la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 22 de marzo de 2017

¿La mejor Liga del mundo?... Mira cómo me río / por Juan Manuel Rodríguez

Nuevo trofeo dela Liga


¿La mejor Liga del mundo?... Mira cómo me río

Juan Manuel Rodríguez
¿Por qué insistía tanto el Real Madrid en jugar el famoso partido contra el Celta de Vigo, el del viento huracanado, en tiempo y hora?... Pues por esto, amigos míos, por esto. Al final, la improvisación de la federación, la nula preparación de la Liga y la alcaldada de Abel Caballero las va a pagar, y todas juntas además, el equipo blanco "entre la penúltima y la última jornada de Liga", sin especificar tampoco demasiado no vaya a ser que los equipos quieran planificarse. O bien el equipo de Zidane llega con la Liga resuelta a esas fechas o, de lo contrario, tendrá un partido entre semana antes de recibir al Sevilla en el Bernabéu o antes de visitar al Málaga; en cualquiera de los casos, menos descanso para el actual líder y mayor relajación para su inmediato perseguidor: si no la gana el Madrid, otra Liga adulterada a la buchaca.

Ayer mismo, el periodista Xavier Bosch tenía la desfachatez de sugerir en Mundo Deportivo que lo mejor para todos (traducción: lo mejor para el Fútbol Club Barcelona) era que el partido se hubiera jugado hoy, 22 de marzo, con 16 jugadores del Madrid repartidos por medio mundo y Zidane entrenando a Casilla, Yáñez, Coentrao, Mariano, Lucas Vázquez, Benzema y Danilo, los únicos que se han quedado en casita. Ya tiene 7 el Madrid, aunque alinee a dos porteros; que los complete con 4 del Castilla y... ¡a jugar!... Eso sí, sin cambios. Y el Real Madrid puede darse con un canto en los dientes de que el artículo lo haya escrito Bosch y no Santi Nolla porque, de ser el director el inductor, lo mismo hasta le compraban la idea.

A primeros de febrero el asunto de la disputa del Celta-Real Madrid le resultaba "banal" a Javier Tebas. Casi daba un poco de lástima tener que despertar de su siesta al presidente de la Liga de Fútbol Profesional para preguntarle por algo tan irrelevante. Tebas está en lo suyo, en lo trascendente; Tebas está en lo chino; España se le queda pequeña y Vigo para él es una gota en el océano de las transmisiones deportivas. El presidente de la Liga lo tenía todo previsto pero tanto el Celta en la Europa League como el Real Madrid en la Champions le estropearon su brillante plan al seguir pasando eliminatorias. Nada de esto habría sucedido si el equipo blanco no hubiera ganado La Undécima y, por consiguiente, no hubiera tenido que irse a jugar el Mundial. A Tebas le viene mal que a los equipos españoles les vaya bien, no sé si me explico. ¿La mejor Liga del mundo?... Mira cómo me río.


Bienvenida-Badajoz: Exposición “Homenaje a la Familia Bienvenida”, del artista cántabro Mariano Cobo en Bienvenida

MARIANO COBO DONARÁ UN RETRATO DE MIGUEL BIENVENIDA AL CENTRO DE VISITANTES DEHESA Y TORO “DINASTÍA BIENVENIDA”, SITUADO EN LA LOCALIDAD PACENSE.

Del 25 al 28 de Marzo
En el acto de inauguración intervendrán Antonio Carmona Galán, Alcalde de Bienvenida, Francisco Javier Rodríguez Viñuelas, Director del Centro de Visitantes Dehesa y Toro “Dinastía Bienvenida”, Miguel Bienvenida, en representación de la Dinastía y el propio autor, Mariano Cobo.

Exposición “Homenaje a la Familia Bienvenida”, 
del artista cántabro Mariano Cobo en Bienvenida

El artista Mariano Cobo (Comillas, 1953) ha querido homenajear a la Dinastía Bienvenida, la más longeva de la historia de la tauromaquia, reuniendo 41 de sus obras de pintura, escultura y grabado en esta muestra que se inaugurará el próximo sábado 25 de marzo a las 20:00 horas, en el salón de actos del Ayuntamiento de Bienvenida (Badajoz), situado en la Plaza de España de dicho municipio.

En el acto de inauguración intervendrán Antonio Carmona Galán, Alcalde de Bienvenida, Francisco Javier Rodríguez Viñuelas, Director del Centro de Visitantes Dehesa y Toro “Dinastía Bienvenida”, Miguel Bienvenida, en representación de la Dinastía y el propio autor, Mariano Cobo.

Este artista cántabro afincado en Madrid, ha hecho de la tauromaquia una de las principales temáticas de su obra plástica. La vinculación con la Dinastía Bienvenida le ha inspirado en numerosas ocasiones. Dada la amistad y admiración que ha profesado a lo largo de su vida por esta saga de toreros de profunda raigambre extremeña, donará al espacio museográfico Centro de Visitantes Dehesa y Toro “Dinastía Bienvenida” un retrato al óleo de gran formato en el que se representa a Miguel Bienvenida ejecutando un lance de capote. El pintor logró la inspiración para este cuadro en una de las temporadas que acompañó a Miguel Mejías (Bienvenida X) en su periplo por las plazas americanas.

También estará presente un grabado que inmortalizó una de las últimas ocasiones en las que se pudo ver a Ángel Luis Bienvenida (a quien le unía una entrañable amistad) torear en el campo, y que ha sido utilizado en el cartel anunciador de la exposición.

Mariano Cobo ha expuesto en numerosas y prestigiosas galerías en España y América, entre las que se encuentra la Galería Des Hampton (West Hampton, Long Island) de Nueva York. Pueden contemplarse, además, obras suyas en museos y colecciones de medio mundo (Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, México, Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador…).

Este autor es un ejemplo de cómo la estética, la plástica o la mística que existen en la tauromaquia han despertado el interés de los artistas plásticos de todos los tiempos (Goya, Manet, Van Gogh, Picasso, Barceló…). Cobo recurre en su lenguaje pictórico al movimiento y en ocasiones a los planos cenitales en la propia plaza de toros. Debido a su profundo conocimiento de la Fiesta, es capaz de simplificar y transmitir, con enorme sensibilidad, la complejidad de este rito en el que se funden el drama y el triunfo.

Esta exposición es uno de los actos que conmemoran el primer aniversario del Centro de Visitantes Dehesa y Toro “Dinastía Bienvenida”, situado en Bienvenida. Se trata de un espacio que pese a su reciente creación, ya es referencia en la divulgación de la tauromaquia como patrimonio cultural inmaterial en Extremadura, gracias a una intensa labor cultural que se ve reflejada en las numerosas actividades que ha llevado a cabo en el último año.

martes, 21 de marzo de 2017

San Fernando-Cádiz: Presentación del libro 'Venta de Vargas' de Antonio Lagares



Muy pronto se podrá adquirir el nuevo libro de Antonio Lagares Venta de Vargas, cuyo prólogo está escrito por Antonio Canales.

"Ahora sí, ya puedo decir lo que tanto tiempo llevo esperando. El día 30 de este mes, jueves, a las 20:30 horas, y en el patio de la Venta, será la presentación de mi libro «Venta de Vargas». Como podéis ver en el cartel, estaré magníficamente acompañado y pasaremos un rato genial. Por supuesto que la invitación se hace extensiva a todos mis amigos."
Antonio Lagares

En esta ocasión, Antonio Lagares cambia su estilo para traernos el libro "Venta de Vargas: Una leyenda en el tiempo", un recorrido por la historia de la mítica Venta por la que han pasado un sinfín de artistas del flamenco y donde comenzó con su carrera José Monje Cruz, "Camarón de la Isla".


Coincidiendo este año con el 25 aniversario de su muerte en el mes de julio, el libro verá la luz unos meses antes, a finales de este mes de marzo. No os lo podéis perder.

Y a todos.los que viváis cerca, podéis ir a ver la presentación o acercaros a conocer la Venta de Vargas, donde también podréis adquirir, no os lo podéis perder.


La Venta de Vargas, situada en la localidad gaditana de San Fernando, es un restaurante con ambiente flamenco por donde han pasado grandes figuras de este arte, destacando entre ellos el gran Camarón.

Cocina típica andaluza como, por ejemplo, las tortillitas de camarones, el pescaíto frito o el típico guiso del día son las especialidades de la casa.

"EL TONTO NO DESCANSA". Cristina Cifuentes: "Errejón es el hijo que toda madre querría tener"



La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha considerado este martes que el diputado Íñigo Errejón es "el hijo que toda madre querría tener", pero que su ideología es "la misma" que la del líder de Podemos, Pablo Iglesias.


Cristina Cifuentes: "Errejón es el hijo 
que toda madre querría tener"
"A mí Errejón me cae bien. Es el hijo que toda madre querría tener", ha afirmado Cifuentes en declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, preguntado por la posibilidad de que Errejón sea el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid en las elecciones de 2019. La popular ha explicado que "se le ve una persona con buenas maneras" y ella prefiere "debatir con alguien que tenga buenas maneras". Eso sí, ha considerado que su ideología "es la misma" que la de Iglesias.

A pesar de la buena opinión de Errejón, ha dicho que le parece "mal" la forma en la que Podemos le ha nombrado candidato, ya que le "castigan" en Vistalegre II y lo mandan a "reeducarse en la Comunidad". "No sirve de portavoz en el Congreso y lo mandamos desterrado a la Comunidad", ha remarcado la presidenta autonómica.

A renglón seguido, ha apuntado que tiene "dos años por delante el paracaidista para coger el Metro y recorrerse los 21 distritos y 179 municipios".

Rockefeller, el hombre que transformó la masonería en satanismo


 Rockefeller era muy generoso y donó miles de millones de dólares para fomentar la felicidad en el mundo mundial mediante el aborto, la eutanasia, la ideología de género, etc.


El objetivo de los satánicos del siglo XXI -de Rockefeller y compañía- no es otro que el de instaurar un Gobierno mundial bajo la guía de una religión igualmente mundial.


  • No es una anécdota: Satán tiene su propia estatua en el Rockefeller Center y el recién fallecido mandó construir el edificio ‘666 Quinta Avenida’.
  • Objetivo de los satánicos: un Gobierno mundial bajo la guía de una religión igualmente mundial.
  • Y todo, bajo la apariencia de una filantropía sin precedentes.

Rockefeller, el hombre que transformó 
la masonería en satanismo

Apenas han pasado 24 horas desde el fallecimiento de David Rockefeller (en la imagen) -lunes 20 de marzo- y ya se han escrito ríos de tinta acerca de su largísima vida de 101 años. Le dio tiempo para hacer de todo, o casi. Una lástima, porque viendo su trayectoria se desprende una conclusión terrible: vivió de espaldas a lo más importante, que no es otra cosa que la vida eterna, la que no termina nunca, junto al Padre Dios.

Porque de todo lo que se ha dicho acerca del nieto de John D. Rockefeller, lo que realmente marcó su vida no fue la petrolera Standard Oil ni el Chase National Bank, ni siquiera un gobierno en la sombra. La clave fue su entrega al maligno, que le llevó a transformar la masonería en satanismo.

Y para que no hubiera ninguna duda, muy cerca de la sede central de la logia Rockefeller -sí, tenía su propia logia masónica, que viste mucho y está al alcance de muy pocos-, esto es, en el Rockefeller Center, en Nueva York, hizo colocar una estatua de Lucifer. Más aún, a pocos metros de ahí, Rockefeller construyó el rascacielos ‘666 Quinta Avenida’. Todo muy discreto.

Lo hemos contado en Hispanidad, pero nunca está de más recordarlo. El objetivo de los satánicos del siglo XXI -de Rockefeller y compañía- no es otro que el de instaurar un Gobierno mundial bajo la guía de una religión igualmente mundial.

Rockefeller ya lo planteó así en septiembre de 1994, durante una cena en la ONU con embajadores de todo el mundo: “Estamos al borde de una transformación global, todo lo que necesitamos es la correcta gran crisis y las naciones aceptarán el nuevo orden mundial”. Esclarecedor.

Y todo lo anterior, bañado por una filantropía sin precedentes. Porque Rockefeller era muy generoso y donó miles de millones de dólares para fomentar la felicidad en el mundo mundial mediante el aborto, la eutanasia, la ideología de género, etc.

Descanse en paz.

La falta de emoción acaba con la afición / por Rafael Comino Delgado


El Toreo es emoción, y si no hay emoción es como ir a un espectáculo de humor en el que no te ríes; ¿dónde está el humor? nos preguntaríamos. Lógicamente no volveríamos a ese espectáculo; pues igual pasará con los Toros


La falta de emoción acaba con la afición


Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
Ya se han celebrado las tres primeras ferias de la temporada (Valdemorillo, Olivenza, Valencia) y, al menos yo, tengo la impresión de que han salido demasiados toros faltos de la casta, la fiereza, incluso la fuerza necesarias para generar emoción, que en definitiva es lo que busca el aficionado.

El Toreo es emoción, y si no hay emoción es como ir a un espectáculo de humor en el que no te ríes; ¿dónde está el humor? nos preguntaríamos. Lógicamente no volveríamos a ese espectáculo; pues igual pasará con los Toros. Si vamos a una corrida buscando emoción, que luego no encontramos y eso sucede frecuentemente, lo más probable es que no volvamos, salvo los muy aficionados, de ahí que yo diga: ¡La falta de emoción acaba con la afición!

La emoción en el Toreo se genera mediante la estética y el riesgo, la épica. Para que haya estética el toro tiene que reunir unas cualidades de bravura y calidad en la embestida, que permitan al artista crear belleza, y para que haya épica el toro ha de expresar fiereza, riesgo. Bien entendido que cualquier toro, incluso el que parezca menos ofensivo, puede pegar una cornada pero, insistimos, si no hay emoción la Fiesta se viene abajo.

Naturalmente lo ideal es conjuntar, en el mismo toro, ambas cosas, calidad y fiereza, pero ello no siempre se logra. Sabemos que toros con mucha calidad y mucha casta saldrán pocos, pero creemos que es posible disminuir el número de los que salen con demasiada falta de casta, de fuerza. Oigo demasiadas veces a toreros decir, ¡yo con que se mueva me conformaría! ¡por lo menos que se mueva; yo pondré lo demás!

En general, los ganaderos van seleccionando siempre en función de lo que piden los toreros, y a su vez estos piden el ganado con el que creen tienen más posibilidades de triunfo, en definitiva satisfacer al público, pero la resultante, actualmente, es que se va buscando mucho la clase, la calidad, y en ese equilibrio dificilísimo entre clase y casta disminuye la segunda, con lo que el toro frecuentemente sale demasiado pastueño, demasiado dulzón, no trasmite épica al aficionado, como fue el caso del segundo toro de el Fandi, en Valencia el pasado día 17. Tenía una calidad inmensa, pero no trasmitía riesgo. 

Aun así este puede ser un mal menor, porque ha habido toros, en las mencionadas ferias, que no es que no transmitiesen riesgo, es que transmitían gana de bajar y ayudarles a tenerse de pie, eran inválidos; a la primera serie de muletazos ya les faltaba el aire, les faltaba vida, no podían moverse. 

Es una realidad que hemos visto demasiados toros con los que el torero estuvo muy bien, pero solo pudo cortar una oreja porque la faena no trasmitió emoción intensa a los tendidos. 

Por eso pensamos que son muchas las amenazas que se ciernen sobre la Fiesta de los Toros, pero de todas ellas la que nosotros vemos más peligrosa es la falta de emoción. Que los públicos y los aficionado acaben por no acudir a las plazas porque no se les de lo que buscan, ¡emoción!

Sin embargo el solucionar esta amenaza está totalmente en manos de los profesionales del Toreo (ganaderos, empresarios, toreros), mientras que con respecto a otras amenazas los profesionales poco pueden hacer, son más bien temas políticos.

Fallas 2017: Ni es la Fiesta de los Toros ni es defendible / Por David Zamora


Esa foto de Talavante con el toro afligido es el reflejo de la Fiesta actual. Un toro que lejos de dar miedo da pena. Ayer acababa la verbena fallera con el indulto del que cerraba plaza, lo cual viene a decir cómo está esto.

Ni es la Fiesta de los Toros ni es defendible

Una imagen vale más que mil palabras, y la foto que ilustra este artículo viene a resumir la fiesta que se ha vivido en las Fallas 2017. Fiesta de "festejar", no de Fiesta de los Toros. Valencia fue una plaza importante hasta que los profesionales y las autoridades le han quitado su categoría real de 1º. Oficialmente lo sigue siendo, pero en la práctica no cabe duda de que no lo es.

Esa foto de Talavante con el toro afligido es el reflejo de la Fiesta actual. Un toro que lejos de dar miedo da pena. Una Fiesta así es indefendible. La imagen fue captada ayer en Valencia, pero podría ser haber sido en Sevilla, Málaga, Castellón, Ciudad Real, Zaragoza o cualquier otra, porque es el tipo de festejo que impera en la gran mayoría de las plazas, sobre todo cuando se anuncian las llamadas figuras y sus toros.

Hablamos de Valencia, así que digamos que en el serial de manera escasa ha habido cosas destacables, como el toreo de Ureña y la zurda del novillero Diego Carretero. De calidad, lo que se dice calidad, poco más que contar. 

Indiscutible es que las dos orejas a Perera en la corrida de Victoriano del Río fueron inmerecidas, así como lo fue la vuelta al ruedo concedida al 4º de la tarde de ayer, día en el que acababa la verbena fallera 2017 con el indulto del que cerraba plaza, lo cual viene a decir cómo está esto. Un toro de Domingo Hernández que anduvo por el ruedo sin comerse a nadie. Ni derroche de bravura ni mucho menos de casta. Un animal sin peligro y "obediente" en la muleta, perfecto para la mentira de Fiesta de quienes exprimen la Tauromaquia en su beneficio.

La posverdad del Barça que se llevó por delante a Mourinho / por Juan Manuel Rodríguez



el Barça hace añicos todas y cada una de las marcas históricas negativas: en las primeras 28 jornadas de Liga, el equipo catalán aún no ha recibido ni un solo penalti en contra y ninguno de sus jugadores ha sido expulsado, cuestión ésta que no sucedía desde la temporada 1970-1971, hace casi medio siglo.


La posverdad del Barça que se llevó por delante a Mourinho

Del mérito que tienen los competidores del Barça en Europa puede dar buena fe (y reciente, además) el París Saint Germain, al que Aytekin ha sacado a empellones del sorteo del pasado viernes: "¡niño, deja ya de joder con la pelota!". Ganar una Copa de Europa estando este Barça, que además de unos fantásticos jugadores goza del favor arbitral, es muy difícil; conquistar dos en tres años constituye un monumento al compromiso y a la resistencia ante la adversidad. Eso en Europa, en España ni les cuento. Ayer se supo que, mientras el Real Madrid bate todos los records positivos (lleva 49 partidos oficiales seguidos marcando goles y amenaza el registro del Bayern que se tiró 61), el Barça hace añicos todas y cada una de las marcas históricas negativas: en las primeras 28 jornadas de Liga, el equipo catalán aún no ha recibido ni un solo penalti en contra y ninguno de sus jugadores ha sido expulsado, cuestión ésta que no sucedía desde la temporada 1970-1971, hace casi medio siglo.

Del mismo modo que lo de Aytekin no fue normal, este nuevo dato tampoco lo es. No es normal que a un equipo no le piten penaltis en contra. No es normal que ninguno de sus jugadores sea nunca expulsado. No es normal. Ojo, no hablo de conspiraciones sino de una tendencia clara y objetiva: el Fútbol Club Barcelona es mejor tratado que el resto de participantes en las competiciones europea y nacional. Es un hecho. Son números. Y los números no se discuten. Del mismo modo, resulta harto improbable que a lo largo de 28 jornadas de Liga no se haya producido ninguna jugada merecedora de que se pite penalti contra el Barça u otra en la que un jugador culé haya debido salir del campo antes de tiempo. Esta tendencia arbitral, unida al ambiente irrespirable de las transmisiones, con un periodista saliendo con una bandera azulgrana antes de un partido, otro tildando de "sospechoso" que Zidane mantenga en el campo a Gareth Bale y el realizador haciendo de su capa un sayo, convierten el liderato del Madrid en algo extraordinariamente meritorio.

Aytekin eliminó al Paris Saint Germain y el Barça podrá jugarse ahora los cuartos con la Juve. Y, en España, el equipo de Luis Enrique no ha sufrido ni una expulsión ni un penalti en contra en lo que llevamos de Liga, cuestión ésta que no sucedía desde que emitían Plinio en Televisión Española. Pues bien: del mismo modo que el secesionismo catalán, pillado in fraganti con las manos en la masa, continúa repitiendo el eslogan de "España nos roba", al Barcelona cabe atribuirle el indudable mérito de haber conseguido transmitir la idea de que, lejos de ser el más beneficiado, tal y como apuntan los hechos, es el más perjudicado: protestan contra la UEFA, que les protege, y cargan contra Tebas, que acaba de convertir en dios a Messi con el consiguiente mosqueo del Español, y contra Villar, a quien un vicepresidente de Laporta atribuyó el tristemente famoso "saldo arbitral". Es la posverdad del Barça que todo lo arrolla: se llevó por delante a Mourinho y te permite sobrevivir siempre y cuando no des demasiado la lata.

lunes, 20 de marzo de 2017

REFLEXIONES SOBRE EL PROYECTO DE REGLAMENTO TAURINO DE NAVARRA / Domingo Delgado de la Cámara



Se trata de un asunto gravísimo. Por tanto, todos los que amamos la Fiesta de los Toros, debemos unirnos, movilizarnos, presentar las alegaciones oportunas y hacer todo el ruido posible, para que este nefasto borrador de reglamento taurino, solamente sea una pesadilla y nunca sea promulgado. Si nos dormimos en los laureles y no hacemos nada, de nada valdrán nuestros lamentos cuando ya no haya remedio. Debemos para esta locura ya. Hagámoslo.


REFLEXIONES SOBRE EL PROYECTO DE REGLAMENTO TAURINO DE NAVARRA

Domingo Delgado de la Cámara
Abonado de la Plaza de Toros de Pamplona.
Vaya por delante que no me he leído entero el engendro. No he leído lo referido a los espectáculos taurinos populares, no he tenido tiempo. Pero sí he leído lo referido a los festejos formales en el documento que circula por ahí. También he leído el documento oficial de la convocatoria para consulta. Por tanto, nada voy a decir sobre los festejos populares, porque además, hay personas mucho más versadas que yo en la materia. Me voy a ceñir a los festejos formales, y también voy a intentar desvelar las motivaciones que inspiran el proyecto.

1.- ES UNA NORMA INCONVENIENTE

Es una norma inconveniente que ningún sector, ni de aficionados, ni profesional, ha solicitado. El actual Reglamento Taurino navarro únicamente tiene seis años de vigencia y está funcionando de forma razonable y satisfactoria.

2.- OBJETIVOS REALES DE LA NORMA

La exposición de motivos está llena de contradicciones y omisiones, en un totum revolutum difícil de digerir. La conclusión final a la que se llega, es que existe un enorme afán por parte de quien ha elaborado el borrador, de quitar cualquier responsabilidad y obligación a policías y funcionarios (eso sí, conservando un buen burladero de callejón para ver divinamente la Feria del Toro de Pamplona). Con el pretexto de liberalizar el sector, entregan todo el poder al empresario taurino, dejando al descubierto la integridad del espectáculo y los derechos de los espectadores. La norma supone una total dejación de funciones por parte de la administración y una irresponsabilidad absoluta. Y la administración está para proteger a los ciudadanos, que para eso viven los funcionarios de los impuestos cobrados a los ciudadanos.

Si llegara a entrar en vigor este proyecto de reglamento, supondría una quiebra absoluta en la estructura secular de la Fiesta de los Toros, que se separaría fatídicamente de la Tauromaquia tradicional, metiéndose en un camino de falsificación y decadencia, que la llevaría a desaparecer el toreo en Navarra en un corto plazo de tiempo. Todavía no han dicho nada, pero es muy posible que los partidos independentistas estén a favor del proyecto. Porque este proyecto supone separarse de la Tauromaquia convencional que se lleva a efecto en toda España. Es otra forma de cortar lazos con lo español y la manera de acabar pronto con un símbolo que les horripila, precisamente por español.

En un texto que se define como liberalizador del sector, sorprende la limitación de puyazos y banderillas. También se limita el conjunto de la lidia a veinte minutos. Aquí se observa claramente que esta norma, sin atreverse a atacar frontalmente, también sirve a los intereses de los antitaurinos, como un paso intermedio hacia la lidia sin sangre ni muerte. Por supuesto, el caos que provocaría la entrada en vigor de esta norma, también conviene a los antitaurinos por motivos obvios.

Resumiendo, aunque a algún empresario aprovechado, a algún arribista y a algún ingenuo, les pueda parecer bien, este texto supone un ataque gravísimo a la Fiesta de los Toros. Y hay que evitar a toda costa que pueda salir adelante.

3.- UN PLANTEAMIENTO EQUIVOCADO.

El planteamiento de fondo de este proyecto de reglamento, es que la administración pública no debe meterse en materias que deben dejarse en manos de la ciudadanía. Este argumento sería aceptable si la norma entregara el poder y la capacidad de regular el espectáculo a los aficionados, como consumidores que son del mismo. Pero no es así, el poder se le otorga al empresario, que se vuelve juez y parte, en detrimento de los derechos de los espectadores, que quedan indefensos. Todas las referencias que hay en el texto a la salvaguarda de los derechos de los espectadores, son palabrería hueca, porque no se les otorga ningún poder, ni modo de intervenir.

Por tanto, la norma es un disparate jurídico, totalmente contrario al espíritu que inspira a todas las demás leyes estatales y autonómicas, que tiene como objetivo principal la defensa de los derechos de los ciudadanos. Solamente hay que revisar todas las leyes de defensa del consumidor para confirmar lo que digo. Y el espectador taurino, es un ciudadano, que además ha pagado una entrada y está consumiendo un espectáculo. Y él debe ser el principal protegido por parte de las leyes y reglamentos.

Por supuesto, si se pide la opinión a los aficionados (que son los consumidores del espectáculo taurino), todos estarán en contra de una norma que legaliza el fraude y prostituye la lidia. Una norma contraria a la esencia de la Fiesta de los Toros. Si dejarán a los aficionados, harían un reglamento muchísimo más fiscalizador que el actual para con los profesionales del toreo, casi siempre partidarios del fraude y la devaluación de la lidia.

Por tanto, un reglamento taurino debe tener como objetivo principal la defensa de los derechos del público, lo que es lo mismo, la defensa de la integridad del toro y su lidia. Y este nefasto proyecto de reglamento persigue lo contrario, la indefensión del público y la legalización del fraude. La libertad del empresario nunca puede ir en contra de los derechos del consumidor y del ciudadano.

4.- DEFENSA DE LA LITURGIA.

El redactor del proyecto de reglamento dice que hasta ahora, los reglamentos anteriores regulan con mucha precisión todo lo referido a la liturgia de la Fiesta, y que esto no debe ser así porque con esto no se consiguen los objetivos que persigue el reglamento. La contradicción es clamorosa, porque si efectivamente se quieren salvaguardar los derechos de los espectadores, la única forma de hacerlo es regulando minuciosamente el desarrollo de la lidia.

Por otra parte, la Fiesta de los Toros tiene unas características propias que no tienen nada que ver con la reglamentación de cualquier deporte o espectáculo. El toro mata. Y por tanto los que se ponen delante de él, intentarán por todos los medios menguar el peligro y poder del toro. Desde los toreros siempre se intentará imponer el toro menos peligroso y de defensas menos agudas (esto es así, y negarlo es un ejercicio de hipocresía al que me niego). Y el empresario muchas veces es rehén de las figuras del toreo, a las que tiene que complacer si quieren que toreen en su plaza. Por tanto, con esta regulación, al final quienes tendrán el poder serán las figuras, que impondrán toros totalmente impresentables y de astas indecorosas. Y toda esta presión de los profesionales del toreo, irá en contra de las aspiraciones de los aficionados, que quieren un toro íntegro y en todo su poder, para que la Fiesta sea verdadera. Es por ello que la Autoridad debe proteger al público y velar por sus intereses. Quizás el impulsor del proyecto no lo sabe, pero este proyecto de reglamento supone la total subversión de los valores de la Fiesta de los toros (o a lo mejor sí lo sabe, y precisamente por eso lo hace, para acabar con la Fiesta).

Me ha llamado la atención de que en lugar de hablar de tercios de la lidia, en el proyecto se habla de fases de la lidia. Ya solamente con la terminología se detecta la ignorancia de legislador en materia taurina. Ahora vamos a comentar todos los aspectos desastrosos de este engendro de reglamento.

4.1.- La legalización del afeitado.

Si se anuncia en el cartel, se puede afeitar legalmente… más de uno comentará que con esta medida lo único que se hace es legalizar una situación de facto que se da en la mayoría de las plazas de toros de España. Efectivamente, se despuntan muchísimas astas. Pero una cosa es quitar sólo unos milímetros y luego afilar para que no se note, que poder afeitar a destajo y dejar al toro como si fuese de rejones, que eso es lo que sucederá en cuanto sea legal. La caída en la verdad del espectáculo sería brutal. Además, lo que hay que exigir a las autoridades es que persigan el fraude, y no que transijan con él. No es de recibo que las autoridades públicas legalicen el afeitado solamente para quitarse de encima un problema, que eso es lo que en realidad quieren. Además, el precedente con respecto al resto de España, sería gravísimo.

4.2.- No hay presidencia.

No se hace ninguna referencia a la presidencia en el bodrio este. Así que no tienen porqué ponerla… El empresario puede nombrar a un amiguete para que regale las orejas como en una rifa, aunque no las pida el público. También puede decir a su amiguete que no devuelva un toro por inválido que esté. Es decir, se elimina el presidente, que es el auténtico garante de los derechos de los espectadores. La ausencia del presidente supone el desorden más absoluto y la indefensión del espectador.

4.3.- No hay sorteo.

Y como no hay sorteo, el espada más poderoso del cartel elegirá para él los dos toros más bonitos y dejará para el nuevo los dos más feos, al que obligará también a abrir el festejo. Este reglamento supone la regresión más absoluta y la imposición del poder del más fuerte.

4.4.- No hay cuadrillas.

El empresario puede contratar a los picadores y banderilleros que desee, o no contratar a ninguno. Y aquí vemos otra contradicción del engendro. Porque el redactor del engendro, que quiere ser tan respetuoso con la legalidad vigente, no sólo ignora los derechos de los consumidores… también ignora los derechos de los trabajadores (picadores y banderilleros), destruyendo arbitrariamente su puesto de trabajo.

4.5.- La lidia de 20 minutos.

Desde la salida del toril, hasta la muerte del toro, la lidia debe durar veinte minutos. Esto es un disparate, porque cuando el toro es manso y difícil, el primer tercio dura mucho y entonces no habrá tiempo para la faena de muleta. Con este precepto, muchos toros volverán vivos al corral (quizás sea esto lo que de verdad quiera el redactor del engendro).

4.6.- Tres varas y seis banderillas como máximo.

En este punto, el presunto liberalizador del espectáculo, se muestra exacto y puntilloso. ¿Y si el toro tiene poder y es muy duro? Pues la buena lidia aconsejará darle un cuarto puyazo. ¿Y si el público enfervorizado pide al espada un cuarto par de banderillas de tan bien como banderillea? Pues el torero querrá complacer al público. Estas dos limitaciones, en un mar de omisiones, no son más que una concesión a los antitaurinos, concesión contraria a la buena lidia.

Como este proyecto de reglamento no son más que ocurrencias sin ninguna reflexión, al “legislador” se la ha escapado un detalle muy importante… como no está regulada la dimensión de la puya ni de los arpones de las banderillas, los toreros impondrán las más dañinas y las más sangrientas. Con ello, efectivamente, se despachará al toro con un puyazo y un par de banderillas, pero el castigo del toro será brutal, para pasmo y disgusto de los amigos antitaurinos del “legislador”. Y los toreros estarán encantados, con toros afeitados para rejones y puyas a la mejicana. Jamás soñó la torería con reglamento tan propicio a sus intereses.

No se ha atrevido el legislador a desvariar sobre las estocadas, descabellos y avisos, pero viendo sus intenciones y sabiduría, vaya usted a saber lo que tiene pensado al respecto.

4.7. No hay trofeos oficiales.

No hay trofeos oficiales, y como no los hay, pueden premiar al torero con cualquier cosa del gusto del empresario. Lamentable.

5.- CONCLUSIÓN FINAL

Con todo lo expuesto, queda claro el peligro que supone este reglamento. Advertidos quedan. Sí que es cierto que la Fiesta de los Toros se haya demasiado intervenida y regulada. Pero está demasiado intervenida y regulada en materia fiscal y de papeleo. Y en esta materia sí que sería necesaria una flexibilización y desregulación, sin embargo nada se dice al respecto en el engendro… Pero lo que no puede tocarse es la integridad del toro y el desarrollo de la lidia, y ambas cosas son las que se carga este nefasto proyecto sin padre conocido que circula por la red. Y en estas materias no debe hacerse ninguna concesión. Muy cerca tenemos el ejemplo francés, donde la integridad del toro y la buena lidia son tomadas muy en serio.

Por otro lado, y tal como se hace en Francia, es preciso dar protagonismo al aficionado y dejarle que decida en el desarrollo de la Fiesta que paga. Pero mientras no se lleva a cabo esta reforma, es necesario que sus intereses sean tutelados por el presidente y los veterinarios, es decir por la Autoridad, es decir por la Administración Pública. Lo que no es de recibo, es lo que nos propone este engendro de reglamento, donde la Administración se inhibe, al aficionado se le margina y ningunea, y se entrega el espectáculo, atado de pies y manos, a los negociantes del toreo. Se trata de un disparate no sólo desde el punto de vista taurino, sino también desde el punto de vista jurídico, como ha quedado demostrado.

Sería deseable convencer a las autonomías para que acepten un único y buen reglamento nacional. Sé que ahora mismo, esto es poco menos que imposible. Pero al menos, hay que conseguir que los reglamentos autonómicos sean idénticos en lo esencial (más o menos como ha venido siendo hasta ahora), luchen contra el fraude y promuevan la integridad del toro y su lidia, es decir, el interés del público. Con respecto a Navarra, ahora mismo no es necesario cambiar el reglamento actual, que no es perfecto, pero es más que aceptable.

Se trata de un asunto gravísimo. Por tanto, todos los que amamos la Fiesta de los Toros, debemos unirnos, movilizarnos, presentar las alegaciones oportunas y hacer todo el ruido posible, para que este nefasto borrador de reglamento taurino, solamente sea una pesadilla y nunca sea promulgado. Si nos dormimos en los laureles y no hacemos nada, de nada valdrán nuestros lamentos cuando ya no haya remedio. Debemos para esta locura ya. Hagámoslo.


Valencia: Un indulto reparador / Por Paco Mora



La verdad es que si no se hubiera producido el último día de una feria en la que los toros encastados se pueden contar con los dedos de una mano y sobran dedos, y sobre todo de la enésima y decepcionante “juampedrada”, al sexto de Domingo Hernández se le hubiera pedido si acaso la vuelta al ruedo.

Un indulto reparador

Paco Mora
Se va a hablar mucho del indulto de esta tarde. Como en la canción de La Parrala, unos dirán que sí y otros que no. La verdad es que si no se hubiera producido el último día de una feria en la que los toros encastados se pueden contar con los dedos de una mano y sobran dedos, y sobre todo de la enésima y decepcionante “juampedrada”, al sexto de Domingo Hernández se le hubiera pedido si acaso la vuelta al ruedo. Pero claro, un público “canelita en rama” como el de Valencia, después de tanto descaste, necesitaba y merecía una compensación. Así es que, bien está lo que bien acaba.

López Simón, a quien llamé "Samurai" hace dos años cuando rompió la Feria de Albacete, ha estado muy bien con “Pasmoso”. Sobre todo por el lado derecho le ha administrado series de mucho encaje, mando y largura, su faena ha estado repleta de compromiso, imaginación y espontaneidad. Y como el toro era inagotable, en contraste con la escasa duración de la mayoría de los lidiados en estas Fallas de 2017, la faena ha sido larga, emotiva e impregnada de la singular personalidad del de Barajas y el público valenciano ha explotado en fiesta y ha solicitado el indulto, de tal manera que si el usía se hubiera llamado andana igual lo mantean. Mucho más después de regalar alguna oreja y negar otras pedidas en días pasados. Seamos justos y comprensivos. Que el hombre tiene que seguir viviendo en Valencia, y los toreros, acabada la corrida, hacen el petate y salen de naja hacia sus cuarteles de invierno.

El Juli, perdón, don Julián López Escobar, ha estado toda la tarde en tono mayor. Su disposición y conocimientos, para torear adecuándose en cada uno de sus toros a los terrenos y las distancias que reclamaban, ha sido magistral. Yo diría que es el torero más “orteguiano” que ha existido desde el “paleto de Borox”. Como decía Domingo Ortega, a los toros primero hay que poderles, porque si no se les somete hay que torearlos dónde y cómo ellos quieran y no dónde y cómo quiera el torero. Y en eso El Juli es un auténtico superdotado, y además está toreando con un sentido de la estética cada día más acusado. Para mí, y no solo por trofeos, ha sido el gran triunfador de la Feria de Fallas de hogaño.

Y Talavante... Pieza única por su personalidad arrolladora y por su sentido de la estética. De no ser por el fallo a espadas habría tocado pelo en sus dos adversarios. Y así terminó la “primera feria de primera” del año.

9ª y última de Fallas en Valencia. Lecciones de El Juli e indulto de López Simón al sexto de Domingo Hernández / por J.A. del Moral



No faltará la eterna polémica sobre si este toro mereció o no el indulto. El presidente se resistió bastante en sacar el pañuelo naranja pero después de la que le formaron por ordenar la inmerecida vuelta al ruedo del cuarto, debió pensárselo mejor y terminó accediendo al perdón.

Lecciones de El Juli e indulto de López Simón al sexto de Domingo Hernández; ambos a hombros con el mayoral

J.A. del Moral · 20/03/2017
Gran entrada sin llegar al lleno en tarde fresca y algo ventosa. Primero y quinto toros de Garcigrande y los demás de Domingo Hernández, pasables sin excesos en cuanto a presentación, justitos de fuerza y de mediocre juego en distintos grados de manejabilidad. Se salieron de sus hermanos el primero aunque solo por el lado derecho y el sexto que sin ser de vacas, dio un juego brillantísimo por noble, bravo y encastado en la muleta, siendo indultado tras clamorosa petición del público y de cuantos estaban en el callejón con la entusiasta ayuda de quien lo toreó y exprimió, Alberto López Simón (fuscia y oro). Antes, con el tercero, el madrileño anduvo tan desigual como embistió este animal, fallando mucho con los aceros, dos pinchazos, media trasera tendida y cuatro descabellos, aviso y silencio. El Juli (cobalto y oro) se entendió a tope por el buen pitón derecho con el que abrió plaza del que cortó una oreja y dio una magistral lección con el gazapón cuarto al que terminó metiéndolo en la canasta hasta matarlo de gran estocada, dos orejas con todas las de la ley. Alejandro Talavante (turmalina y oro) anduvo muy original en el arranque y en el final de su faena al segundo, perdiendo una posible oreja con la espada, pinchazo, casi entera y descabello. Con el rebrincado quinto, la cosa nunca llegó a mayores y volvió a fallar con la espada de pinchazo, dos hondos y descabello. 


El Juli conoce y se entiende como nadie con los toros de esta ganadería de don Domingo Hernández. Por eso la lleva bajo su brazo a casi todas las ferias. A no pocos nos gustaría verle con toros de otros encastes. Pero como a Julián le va tan bien, pensará que para qué… El caso de ayer, día de la gran fiesta fallera, es que se adueñó de la feria poniéndose por encima de todos con tres orejas tres en su magistral actuación que no tuvo más reproche que sus maneras de hacer el toreo estéticamente hablando. No obstante, me encantó El Juli con el cuarto que no paró de andar por gazapón en el largo prólogo de su faena. El Juli mantuvo su fe en las escondidas posibilidades del animal contra viento y marea buscando prolijamente el sitio donde meterle en cintura, seguro de sí mismo hasta lograr que el toro rompiera a mejor hasta hartarse mientras la parroquia se fue entusiasmando más y más rendida a la evidencia al verle finalmente más quieto que una vela y metido entre los pitones del animal con ambas manos alternadas sin solución de continuidad. Soberano y altanero don Julián aunque también sorprendido, como toda la plaza, cuando al presidente se le ocurrió conceder la vuelta al ruedo para el toro por su cuenta sin nadie lo demandara. La bronca contra el palco fue de campeonato.


Lo del primer toro también fue importante aunque no tan celebrado porque la faena derechista de El Juli no sorprendió a nadie, dada la franquía del animal desde los muletazos rodilla en tierra con la mano derecha de la apertura hasta la intensísima encadenación de muletazos también diestros y pectorales sucesivos. Hizo bien El Juli en no empeñarse demasiado por el otro pitón que fue bastante peor como pudimos comprobar en el desarme que sufrió el maestro en su breve intervención por naturales.

El otro protagonista del festejo fue Alberto López Simón, gracias a su actuación con el toro que cerró plaza y feria al que terminó logrando que se le perdonara la vida en un indulto suplicado por toda la plaza puesta en pie. Este bonito animal, “Pasmoso” de nombre, de pelo colorado ojo de perdiz, no pareció ser lo que finalmente fue en el vulgar saludo capotero del madrileño. Tomó un primer puyazo o mejor dicho dos porque el primero fue en la paletilla y el picador tuvo que rectificar, mas otro simulado por la leña ya recibida. La sorpresa grata llegó en la brindada faena de muleta, creo que más por cómo embistió el toro que por cómo fue toreado. Bien sin más. Pero el toro fue un derroche de nobleza, de alegría, de fijeza, de casta, de raza y de transmisión. No querría quitar mérito al joven torero del que reconozco ha progresado mucho en cuanto a formas. Sin embargo y mientras duró la prolongada faena no pude por menos de pensar en qué hubiera pasado de haber caído este mismo animal en las manos de quien yo me sé…


No faltará la eterna polémica sobre si este toro mereció o no el indulto. El presidente se resistió bastante en sacar el pañuelo naranja pero después de la que le formaron por ordenar la inmerecida vuelta al ruedo del cuarto, debió pensárselo mejor y terminó accediendo al perdón.


Con el tercer toro, blando y apenas lucido en su desigual embestir, López Simón anduvo a la par entre lo bueno y lo peor por su desigualdad en el templar, incluso en las giraldillas al final de la deslavazada faena que, para colmo, cerró mal con los aceros en repetidas agresiones.


Lo más original del festejo corrió a cargo de Alejandro Talavante en su faena al segundo toro. Fue en el arranque del trasteo por naturales rodilla en tierra y en el final alternando ambas manos, redondo y natural consecutivos. El corpus central del trasteo no llegó nunca a mayores porque el animal fue viniéndose abajo y de ahí el acierto de no insistir por ninguno de los dos lados en el ya relatado final. Podría haber cortado una oreja Alejandro. Pero falló con la espada, ayer imprecisa como al matar al bastante peor quinto que no cesó de rebrincar molesto en sus feas embestidas.

Córdoba: Álvaro Domecq y José J. Moreno de Silva evocaron la figura de “Manolete” desde la óptica ganadera




Bajo el título “El toro, antes y después de Manolete”, la ponencia estuvo a cargo de Álvaro Domecq Romero, ganadero de Torrestrella, y de José Joaquín Moreno de Silva, propietario del hierro de Saltillo, siendo conducida por el informador taurino de El Diario de Córdoba, Salvador Giménez.


Álvaro Domecq y José J. Moreno de Silva evocaron la figura de “Manolete” desde la óptica ganadera 


En la noche de ayer tuvo lugar, en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba, la segunda de las conferencias pertenecientes al ciclo “Manolete Monstruo”, organizado por al Ayuntamiento de Córdoba dentro de los actos oficiales con motivo del centenario del nacimiento de Manuel Rodríguez “Manolete”. Bajo el título “El toro, antes y después de Manolete”, la ponencia estuvo a cargo de Álvaro Domecq Romero, ganadero de Torrestrella, y de José Joaquín Moreno de Silva, propietario del hierro de Saltillo, siendo conducida por el informador taurino de El Diario de Córdoba, Salvador Giménez.

Alvaró Domecq destacó que “conocí a Manolete de niño, porque era íntimo amigo de mis padres y venía mucho a la finca “Jandilla”. En mi casa se le tenía verdadera devoción”. Después leyó un escrito de su padre glosando la figura de “Manolete” como torero y como persona. Salvador Giménez, en base a una presentación fotográfica, defendió la tesis de que el toro que toreaba “Manolete” no es tan pequeño como se viene diciendo.

Moreno de Siva también hizo alusión a la amistad de “Manolete” con sus mayores y a las múltiples veces en las que se enfrentó a toros de su casa. Recordaron la cornada de espejo de Manolete en la cara propinada por un toro de Saltillo en San Sebastián, en 1942.

Posteriormente se habló del toro en la actualidad y la crítica a que las figuras solo maten un determinado encaste, cosa que no sucedía en la época de “Manolete”, quien nunca rehuyó de lidiar todo tipo de ganaderías.

Álvaro Domecq hizo hincapié en que a los toros “había que echarles un poquito de sal”, pero sin pasarse “porque si te pasas no te mata la corrida nadie”.


Moreno de Silva, preguntado sobre la última corrida de Madrid, se refirió que no es eso lo que busca como ganadero pero que nadie se aburrió en la plaza. Y sobre el comportamiento de los toros aquel día, indicó que fue debido a unos fármacos que inyectó para que no se pegaran los animales en el campo.

El ciclo de conferencias “Manolete Monstruo” continuará el próximo martes, 21 de marzo, también en el Real Círculo de la Amistad, con Fernando Fernández Román como ponente. Su conferencia llevará por título “Manolete: un concepto gótico del toreo”, siendo presentado por el informador taurino de Onda Cero Córdoba, Rufino Gomera.

El programa completo de actos oficiales organizados por el Ayuntamiento pueden consultarlo en el siguiente enlace: 


domingo, 19 de marzo de 2017

El Fallero / Por Paco Mora


Foto Arjona

El pase con que inició esta tarde su faena a unos de sus “juampedros” -¡animalicos!- el joven Ginés Marín era “El Fallero”, aquel pase con la muleta plegada y sacándose el toro por la espalda que estrenó Pedro Martínez “Pedrés”, creo que fue en la feria de Fallas de 1953.



El Fallero

No, no era el “cucuruchito de pescao” del gran Pepe Luis Vázquez, como se ha insinuado en la trasmisión del canal Toros. El pase con que inició esta tarde su faena a unos de sus “juampedros” -¡animalicos!- el joven Ginés Marín era “El Fallero”, aquel pase con la muleta plegada y sacándose el toro por la espalda que estrenó Pedro Martínez “Pedrés”, creo que fue en la feria de Fallas de 1953. Cito de memoria y pudo ser un año antes o uno después, pero qué más da. Muchos le llamaron la pedresina entonces y todavía lo siguen haciendo, como le denominan pedresinas a todos los muletazos de ese corte. Pero nocabe el error, y menos en Valencia, porque hasta el maestro Reus pintó un hermoso cartel con ese pase con que enriqueció el arte del toreo el albaceteño que yace en el lecho del dolor, sin que la desmemoriada y desagradecida familia taurina le haya hecho justicia todavía concediéndole la Medalla del toreo que por cierto, se está repartiendo con tal profusión que amenaza con quedar devaluada.

Aclarado ese punto, poco más hay que decir sino resaltar la gran proyección del jerezano Ginés Marín que ha abierto la puerta grande de la plaza de la calle de Xàtiva, convirtiéndose en el triunfador de la poco respetable corrida que se ha lidiado en la víspera de la “cremà”. La culpa de la decepcionante corrida no es del chiquillo jerezano, que ha estado hecho un hombre con lo que le ha tocado bailar, si acaso hay que buscarla en los que pueden exigir y exigen y en los ganaderos y empresarios, que sucumben a sus deseos resucitando el “perritoro” de Mariví Romero.

Que Ponce es el “Gallito” de esta época, no me lo tiene que contar nadie. Que Cayetano apunta cualidades que recuerdan a sus ancestros toreros, tampoco. Pero que está a punto de terminar esta edición de las Fallas taurinas y se ha reproducido lo que viene siendo costumbre un año tras otro, también es muy cierto. A los toreros que no están entre los privilegiados, toro grande y fiero y billete pequeño, y a los elegidos, el torito de pitiminí y la “billetá”. A la Fiesta no la van a matar los antitaurinos, la van a asesinar poco a poco los que le rinden culto al becerro de oro y se enriquecen con ella. Y mañana más, y peor. Quien sabe...

Juan José Padilla: «No concibo la vida ni el toreo sin la fe religiosa» / por Andrés Amorós


Juan José Padilla muestra las medallas que besa antes de cada faena
Fotografía - Míkel Ponce

Una semana después de sus dos graves cornadas en Valencia, el Ciclón de Jerez reaparece este domingo en la Feria de la Magdalena de Castellón

Juan José Padilla: 
«No concibo la vida ni el toreo sin la fe religiosa»


ANDRÉS AMORÓS - Valencia
En el Hospital Casa de Salud de Valencia me recibe, antes de abandonar el centro, el diestroJuan José Padilla, que el pasado domingo sufrió dos cornadas graves, en el comienzo de la Feria de Fallas. Al sentarse, elige un sitio para ver y oír bien. Ante todo, le pregunto cómo está.

–Bastante mejor. He dormido, despertándome bastante, pero sin dolores. Todavía estoy recibiendo por vía venosa antibióticos y analgésicos, para evitar posibles complicaciones, pero me están retirando ya los drenajes.

–¿Cómo fue el percance?

–El toro no parecía tener mucho peligro, porque pasaba, pero era muy mirón, sabía dónde estaba yo y me había avisado ya, con un arreón, cuando comencé de rodillas. Intenté llevarlo muy embebido en la muleta pero, en uno de los derechazos, cambió el recorrido y fue directamente al muslo: sentí que me había calado.

¬–Luego, hizo por usted, fueron momentos muy dramáticos.

–Me cogió por la espalda y me zarandeó fuerte, con rabia. Noté un dolor fuerte, en el pecho.

–Fueron dos cornadas diferentes.

–Sí, una en el muslo derecho, con dos trayectorias, de 15 y 20 centímetros, que llega hasta el triángulo de Scarpa. Otra, en la axila, hacia dentro.

«La mano de Dios estuvo encima, una vez más, para ayudarme»

–Pudo haber sido mucho peor.

–Sin duda: cambió la trayectoria y bordeó el pulmón y el corazón, sin romper ningún vaso importante. Como he dicho, la mano de Dios estuvo encima, una vez más, para ayudarme.

–Continuó toreando, con un torniquete en la pierna, hasta que mató al toro y se fue, por su propio pie a la enfermería.

–Me sentía con fuerzas para hacerlo. En ese momento, no sentía dolor sino compromiso: el respeto al público, el amor propio, la ilusión por estar en la primera gran Feria.

–Incluso fue usted el que tranquilizó a los que le asistieron.

–Ésa es mi obligación: ser honrado, sin victimismos. Ellos sólo sabían lo del muslo. No quise decir nada del pecho: si no, no me hubieran dejado seguir.

–Le estaba viendo torear su hija Paloma, que tiene 13 años.

–Ella está muy concienciada de lo que puede pasar, es fuerte. Aguantó en el tendido hasta que cayó el toro; entonces, fue a la enfermería, con mi cuadrilla. Ella es la que llamó por teléfono, para tranquilizarla, a su madre, que estaba con Martín, mi otro hijo: a él no le gusta ir a la Plaza.

«No soy ningún inconsciente: si toreo es porque sé que puedo»

–¿Cuándo va a reaparecer?

–Este domingo en Castellón. Tengo capacidad, me encuentro con facultades; llego, de la pretemporada, con mucha fuerza, aunque unos días de cama, por bien que me hayan tratado, siempre te merman. Pero estoy deseando salir y volver a torear.

–La terrible cornada de Zaragoza fue en octubre del 2011; la reaparición, en Olivenza, seis meses después, en marzo del 2012, sorprendió a todos.

–Cuando lo anuncié, en Sevilla, creían que había convocado a la prensa para comunicar mi retirada.

–La recuperación debió de ser muy dura.

Además del ojo, había perdido el equilibrio y la audición. Hice muchas pruebas, sirviendo agua en un vaso, sin problemas. Mis hermanos probaron a torear, cerrando un ojo, y no medían las distancias. Recuerdo que usted me lo preguntó, antes de la reaparición, y le tranquilicé. Más me ha costado el tema del oído, como si «tuviera la radio, todo el día», pero, gracias a los doctores García Perla y Esteban, ya estoy al 50% de la audición, no se ha producido fibrosis en el oído y ya no me retumba mi propia voz, que era algo muy molesto.

–¿Cuántas operaciones quirúrgicas ha sufrido, por esa cornada?

–Más de 20: en el ojo, en la mandíbula, en los nervios de la lengua.

«Mi hija aguantó en el tendido hasta que cayó el toro, luego bajó a la enfermería y llamó por teléfono a su madre para tranquilizarla»

–Muchas de ellas, en plena temporada, entre corrida y corrida. ¿Cómo puede hacerse algo así?

–No soy un inconsciente. El maestro Rafael Ortega me enseñó a respetar al público y a respetar mi profesión. Toreo porque sé que puedo hacerlo, realizando las suertes que mi personalidad artística exige.

–¿Cuántas cornadas lleva, en su carrera?

–Con éstas dos, 38.

–¿No se le vacía el deposito del valor?

–¡En absoluto! No he llegado todavía ni a medio depósito. Me siento feliz, ilusionado por seguir avanzando, en mi profesión. Nunca he pedido compasión: que los públicos me exijan me ayuda a superarme.

–Desde la reaparición, ¿cuántas corridas ha toreado?

Cerca de 500. Y ha sido después de ese percance cuando he ocupado, dos años, la cumbre del escalafón, he indultado el toro de México, he alternado con las figuras, he abierto la Puerta del Príncipe…

—Esto último ha debido de ser la cumbre de su carrera. Muchos grandes toreros se retiran, sin haberlo conseguido.

—Es verdad: Dios me ha recompensado con metas que parecían inalcanzables. Siempre soñaba con eso. Era un día de lluvia, temíamos que el albero estuviera embarrado, pero yo tenía esperanzas; de hecho, llamé a mi padre, que no quería acudir, y le dije una de esas cosas que a veces decimos: ‘Si no vienes, te vas a perder contemplar como abro la Puerta del Príncipe’.

—Sí fue, al final.

—¡Claro que sí! Le corté la oreja al primer toro y el segundo de Fuente Ymbro tenía mucha transmisión, lo que yo necesitaba. Yo puse toda mi entrega. Cuando empezó a tocar la estupenda Banda de música, me dije: ‘Ya no puedes bajar el tono ni un milímetro’. Me sentí plenamente feliz y orgulloso. Al atravesar, en hombros, la Puerta del Príncipe, iba disfrutando de la vista del río cuando escuché una voz: ‘¡Aquí estoy!’ Era mi hijo Martín, que estaba allí, esperándome…

¿Qué consecuencias ha sacado de eso?

—Que el sufrimiento forma parte de la gloria; que debemos luchar por nuestros sueños, para que los sueños se cumplan.

—Después del percance, se ha convertido en un héroe popular.

—No soy ningún héroe, no hago nada que no pueda hacer otra persona. Pero es verdad que he recibido el cariño de muchísima gente. Eso supone una responsabilidad añadida: no quiero fallar a los que confían en mí, intento devolver una parte de lo que recibo.

«Nunca he pedido compasión: que los públicos me exijan me ayuda a superarme. Me siento feliz»

—Nació el Pirata, con su bandera negra y su parche, en el ojo.

—Empezó en Pamplona y se ha extendido al mundo entero. Hasta en Guadalajara de México hay una “Peña infantil del Pirata Padilla”. Me entregan su cariño muchísimas personas, incluídos muchos, que no son aficionados a los toros. Ayer mismo, un chico de 12 años, Jorge, me dejó una caja de bombones, en la recepción del Hospital. Le llamé por teléfono, vino con su familia y pasamos, juntos, un rato estupendo.

—Para usted es fundamental la fe religiosa.

—No concibo la vida sin la fe religiosa. Ya lo creía cuando yo era panadero y sigo creyéndolo, como el 90% de los toreros, que son religiosos y practicantes. Voy a Misa con mi familia. Rezo por las mañanas y antes de torear.

—El toreo es una profesión muy dura.

—Es una profesión muy de verdad: se siente, se sufre; a veces, se paga un tributo , se puede morir de verdad (el caso de Víctor Barrio).

—No ha pensado todavía en retirarse.

—No. No he ido a América, este invierno; he tenido una preparación física específica, centrada en mejorar mi capacidad de reacción: me encuentro muy bien. Siento gran ilusión por el triunfo; por gozar, delante del toro.

—Cuando llegue el día de la retirada, ¿a qué se dedicará?

No sé cómo pero intentaré devolver al mundo del toro algo de todo lo que me ha dado. Me apasiona ver torear a mis compañeros, observar el comportamiento del toro, en el campo. Es la pasión que yo he vivido, toda mi vida. Creo firmemente que el mundo del toro me ha aportado importantes valores: te centra, te disciplina…

—Para mucha gente, usted se ha convertido en un ejemplo de lucha; dicho en términos taurinos, de «crecerse en el castigo».

—He tenido la oportunidad de transmitir algo en lo que creo firmemente: merece la pena luchar, no dejarse vencer por las adversidades ni echar la culpa de todo lo que nos pasa a los demás. Hay que aceptar lo que Dios nos manda, con humildad, y disfrutar de todo lo bueno que tenemos, sólo por estar vivos… La vida tiene muchas cosas maravillosas y hay que saber dar gracias a Dios por ellas.

Se levanta y me enseña las cadenas y medallas que están colgadas en la cabecera de su cama: las mismas que Padilla besa, antes de cada una de sus faenas.