la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 20 de enero de 2018

Mourinho habría puesto en su sitio al cansino monseñor Setién / por Juan Manuel Rodríguez



¿En serio cree Setién que un chico con la progresión mundial de Dani Ceballos elige el Real Madrid por dinero?... Ceballos podría haber jugado en cualquier equipo del mundo, en cualquiera, pero escogió el Real Madrid... porque es el mejor y porque, imagino, habrá pensado que, si el tiro acaba desviándosele, tiene por delante todo el tiempo del mundo para corregir su decisión. 

Noticia relacionada relacionada


Mourinho habría puesto en su sitio al cansino monseñor Setién

Me sorprende (y me indigna) el modo en que algunos tienen de subírsele a las barbas al Real Madrid sin que nadie diga o haga nada. Pasó con Simeone cuando dijo aquello de que la Liga estaba peligrosamente preparada, una Liga que, por cierto, luego acabaría ganando el Barça. Nadie dijo nada, nadie estuvo al quite, ni siquiera la propia Liga, que hizo oídos sordos ante unas declaraciones gravísimas que comprometían la limpieza de la competición. Sucedió lo mismo con Marcelino, cuando el entrenador del Valencia se refirió a la calidad de la plantilla merengue, que no es decididamente la suya; tampoco nadie salió entonces, muy tímidamente Zidane diciendo aquella obviedad de que su colega podía opinar de lo que quisiera. Supongo que, vistos los precedentes, un entrenador de perfil tan bajo, casi subterráneo diría yo, como Quique Setién habrá visto el campo libre para hurgar en las presuntas heridas del Real Madrid.

De Ceballos, que es al jugador del Madrid al que ha vuelto a referirse el entrenador del Betis, también habló Simeone. A Simeone le parece fenomenal que el Barça fiche a Coutinho por 160 millones de euros y le da incluso la bienvenida a España pero, sin embargo, no le pareció tan bien que Ceballos eligiera el Real Madrid, que pagó la desorbitada cantidad de 17 millones (no llegaba) de euros por él.

 Dani Ceballos tenía un montón de ofertas encima de la mesa, entre otras, sin ir más lejos, la del Barça, cuyo presidente llegó a llamar personalmente al futbolista, pero el chico prefirió aceptar el reto de triunfar en el club deportivo más grande de la historia. A mí no me parece tan mal, pero a Setién debió sentarle fatal puesto que no para de hablar de la felicidad del chaval.

¿En serio cree Setién que un chico con la progresión mundial de Dani Ceballos elige el Real Madrid por dinero?... Ceballos podría haber jugado en cualquier equipo del mundo, en cualquiera, pero escogió el Real Madrid... porque es el mejor y porque, imagino, habrá pensado que, si el tiro acaba desviándosele, tiene por delante todo el tiempo del mundo para corregir su decisión. Pero el meollo de la cuestión no es la felicidad o la infelicidad de Ceballos sino la insolente intromisión de un entrenador en un asunto que no es de su competencia. Con su insistencia, Setién deja con el culo al aire al futbolista porque habrá en el Madrid y entre sus aficionados quienes crean que verdaderamente el jugador se quiere marchar. Es por estas cosas por las que también echo de menos a Mourinho, que ya habría puesto hace tiempo en su sitio al cansino monseñor Setién.