la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 3 de diciembre de 2017

Ferrera, Roca Rey y Ginés Marín, a hombros en Quito / Por Gonzalo Ruiz


Corrida Goyesca Triunfal en la Plaza Belmonte de Quito

La terna se reparte siete orejas en el festejo goyesco
Ferrera, Roca Rey y Ginés Marín, a hombros en Quito

Gonzalo Ruiz  
AplausoS / Fotos: ANDREA ACOSTA
Con la imagen del triunfo de la terna atravesando la puerta grande se cerró el segundo festejo del ciclo en la Plaza Belmonte de Quito. Un festejo que comenzó con un entonado saludo de capa de Antonio Ferrera. Tras un buen par de El Bille, Ferrera se dobló con solvencia y se lució en cuatro tandas de derechazos de buen corte, mientras que por el pitón izquierdo la res no daba prestaciones. Molinetes y circulares de cierre hicieron que consiguiera una oreja simbólica paseada entre aplausos. En su segundo, el extremeño invitó a banderillear a los subalternos ecuatorianos Patatas y El Bille saludando los tres entre ovaciones en medio del entusiasmo general. 

La faena de muleta alcanzó cotas de alta expresividad y fue el diestro hilvanando series de derechazos de dimensión y torería, con pasajes de alta conexión. Así está Ferrera de maestro, que disfruta de su torería plena. Dos orejas y gritos entusiastas de ¡Viva Quito! en la triunfal vuelta al ruedo.

Los lances a la verónica fueron el prólogo de Andrés Roca Rey a un aplaudido quite por chicuelinas. Faena sobre ambas manos que inició con muletazos ayudados por alto, con buenos pasajes ante una res que humillaba mucho y que al principio le costaba romper pero que terminó embistiendo en una gran tanda de naturales. El entusiasmo fue ganando terreno y el premio de dos orejas dejó a Roca Rey con la llave de la puerta grande. El limeño lanceó por verónicas y chicuelinas al quinto del festejo y tras el buen puyazo de Manuel Molina, cuajó un quite echándose el capote a la espalda por caleserinas que fueron jaleadas por el público. La faena fue de mérito pero intermitente, con algunos buenos pasajes ante un toro que calamocheaba y se iba apagando. Palmas.

Ginés Marín, nuevo en esta plaza, saludó por verónicas al tercero y quitó por chicuelinas. La faena, contrariamente a lo que hubiese esperado, se desarrolló con mejor tono por el pitón izquierdo con varios naturales de buen corte. Una oreja simbólica fue el premio a la petición atendida por la autoridad, de espectadores generosos. Desde las primeras de cambio, el extremeño debutante en Quito dejó ver sus buenas maneras al lancear con aplomo y suavidad de capa, enseñando al toro por dónde debía embestir. Buen puyazo de Braulio Almeida en el que el toro embistió con la cabeza baja. Excelente inicio de Ginés Marín por abajo, doblándose, que dio paso a una faena de temple y buen aire por un lado derecho por donde la res colaboró y humilló en varias tandas que dejaron ver las buenas condiciones de este torero fresco y de buena técnica y clase. Tras los ensayos al natural y el remate por alto, pases circulares y una oreja simbólica con petición fuerte de dos. Al finalizar el festejo, la terna se fue a hombros de la plaza entre el reconocimiento de un público agradecido.

Quito (Ecuador). Sábado 2 de diciembre de 2017. Plaza Belmonte. Segundo festejo del Centenario del coso. Corrida Goyesca. 
Tres reses de Huagrahuasi y otras tres de Triana (1º, 2º y 6º), de dispar juego y nobles en general, destacando el corrido en segundo lugar. Antonio Ferrera, oreja y dos orejas; Roca Rey, dos orejas y palmas; Ginés Marín, oreja y oreja. Entrada: Media plaza.