la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 2 de diciembre de 2017

A Kepa quieren hacerle "un Llorente" / por Juan Manuel Rodríguez



Kepa se irá. Es un jugador español y joven, un portero con un futuro espectacular y mucho más barato que los Courtois, De Gea u Oblak. Y, salvo que Urrutia no le dé otra salida, que no se la dará, Florentino Pérez se verá obligado a pagar su cláusula de rescisión. Comprendo la filosofía del presidente del Real Madrid de tratar de llevarse bien con todo el mundo, pero eso resulta imposible, y en España más.

A Kepa quieren hacerle "un Llorente"

Kepa Arrizabalaga acabará jugando en el Real Madrid, que quiere reforzar la portería ante el alarmante bajón de Casilla y la intermitencia de Keylor Navas. Hoy Kepa probablemente sea el titular de la portería del Athletic, pero en el futuro será el guardameta del Madrid. ¿De qué futuro estamos hablando?... Hay quien apunta que en un futuro tan inmediato como este próximo mes de enero y que el Real Madrid pretendería rescatar cuanto antes al chico de lo que se considera en el club blanco como una situación insostenible para él; yo dudo que Kepa venga en enero y aseguraría que lo hará en verano. Por muy mal que estén, no creo que Zidane deje ahora en la estacada a sus porteros, no es su filosofía, no es su idea del fútbol. ¿Kepa en enero para qué? ¿Para relegar definitivamente a Casilla? ¿Para convertir en suplente a Keylor?... No lo veo.

Como a Llorente en su día, a Kepa le están haciendo la envolvente en Bilbao. Y no es cosa de la gente, a la que si preguntas por la calle te dirá tranquilamente que pague y se vaya donde quiera, sino de una directiva que se cree que el Athletic Club está por encima del resto cuando no es así. Jaime Ugarte, que es más del Athletic que Urrutia, dijo el otro día en Fútbol EsRadio que si Urrutia hubiera sido presidente de Colombia las Farc seguirían matando. El jugador no quiere irse mal del Athletic... pero quiere irse, y Urrutia, de quien no habla bien nadie, tratará de complicarle su existencia deportiva al máximo. Cómo será la cosa que, a propósito de las dudas que surgieron sobre la lesión del portero, tuvo que salir a defenderlo hasta el propio Ziganda: "Que enseñe el tobillo".

Kepa se irá. Es un jugador español y joven, un portero con un futuro espectacular y mucho más barato que los Courtois, De Gea u Oblak. Y, salvo que Urrutia no le dé otra salida, que no se la dará, Florentino Pérez se verá obligado a pagar su cláusula de rescisión. Comprendo la filosofía del presidente del Real Madrid de tratar de llevarse bien con todo el mundo, pero eso resulta imposible, y en España más. Si Florentino no viaja a San Mamés no es por su afición ni por el club sino por su directiva, y más en concreto por Josu Urrutia, quien, en 2012, llegó a cometer la osadía de pedirle al presidente madridista que retrasara las obras del estadio Santiago Bernabéu para que allí se pudiera jugar la final de Copa entre Barça y Athletic Club. Pero aquel año no hubo akelarre independentista en Madrid, ni lo habrá en el futuro. Y Kepa vestirá de blanco, aunque hoy forme con los colores rojiblancos por última vez en un Athletic-Real Madrid.