la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 24 de noviembre de 2017

Quito. José Luis Cobo “El mantener el toreo en la Belmonte tiene un punto de rebeldía”.



José Luis Cobo:
 “El mantener el toreo en la Belmonte tiene un punto de rebeldía”.

Patrimonio Turino.com / Jaime
Hoy nos marchamos hasta Ecuador. La fuerza de este taurino país quedó dañada por una decisión dictatorial del ex-presidente Correa eliminando la muerte del toro en el ruedo. Quito, tras un año así, cerró dejando huérfana a la mejor feria de América. José Luis Cobo, ganadero, empresario y matador de toros, se echó a la espalda el deber de mantener el toreo en Quito y lo hace como empresario en La Belmonte y Latacunga. Hoy hablamos con él.


¿Qué parte de romántico tiene usted?

Esto tiene sus altibajos al ser una situación de emociones. Esas emociones generan que pueda estar al 100, 200 y 0 por ciento de romanticismo ante la cruda realidad. El romanticismo, eso sí, va por encima de lo económico. El toreo es un ejercicio espiritual y el romanticismo marca más el camino que el dinero.
Es usted el último reducto de Ecuador taurino.

Hemos intentado este paso de mantenimiento de la fiesta y lo vamos logrando. Estos tiempos que vienen serán mejores, los peores los pasamos. Vienen días mejores.

¿Cómo recibió la suspensión de la Feria de Quito ya sin muerte?

Fue un océano de agua fría. Tu ves que si algo no está muy vivo y se muere, pues se muere. Quito era una feria de llenazos, con ambientazo, no era igual que Barcelona. Era una feria idílica que daba vida a la ciudad y a los compatriotas. La caída de Quito fue inexplicable ya que era la mejor feria de América.

¿Hubiera seguido usted la feria así, sin muerte?

Es una difícil pregunta pero lo estoy haciendo en la Belmonte. La llama así sigue encendida. El borrar todo de una vez supone borrar generaciones de aficionados y hay que intentar mantenerlo. La Belmonte ha dejado la llama encendida en Quito pese a que no se mata. En mi caso, sí hay muerte en Latacunga por lo que las dos caras, como empresario, las tengo vistas. Es un tema difícil pero es peor no dar nada y que la gente se olvide. Eso haría que la afición se fuera y dar el gusto total a quién no quiere toros. El mantener el toreo en la Belmonte tiene un punto de rebeldía.


¿Tiene solución?

Vienen días mejores como te dije antes. Hay un cambio fundamental como es el de la presidencia de la República y el presidente actual sabe el daño que hizo el anterior. Están produciéndose cambios y sé que nos llegará.

¿Fue solo una decisión política?

Tiene muchos matices. La decisión política afectó (quitar muerte) y la otra parte -empresarios- son los que deben opinar por su actitud. Es complicado y a la parte que tengo yo recelo y miedo es que la gente cambie de gustos cuando todo hay vuelto a su lógica. Espero que se mantenga viva la afición pero cualquier movimiento que se de es muy sensible.

¿Aspiraría usted a gestionar Quito?

Esa plaza es privada y es algo que no veo cercano.

¿Es rentable dar toros en Latacunga o Belmonte con aforos tan pequeños y figuras?

No. Ahí entra el romanticismo pero mientras vayamos salvando el tema, seguiremos.

¿El empate es un gran resultado?

Sí, claro. El tandem de ambos es necesario y funcionando para que se pueda soportar. Una sola no funcionaría. De momentos con figuras y toros de primera vamos manteniendo teniendo en cuenta que contamos con margenes muy pequeños y un trabajo que debe ser largo. Todo se basa en la promoción y hay que avanzar cada día.


Ganadero de los hierros estrellas de Ecuador (Huagrahuasi y Triana), ¿ha tenido que reducir el número de cabezas?

Algo redujimos al principio pero nunca tuve la ganadería larga ya que he sido partidario de tener pocas vacas. Me he mantenido entre 100-150 vacas que me dan unos sesenta machos para cada año que uso en mis plazas. Más o menos, aunque reduje, la ganadería debe seguir igual.

¿Tiene el apoyo de las figuras europeas a su causa?

Las figuras siempre son figuras. Ellos tienen su negocio y su trabajo, algunos se portan muy bien y otros mantienen su punto. Estoy agradecido porque me han echado la mano, son muy queridos. Cada uno es su negocio pero por norma general he tenido un apoyo muy bueno en base a las circunstancias y su amistad.

¿Faltan toreros ecuatorianos como en Perú y sus plazas exitosas de provincia?

Perú es un caso único, es envidiable. Han hecho una labor importante con los pueblos gestionando sus ferias. Ninguna plaza se ha cerrado en Ecuador salvo Quito y hasta han crecido. Cuando vuelva Iñaquito lo hará con la fuerza de una provincia más fuerte.

En cuanto a toreros, no es un gran momento para estar de torero por las circunstancias tan adversas. Hay novilleros de éxito como Marcillo. Estamos en un momento de transición pero el equipo taurino tiene un gran optimismo con alma de acero y no se quitan. Todos tienen una muy buena actitud y paciencia.

Latacunga es un milagro

Fue un poco clamor popular. La gente que estamos rebeldes y no queriamos doblegarnos la echamos hacia adelante pese al aforo pequeño. Los carteles muy buenos dan grandes resultados. La cercanía a Quito es importante pero es necesario un trabajo titánico porque son carteles fuertes en plazas pequeñas. Son carteles fuertes a preciso manejables y para que la ecuación salga en tablas todo debe ir al milímetro sabiendo que es fácil resbalar.

Este año se reúnen los ídolos del país.

El año pasado el mano a mano Ponce Roca Rey fue un éxito y lo teníamos que repetir. La feria era de cuatro toros y este año hemos metido una de 6 con Ferrera, Fandi y Castella. El año pasado hicimos una con toreros locales y la gente no vino pese a los precios. “Nos tienen mal acostumbrados” me dijeron por la categoría de los carteles.

¿Y en la Belmonte?

Estamos cerrando carteles pero serán 1, 2, 3 y 5 de diciembre.