la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 18 de enero de 2018

Muere Pedro Balañá Forts, dueño de la Monumental de Barcelona



Heredero de un imperio taurino, de cines y teatros, mantenía el sueño de volver a dar toros en la Ciudad Condal



Muere Pedro Balañá Forts, dueño de la Monumental de Barcelona

Pedro Balañá Forts ha fallecido hoy en Barcelona a la edad de 93 años. Era presidente del Grupo Balañá, dueño de numerosos cines y teatros de la Ciudad Condal y de la plaza de toros Monumental, que permanece cerrada por una decisión empresarial, una vez que el Tribunal Constitucional levantó hace más de un año la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Heredero de un gran imperio taurino y de ocio, creado por su padre Pedro Balañá Espinós, el titular del coso mantuvo con holgura todo el poder de la empresa, ampliado entonces ya a otros campos como las salas de cine y teatros, que en Barcelona eran casi monopolio. Sin embargo, la llegada de los nacionalistas de CiU, con Jordi Pujol a frente de la Generalitat, en los años de la Transición, marcó un punto de inflexión sobre el desarrollo taurino de la casa Balañá.

Desde 1927, la empresa Balañá gestiona la Monumental. Tras la muerte de Don Pedro se siguieron dando muchos festejos en Barcelona, en la Monumental, pues el coso de Las Arenas quedó relegado, cerrando sus puertas en 1977. El cerco nacionalista que comenzó a urdirse desde la Cataluña oficial no tuvo en el hijo de don Pedro una contestación clara. Los aficionados Le han achacado siempre una especie de acuerdo de no agresión entre los postulados nacionalistas y su consolidación del negocio de cines y teatros.


La Monumental seguía programando una temporada de primavera a otoño, pero apenas existía ya promoción de los festejos, al menos con la extraordinaria lucidez que evidenció el fundador de la dinastía. Se abusó entonces de los turistas, fueron cristalizando las maniobras de acoso a la Fiesta. Elno a las plazas portátiles, la prohibición de la asistencia a las corridas de toros a los menores de 14 años, y los ya consabidos ataques finales sobre modificaciones de la Ley de Protección a los Animales que finalizaron con la abolición.

Antes de comenzar la que hasta la fecha ha sido la última corrida de toros en la Monumental, el 25 de septiembre de 2011, Pedro Balañá Forts, en una de sus escasas manifestaciones públicas, aseguró que «seguiría habiendo toros». Una enigmática frase que quedó en el aire. Su hijo, Pedro Balañá Mombrú, el tercer Balañá fue mucho más claro tras la sentencia del Constitucional a favor de las corridas de toros. «De momento» la plaza seguirá sin dar toros.

Dicen los allegados a la familia, que Balañá Forts mantenía la ilusión por volver a programar una corrida de toros en Barcelona, por eso la plaza se ha mantenido este tiempo en buenas condiciones de mantenimiento. Hasta ahora…


Además del coso barcelonés, era propietario también de las plazas de Jerez de la Frontera y Palma de Mallorca). Su imperio queda en manos de sus hijos, Pedro y María José Balañá Mambrú. El primero gestiona los cines de la familia (Arenas, Aribau, Aribau Club, Bosque, Glòries, Gran Sarrià, Palau Balañá y Balmes) y la segunda lleva las riendas de los teatros (Club Capitol, Tívoli, Borrás y Coliseum). La casa Matilla gestiona sus plazas de toros.