la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 7 de noviembre de 2017

¡Perdónalos Juan...! / Por Jorge Arturo Díaz Reyes


Belmonte. Foto: www.galeón.com


Se han reunido en Sevilla, un torero, un cineasta, un editor, dos novelistas. Todos, famosos profesionales de la imagen, y han descubierto “unánimemente”, qué si no es por Chaves Nogales, la que tenemos de Belmonte no existiría.

¡Perdónalos Juan...!

Cali, 7 de noviembre 2017
Se han reunido en Sevilla, un torero, un cineasta, un editor, dos novelistas. Todos, famosos profesionales de la imagen, y han descubierto “unánimemente”, qué si no es por Chaves Nogales, la que tenemos de Belmonte no existiría.

El eco mediático de tal ocurrencia fue proporcional a la vitola de sus autores. Las cosas valen más por quien las dice que por sí mismas. De pronto Perico de los Palotes, despotrica eso y le cuesta un coscorrón. 

Tan duro como el que me ha pegado semejante blasfemia. Pues a mis diez años, ante una estantería de la vieja Buchholz en Bogotá, comencé a leer furtivamente, días tras día, “Juan Belmonte matador de toros”, e inicié con ese libro un vínculo que terminó siendo entrañable, vitalicio y uno de los culpables de mi afición a la historia torera y también de mi afecto por el relator y el escritor. Aquí lo tengo.

Lo atesoro, aunque no hasta el fanatismo deportivo de clasificarlo “el mejor libro que se ha escrito sobre toros”. Es uno de los que más me conmueve, sí. Por la concurrencia de los dos grandes talentos en esa tenaz autobiografía. Tan temprana, como si los otros veintisiete años vividos hasta matarse sobraran. Dictada en primera persona, para un amanuense invisible. De manera tan íntima y presencial, tan desnuda y desgarrada. Como infidencias al fondo de cualquier tasca. Mérito también del redactor, claro, que no deja ver la obra negra.

Impresa en 1935 cuando Belmonte, ahíto de gloria y de hacer correr mares y mares de tinta, se retiraba del toreo. No la necesitaba para marcar el resto del tiempo universal, el posbelmontismo. Ahí están los testimonios, Corrochano, Clarito, Corinto y Oro, Hemingway… los innumerables textos… el Cossío… La estatua en el altozano de Triana… la tauromaquia de hoy que lo reedita faena tras faena…

Juan, quienes ahora te llaman criatura de Chaves Nogales, no saben lo que dicen. ¡Perdónalos!


ENLACE RELACIONADO: