy cobardes, infinitamente cobardes porque atacan a quien saben que jamás les hará daño aunque pudiera.

Antes estos casos siempre se suele pensar: "No hacen lo mismo con el Islam porque saben que lo pagarían muy caro", y es la pura verdad, lo cual pone de manifiesto lo inmensamente cobardes que son.

Hasta aquí las cosas están meridianamente claras; atacan a quien saben que no se defenderá, pero hay algo más profundo que no debe perderse de vista, y es que así empezaron a ocurrir las cosas en los años previos al 1936. Ataques a la Iglesia católica, a los que asistían a misa, quemando iglesias y conventos, bolchevización del PSOE (entonces con Largo Caballero y ahora con Pedro Sánchez), anulación del socialista moderado Julián Besteiro (que podría tener ahora su equivalente en Javier Fernández, presidente de la gestora que dirigió el partido hasta la reciente elección de Pedo Sánchez) y finalmente el comienzo de la guerra con brutales ataque a la Religión, hasta llegar al asesinato de unos 7500- 8000 religiosos, simplemente por ser religiosos.

Tercera pregunta: ¿por qué atacan precisamente a la Iglesia que siempre está de parte de los más desfavorecidos? Pues porque a los que son injustos por naturaleza, a los que odian la verdad y quieren imponer su pensamiento, su capricho, su deseo, a los que son enemigos de la libertad, les molesta mucho la Iglesia que siempre ha predicado y predica que todos los seres humanos somos iguales y libres ante Dios, que siempre busca la justicia. 

Pero es inevitable incluir en el análisis breve que hemos expuesto algo de transcendental importancia: ¡Los políticos, casi en su totalidad, hasta donde yo sé, han silenciado los hechos! y para mí esto les hace, en cierto modo cómplices, muy especialmente el PP que gobierna en España. Muchos partidos de la oposición ya sabemos, de antemano, que siempre estarán al lado de los delincuentes y más si actúan contra la Iglesia. La conducta de los populares de Madrid y Granada, no puede ser más despreciable, al no haber condenado inmediatamente los hechos y exigido depurar responsabilidades. 

Los políticos , todos, condenan rotundamente cualquier acto contra el Islam, y me parece correcto, pero no hacen lo mismo cuando el agraviado es el Cristianismo. ¿Por qué? ¿Qué hay debajo, solo miedo o algo más?

Pues bien, el que olvida su historia (y nosotros parece que la estamos olvidando) está condenado a la repetirla. Ciertamente el año 2017 no es el año1935, ni el 1936, pero los ataques a la Religión son muy parecidos, y perder de vista que podrían desembocar en lo mismo, si no se pone freno inmediato y contundente a todos estos delitos, es de una insensatez monumental. 

Sé que las autoridades encargadas de poner fin a esta situación me dirán, con razón, que las leyes son las que hay y se aplican. De acuerdo, pues entonces cámbiense las leyes y háganse unas nuevas que no se pongan tan descaradamente de parte de los delincuentes, de los criminales. Si uno se lee el Código penal español le da la impresión de que está hecho precisamente por los delincuentes.

Para mí la situación que vive España es bastante más que preocupante, entre otras razones por el estado, no digamos de inmunidad pero si, demasiado suave, permisivo, para con los criminales, delincuentes en general y muy especialmente algunos tipos de delitos, como son los cometidos contra la Iglesia. Ello explica que hoy por hoy nuestro país esté considerado, a nivel internacional, el paraíso de la delincuencia, y esto lo pagaremos muy caro en corto-medio plazo. Bueno en realidad ya lo estamos pagando.