la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 27 de enero de 2018

MADRID. EL TORERO JUAN MORA RECIBE UN CARIÑOSO HOMENAJE DE LA TERTULIA DE AMIGOS DEL CONDE DE COLOMBÍ.



..se puso el “no hay billetes” en el salón principal de la sede de la Tertulia el castizo restaurante madrileño “Casa Ciriaco”. Allí se congregó un gran número de tertulianos habituales a los que se unieron amigos personales del torero que quisieron aportar su “granito de arena” y acompañar a Juan en un acto de esa transcendencia


EL TORERO JUAN MORA RECIBE UN CARIÑOSO HOMENAJE DE LA TERTULIA DE AMIGOS DEL CONDE DE COLOMBÍ. 

Julián Agulla
La propuesta para que la Tertulia de Amigos del Conde de Colombí dedicara un homenaje al torero Juan Mora fue aprobada por unanimidad y se fijó la fecha para el 23 de enero de 2018. 

Ese martes 23, se puso el “no hay billetes” en el salón principal de la sede de la Tertulia el castizo restaurante madrileño “Casa Ciriaco”. Allí se congregó un gran número de tertulianos habituales a los que se unieron amigos personales del torero que quisieron aportar su “granito de arena” y acompañar a Juan en un acto de esa transcendencia. 

Abrió la sesión el señor Presidente don Felipe Díaz Murillo con palabras dirigidas a los presentes a los que dio la bienvenida y a Juan Mora por haber aceptado la invitación y el homenaje dando paso al almuerzo. 


A los postres, retomó la palabra el Presidente de la Tertulia para dar a conocer algunas de las últimas noticias, sobre todo en el reciente cierre de la Venta del Batán por parte del ayuntamiento para cumplir, de ese modo, con lo ya anunciado por la señora alcaldesa doña Manuela Carmena. Seguidamente fue leída el acta de la sesión anterior por parte del Secretario de la Tertulia. 

Continuó el acto con un repaso a la trayectoria profesional de Juan Mora, por parte del señor Díaz Murillo culminando con la gran tarde del 2 de octubre del 2010 con la apoteósica salida a hombros por la puerta grande de Las Ventas después de desorejar a un excelente ejemplar de Torrealta. También tuvo un recuerdo para el padre del torero, para “Mirabeleño” que tanto significó en la carrera de Juan y que mucho hizo por la plaza de su pueblo, Plasencia, de la que fue gerente durante varios años. 

Hubo varias personas que no pudieron estar presentes por sus ocupaciones profesionales pero que quisieron dejar constancia de su admiración por Juan Mora, entre ellos don José María Álvarez del Manzano que fuera alcalde de Madrid y el senador don Miguel Cid, don Juan Lamarca alma mater del Círculo Bienvenida que ese día viajaba a Venezuela, don Pablo Guzmán, restaurador de Aranjuez o el patrocinador de los premios Literario-taurinos doctor Zúmel. 

Entre los muchos presente, hubo quien tomó la palabra para dirigirse a Juan Mora, como don Vidal Pérez Herrero, editor de la más que famosa Agenda Taurina, don Rafael Campos de España, don Juan Sáez de Retana, presidente de la Tertulia “Los Cabales”, y el ganadero de reses de lidia don José Escolar. Don Luciano Nuevo, amigo personal del diestro, leyó una de las páginas del libro que ha escrito sobre él y que está próximo a salir de la imprenta bajo el título: Juan Mora: Torero de Arte. 

Tras estas intervenciones, el Presidente don Felipe Díaz Murillo impuso a Juan Mora el “Madroño de Albero”, emblema y distintivo de la Tertulia de Amigos del Conde de Colombí. 


Como colofón, Juan Mora se dirigió a los presentes para dar las gracias por el cariño demostrado y porque los componentes de tan prestigiosa Tertulia le hubieran elegido como motivo de un homenaje. Un discurso medido, pausado, con sentimiento, con empaque, desvelando sueños e inquietudes y recreándose en la tan señalada faena de la feria de otoño del 2010. Dejó clara su personalidad, su forma de ser y sentir lo que es su vida: el toreo y, sobre todo demostrarlo dentro y fuera de las plazas. 


Finalizó el acto con la firma de Juan Mora en el Libro de Honor de la Tertulia para luego pasar a la larga sesión fotográfica para el recuerdo ya que muchos de los presentes quisieron tener una foto con el torero.