la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 9 de noviembre de 2017

Ecuador. Samper con vergüenza torera tras cornada: cortó 3 orejas en Latacunga / por Manolo Espinosa “El Ciclón”



Hoy tenemos a un Samper totalmente distinto y en condiciones de representarnos en cualquier plaza del mundo. Entró a matar por derecho y el toro hizo por él pegándole una cornada de 20 centímetros de largo, sin afectar safena ni femoral. Permaneció en el ruedo hasta que dobló su enemigo, recibió las dos orejas y por sus propios pies fue a la ambulancia que lo esperaba.


Samper con vergüenza torera tras cornada: 
cortó 3 orejas en Latacunga.

Manolo Espinosa “El Ciclón”

Ecuador, 08.11.2017
Pasado el medio día, con sol canicular y media entrada, se inició la primera corrida de toros mixta con profesionales nacionales organizada por le empresa “Triana”. Tarde que terminó siendo accidentada, por los percances suscitados en el transcurso de la lidia. En primer lugar la cornada inferida al matador Álvaro Samper entrando a matar y minutos más tarde, un mulillero recibió una coz en el rostro por la acémila en el momento del arrastre de los despojos de ese toro, cayendo fulminado en la arena. 

Abrió plaza el rejoneador David Albuja, que se las vio con un pupilo de “Daular”, que hizo una salida alegre aunque no fue un buen colaborador con el caballista. Insistió mucho en varios pasajes para conseguir su objetivo. Con los rejones de castigo estuvo certero, luego colocó cinco farpas, una de ellas al violín, cuya ejecución fue jaleada fuertemente. Se adornó demostrando dominio sobre las jacas y que sabe torear a caballo, colocando al toro en los terrenos propicios y en otros instantes sacándole de querencia para cumplir con su labor. Hubo un pequeño descuido dejándose apretar en tablas, recibiendo un fuerte achuchón uno de los equinos. Colocó una banderilla corta al violín perfectamente, llegando a la parte final con el rejón de muerte en donde no estuvo certero y entró a matar en tres ocasiones para consumar su labor. Se le otorgó vuelta al ruedo.

Al Matador de Toros Álvaro Samper, le correspondió un lote con “Torrente” del hierro de “Ortuño” y “Caracol” de “Campo Bravo” (2º. Y 5º.) A su primero le recibió por verónicas algo enganchadas por el astado algo descompuesto que paulatinamente fue rectificando en su embestida yendo de menos a más, resultando ser un buen toro al que en el quite ejecutó buenos delantales, rematados con una excelente media verónica de manos bajas. En la pica este toro provocó un tumbo sin consecuencias.


Con la muleta realizó un trasteo dominador y empezó a fluir el toreo serio y fundamental a dos manos, fueron tandas unas mejores que otras y en cada una de ellas iba afinando para llegar a un toreo cuasi perfecto. Derechazos largos y templados, lentos desmayados muy bien configurados, dando a su faena el contenido de altos quilates. Naturales a media altura porque el toro protestaba. Samper se recreaba, disfrutaba entre pase y pase con tanta donosura calando en el respetable que aplaudía fuerte. Entro a matar y al segundo viaje consiguió hundir tres cuartos de espada, y al segundo golpe de descabello fulminó a su antagonista, recibiendo una oreja como premio.


El quinto de la tarde (no hay quinto malo) fue un toro boyante con cierto picante y un aire combativo que transmitía con el que había que poder y Samper lo dominó, saludando con un manojo de verónicas manejando bien los brazos y rematando con una media armoniosa. Con la muleta la faena se desarrolló con la misma tónica pero con mayor clase y contenido que la anterior, versión corregida y aumentada, evidenciando el buen momento por el que atraviesa. Hoy tenemos a un Samper totalmente distinto y en condiciones de representarnos en cualquier plaza del mundo. Entró a matar por derecho y el toro hizo por él pegándole una cornada de 20 centímetros de largo, sin afectar safena ni femoral. Permaneció en el ruedo hasta que dobló su enemigo, recibió las dos orejas y por sus propios pies fue a la ambulancia que lo esperaba.

José Andrés Marcillo novillero nacional, con “Fosforito” de “Ortuño” se entendió muy bien, buenas verónicas y una media brillante, chicuelinas bordadas y revolera. Con la muleta, trasteo elegante y trincherazo; varias tandas de derechazos bien hilvanadas, naturales cadenciosos y adornos calando en los tendidos. Ejecución como suele hacerlo, con clase y temple. Entró a matar consiguiendo un estoconazo y al primer golpe de descabello tumbó al toro, consiguiendo las dos orejas. En su segundo, sexto de la tarde de la misma ganadería, muy poco pudo hacer por las condiciones y dificultades que presentó este astado durante toda la lidia, no obstante, y a pesar de su insistencia y voluntad no alcanzó un nuevo triunfo, tuvo que abreviar, entrando a matar y al tercer viaje consiguió medio espadazo que fue suficiente. Aplausos al novillero.

 Ficha:
Latacunga. Se lidiaron toros de Campo Bravo, Ortuño y El Daular.
- Álvaro Samper: oreja y dos orejas (cornada)
- José Andrés Marcillo: dos orejas y ovación
- David Albuja (rejoneador): vuelta al ruedo