la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 2 de enero de 2018

El "caso Benzema" / por Juan Manuel Rodríguez


..el "caso Benzema" nos habla bien a las claras de que, efectivamente, entre muchos de los madridistas que acuden habitualmente al Bernabéu circula un virus que va a ser de difícil erradicación y para el que nadie, ni siquiera el presidente y padre fundador del club que da nombre al estadio, ha encontrado aún solución.

El "caso Benzema"

El otro día hablé del cuñadismo madridista pero la lesión de Karim Benzema, que estará fuera de los terrenos de juego entre dos y tres semanas, ha acabado por abrirme del todo los ojos: la cosa es peor, mucho peor, hasta el punto de que pienso sinceramente que un nuevo antimadridismo, el antimadridismo surgido del propio madridismo, anida en las gradas del estadio Santiago Bernabéu. Ahora explicaré por qué digo esto pero, para ilustrarlo, acudiré a una anécdota del joven Winston Churchill que ya he contado alguna que otra vez. Se dice que el primer día que Churchill entró en el Parlamento, miró a la bancada de enfrente y le dijo a un viejo diputado lo siguiente: "Así que aquellos de allí son nuestros enemigos", a lo que el compañero de Winston exclamó: "¡No hijo, no; los que tienes enfrente son nuestros rivales, a nuestros auténticos enemigos los tienes justo detrás!"...

¿Aficionados del Real Madrid alegrándose por la lesión de uno de sus jugadores? ¿Seguidores madridistas sugiriendo abiertamente otra vez que si Karim juega en el equipo es única y exclusivamente porque comparte nacionalidad con el entrenador?... Los argumentos son tan falaces que da pereza siquiera atacarlos pero el "caso Benzema" nos habla bien a las claras de que, efectivamente, entre muchos de los madridistas que acuden habitualmente al Bernabéu circula un virus que va a ser de difícil erradicación y para el que nadie, ni siquiera el presidente y padre fundador del club que da nombre al estadio, ha encontrado aún solución. Es precisamente esta mentalidad autodestructiva, y no el Barça o el Bayern, esa doctrina que algunos molondros repiten como auténticos papagayos diciendo eso tan gilí de que "el cliente siempre tiene razón", como si el Real Madrid fuera un centro comercial del Sexta Avenida, la que puede acabar con el doce veces campeón de Europa. Y a mí me preocupa.

También he leído eso tan manido de que la lesión de Benzema le ha evitado a Zidane un problema o que Zidane ha tenido mucha suerte porque Karim ha regresado lesionado de sus vacaciones. Me revienta esta infantilización del entrenador que en dos años menos tres días ha conseguido con su trabajo que el Real Madrid gane dos Champions, dos Mundiales y dos Supercopas de Europa de forma consecutiva, una Liga y una Supercopa española. Me indigna que una parte indeterminada de la gran afición merengue vaya corriendo al domicilio del fiscal Brotons para aportar pruebas de la ineptitud del técnico que acaba de igualar a don Luis Molowny. Esto, como ya intuyó José Mourinho, únicamente acarreará cosas malas para el mejor club deportivo de la historia, que podría morir ahogado en su propio éxito y a manos de sus propios seguidores.