la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 11 de noviembre de 2017

Nestlé o el doble juego de la independencia




En la multinacional suiza de alimentación, que tiene su sede nacional en Cataluña, están preocupados por el boicot a sus productos. Incluso sus empleados han pedido evitar las consignas que llaman a evitar sus productos. Sin embargo, la directora de Comunicación de la compañía hace proselitismo de la secesión en las RRSS.

Polémica por un cargo interno
Nestlé o el doble juego de la independencia

Hay preocupación en la sede de Nestlé. El llamamiento al boicot, realizado a través de las redes sociales, aún no ha cobrado excesiva fuerza, pero los responsables de las firman temen que coja ritmo y prospere. La llegada de la Navidad, época clave para el gran consumo, podría poner en aprietos a la empresa con sede en Esplugues de Llobregat.

La firma suiza ha preparado un comité de crisis para combatir la caída de las ventas. Según Crónica Global, el director general de la compañía, Laurerent Dereux, se ha colocado al frente. Tan grave es la crisis. Se baraja incluso abandonar Cataluña, como ya han hecho más de 2.000 empresas.

Los empleados de Nestlé piden evitar el boicot a sus productos…

Además, en las últimas horas se ha hecho público un estudio de Reputation Instituteen el que se informa de que el 23% de los ciudadanos no residentes en Cataluña evitan los productos de la región y otro 21% se plantearía hacerlo en el futuro.
Y en el caso de que Cataluña accediera a la independencia, el 49,1 % de los consumidores españoles, sin contar a los catalanes, dejaría de comprar productos de dicha comunidad autónoma, lo que se traduciría en una pérdida de 20.000 millones de euros para las empresas catalanas, también según Reputation Institute.

Silvia Cortés, responsable de Comunicación Interna de Nestlé España, vota en el referéndum separatista, declarado ilegal, el pasado 1-O.
Antes incluso de que se conocieran estos datos, los empleados de Nestlé pidieron dejar de lado el boicot porque detrás “hay miles de puestos de trabajo y familias”. Las redes sociales aprovecharon para recordar que la empresa se sumó al llamado “paro del país” el 3 de octubre tras la votación ilegal por la independencia.

… mientras la responsable de Comunicación se fotografía votando el 1-O

Ahora se suma una nueva polémica: mientras los empleados piden el cese del boicot, Silvia Cortés, una de las responsables de Comunicación de la compañía, hace campaña pública por el separatismo en sus redes sociales.

Cortés es la directora de Comunicación Interna de una empresa, Nestlé, que cuenta con 17 centros de producción y una plantilla de 6.600 empleados. Sus objetivos, según sus propias palabras., son “generar ilusión, transmitir cultura y valores y mejorar el conocimiento del negocio”.

En la cuenta de Instagram de la responsable de Comunicación, ahora boqueada, publicaba una fotografía votando en el referéndum ilegal del 1 de octubre. Además, su cuenta de Twitter está dedicada, casi en exclusiva, al proceso de secesión. Toda una incoherencia por parte de una empresa que apela a la fabricación “en toda España” de sus productos y que llama a evitar “boicots” por motivos políticos.