la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 10 de agosto de 2017

CONSEJO DE ASUNTOS TAURINOS DE ANDALUCÍA SECCIÓN EJECUTIVA / UTAA DE SEVILLA


           
 La autoridad administrativa, presidentes y veterinarios no mueven un dedo para erradicar el fraude en la manipulación de astas o administración de fármacos a los toros. El R.T. en este capítulo es también muy explicito.

Por estas razones no comprendemos los aficionados que se concentren los esfuerzos políticos en reformar el actual R.T. si el actual no se cumple en aspectos tan esenciales.

Es por ello que proponemos las siguientes cuestiones:

1.- Hacer cumplir el actual R.T.
2.- Concentrar esfuerzos en volver a un único R.T. La Fiesta es nacional, no regional. Los profesionales y aficionados apostamos por un único R.T. El Pentauro así lo contempla. Los políticos dejan dormir esta idea y cada comunidad legisla por su cuenta. Semejante despropósito debe terminar.


CONSEJO DE ASUNTOS TAURINOS DE ANDALUCÍA
SECCIÓN EJECUTIVA

               Diego Martínez González.
               Pte. UTAA-SEVILLA
         A efectos de presentar propuestas para reformar o en su caso elaborar un nuevo Reglamento Taurino andaluz, quien suscribe como representante de abonados y aficionados de Andalucía, en primer lugar se plantea si realmente existe un clima de opinión y demanda entre abonados y aficionados para efectuar las pretendidas reformas.

         En primer lugar y como cuestión previa habría que indicar que si las modificaciones al actual R.T.  son iniciativas de sectores políticos y animalistas para adaptar la tauromaquia a los tiempos actuales o hacer eco de ciertas sensibilidades para aminorar o cambiar cuestiones que afectan al sufrimiento animal, en absoluto estamos de acuerdo.

         Los sectores políticos y animalistas en nada deben influir en la regulación de la Fiesta. Los primeros porque en su gran mayoría no son aficionados ni entienden en profundidad de la actual problemática y los segundos porque pretenden mediante reformas conseguir las corridas sin muerte del toro o sencillamente suprimir las corridas de toros.

         Quien realmente debe y tiene que abanderar reformas para mejorar el espectáculo, nunca para modificar o suprimir elementos esenciales del mismo, son los aficionados y los taurinos protagonistas de la Fiesta.

         El poder político en la actualidad hace de Don Tancredo. Hace patente un gran inmovilismo y cuando puede se apunta al carro triunfalista de una Fiesta descafeinada. Por eso creemos los aficionados que con esta pretensión de reformar el actual R.T. se está remando en dirección equivocada.

         ¿Si el actual R.T. apenas se cumple, como se pretende reformar lo que no se lleva a efecto?

         Los aficionados y abonados desertan de las plazas y no es casualidad que desaparezcan encastes y ganaderías enteras, o que en muchas plazas importantes sea muy significativo el descenso de abonados.

         Los taurinos y los políticos se excusan por la crisis económica. No preguntan al aficionado. La causa real es que falla lamentablemente el principal protagonista que es el toro y por tanto la mayoría de los espectáculos son tediosos y aburridos carentes de emoción y sensación de riesgo.

         Los taurinos han impuesto el toro que no ofrece espectáculo. La autoridad permite lidiar animales inservibles y para colmo la manipulación del toro campa a sus anchas. Una imagen vale más que mil palabras. En la cabecera de este escrito mostramos las impresentables astas de los novillos de El Freixo lidiados en Sevilla el pasado 21 de mayo. En tiempos pasados nadie osaba lidiar en Sevilla semejantes animales. Hoy ya los tenemos en una de las plazas señeras de este país y la autoridad administrativa públicamente defendiendo el “rigor” presidencial del palco de la Maestranza.

         Estas cuestiones no hacen falta reformar. Hace falta aplicar la normativa actual, la cual es explicita y tipifica perfectamente los tipos de infracciones que se cometen en las plazas de Andalucía, que si se corrigieran a buen seguro el espectáculo cambiaría.

         Lo antes expuesto no es la única cuestión que se incumple. Existe una batería de infracciones al reglamento que el aficionado exige se corrijan. Mientras esto no ocurra, no procede reformar nada.

         Tema indultos. La gran mayoría de ellos son manifiestamente ilegales. Únicamente se valora al toro en la muleta. Como la suerte de varas se da prácticamente por perdida, no se tiene en cuenta el comportamiento del toro en esta parte de su lidia. Se justifica si va al caballo. Esto es una manipulación más. El toro a indultar debe ofrecer pelea y casta en la suerte de varas y no dejarse pegar sin más. Por otro lado se ignora si algún presidente ha sido apartado de su cargo por indultar toros sin cumplir el R.T.

         Tema formación de presidentes. Los aficionados de desconocido prestigio ocupan la mayoría de los palcos de las plazas andaluzas. El adjetivo prestigio se encuentra pesimamente aplicado en este caso. Para nada se garantiza que un aficionado, por mucho tiempo que lleve de abonado o espectador se encuentra capacitado para presidir corridas. Debe comenzar en plazas de pueblos, ser evaluado por aficionados, nunca por la autoridad administrativa y cuando a juicio de los que pagan se halle capacitado y defienda la integridad de la Fiesta en todos los aspectos, entonces que ocupe palco en plazas de primera.

         Tema suerte de varas. El R.T. es muy explicito en cuanto a su regulación. Se puede afirmar sin temor a confusión que esta bella suerte que muestra la casta y bravura del toro en su pelea en el caballo ni se cumple en cuanto a colocación de los lidiadores, ni mucho menos colocando al toro en el caballo. Delegados y Presidentes no corrigen. Propuestas de sanción mínimas. El aficionado y la Fiesta se perjudica.

         Tema reconocimientos. Lidiar toros sin trapío adecuado a la categoría de la plaza es algo habitual. Algo tan sencillo como que el toro debe ser armónico y rematado acorde con su encaste es difícil ver en un festejo. Por eso demandamos los aficionados mayor preparación y afición en presidentes y veterinarios y que sean los colectivos de aficionados quien los evalúe de una temporada a otra.

         Tema reventas. Esta actividad ilegal se castiga administrativamente porque altera abusivamente el precio de las entradas. La autoridad administrativa de la Junta de Andalucía hace nulos esfuerzos en su erradicación investigando a individuos habituales en esta actividad. Sin embargo castiga al aficionado que intenta vender una entrada a su precio cuando su titular no puede asistir al festejo.

         Tema adecuación plazas de toros a las normas de seguridad en espectáculos. Este asunto de vital importancia para miles de personas pasa demasiado desapercibido para la autoridad administrativa responsable primero de la seguridad de los espectadores en las plazas de toros y sobre todo en las históricas.
         El caso más significativo ocurre en Sevilla donde los tendidos de sol son manifiestamente ilegales al no cumplir lo estipulado en el vigente Reglamento de Policía y Espectáculos Públicos en cuanto al número de escaleras de acceso y evacuación. UTAA-SEVILLA lo ha denunciado en reiteradas ocasiones, incluso al Defensor del Pueblo andaluz, dio la razón a esta justa demanda.

         La Delegación del Gobierno en Sevilla hace oídos sordos.

         Tema fraude en la manipulación de los toros. Las imágenes que ilustran este escrito son desgraciadamente demasiado habituales en las plazas de toros de Andalucía. La autoridad administrativa, presidentes y veterinarios no mueven un dedo para erradicar el fraude en la manipulación de astas o administración de fármacos a los toros. El R.T. en este capítulo es también muy explicito.

Por estas razones no comprendemos los aficionados que se concentren los esfuerzos políticos en reformar el actual R.T. si el actual no se cumple en aspectos tan esenciales.
         Es por ello que proponemos las siguientes cuestiones:

         1.- Hacer cumplir el actual R.T.
         2.- Concentrar esfuerzos en volver a un único R.T. La Fiesta es nacional, no regional. Los profesionales y aficionados apostamos por un único R.T. El Pentauro así lo contempla. Los políticos dejan dormir esta idea y cada comunidad legisla por su cuenta. Semejante despropósito debe terminar.

         Diego Martínez González.
         Pte. UTAA-SEVILLA
         Representante de abonados y aficionados en el Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía.